eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Así se mueven los hilos de la Audiencia Nacional

Ya han empezado las maniobras judiciales en la oscuridad para frenar el caso Púnica, el nuevo gran caso de corrupción del PP

69 Comentarios

- PUBLICIDAD -

1. Cuando al PP le va mal un juicio no cambia de abogado, cambia de juez. Lo hizo con el caso Gürtel, por cuya instrucción han desfilado siete jueces en total, entre los que llevaron el caso y los que el PP logró apartar: Garzón, Pedreira, Monterde, Gómez Bermúdez, Carmona, Ruz y De la Mata. Lo volvió a intentar con el caso de los discos duros de Bárcenas, donde a punto estuvieron de sacar a la incómoda juez que ha imputado al propio partido por destruir pruebas. Y ya han empezado las maniobras judiciales en la oscuridad para frenar el caso Púnica, su nuevo gran escándalo de corrupción.

2. La instrucción de Púnica la lleva Eloy Velasco, actual responsable del central de instrucción número 6 de la Audiencia Nacional. También está en su juzgado la investigación de otro gran caso de corrupción, derivado de Púnica, que aún está bajo secreto pero ya está dando mucho de que hablar: el feo asunto de la financiación del PP de Madrid. Fue también Eloy Velasco quien pidió la imputación de Pedro Antonio Sánchez, expresidente de Murcia, en un auto que empujó su dimisión dos días antes de enfrentarse a una moción de censura y que a toda la derecha le ha sentado francamente mal. La prensa conservadora ha empezado a cañonear y el mensaje no es nada sutil: “Este va a acabar como Garzón”.

3. Velasco no es ningún rojo peligroso. Estuvo ocho años en política, entre 1995 y 2003, pero como alto cargo del PP. Lo fichó Eduardo Zaplana, como director general de Justicia en su primer equipo al frente de la Generalitat Valenciana. Salió del puesto con la llegada de Francisco Camps. Cinco años después de su paso por política, en 2008, llegó a uno de los tribunales más politizados que hay: la Audiencia Nacional.

4. Tres de los seis jueces con plaza en los centrales de instrucción de la Audiencia Nacional han sido premiados por el Gobierno del PP con una suerte de retiro dorado: un puesto con menos lío, menos presencia mediática, menos influencia, pero bastante más sueldo; una especie de embajada judicial que escoge a dedo el ministro de Justicia. En los países con los que España tiene una mayor cooperación judicial –como Francia, Inglaterra, Estados Unidos o Italia–, el Gobierno nombra un juez de enlace. Son puestos muy cotizados en la carrera judicial: se trabaja poco y se cobra mucho, aparte de la bonita experiencia vital que supone pasar unos años viviendo como un cónsul en Londres, Roma o París.

5. Los jueces de enlace y otros nombramientos similares del Gobierno se convierten así en un mecanismo de lo más útil para controlar la Audiencia Nacional. Sirve para ofrecer un puente de plata a los jueces incómodos. Sirve para premiar a los que se han portado bien. Sirve como zanahoria para meter la cuchara en la Audiencia Nacional.

6. Cuando un juez se va a uno de estos puestos, mantiene su plaza en el juzgado. El CGPJ nombra a un sustituto –normalmente por concurso, como juez adscrito–, pero quien gana ese puesto tiene que dar un paso atrás si regresa el verdadero titular. Así fue como Eloy Velasco llegó a la Audiencia Nacional: porque el juez titular del número 6, Manuel García-Castellón, fue nombrado juez de enlace en París y más tarde en Roma. Lleva ya 17 años en el extranjero y sigue siendo titular. Desde entonces, por el numero 6 han pasado ya tres jueces, todos ellos sin ser el titular: Juan del Olmo, Pablo Ruz –que luego se fue de sustituto al número 5 cuando imputaron a Garzón– y, desde 2008, Eloy Velasco.

7. El caramelito de la embajada judicial fue también el que usó el PP para que no entrase en la Audiencia Nacional un juez al que tenían pavor: Miguel Carmona, uno de los fundadores de la asociación progresista Jueces para la Democracia. Cuando inhabilitaron a Baltasar Garzón, Carmona ganó por puntos la plaza del número cinco de la Audiencia Nacional. Pidió el puesto pero nunca lo llegó a ocupar porque inmediatamente después el Gobierno le nombró juez de enlace en Londres. También cogió el mismo puente de plata Javier Gómez Bermúdez, que hoy es juez de enlace en París. Cuando Gómez Bermúdez fue enviado a este puesto, no sabía hablar francés. Hay seis juzgados centrales de instrucción en la Audiencia Nacional y la mitad de los titulares –los del 3, el 5 y el 6– están hoy en Roma, Londres y París.

8. Eloy Velasco quería uno de estos destinos dorados, según  han publicado varios medios y aseguran desde el PP. Según esas fuentes, tal vez interesadas, hubo incluso negociación y se habló de darle un proyecto de colaboración judicial entre la Unión Europea y Latinoamérica, pero la cosa se frustró porque las condiciones económicas no eran las que Velasco esperaba. El nuevo puesto no iba a estar tan bien pagado como el de Gómez Bermúdez en París. Mientras aún no estaba el asunto cerrado, Velasco llegó a acudir de oyente a una conferencia del ministro Rafael Catalá, este febrero en el Hotel Ritz. Allí, delante de Velasco, Catalá defendió que Pedro Antonio Sánchez no debía dimitir.

9. ¿Se ha enfadado Velasco con el PP porque no le han dado ese destino dorado al que supuestamente aspiraba? ¿Es todo un rumor lanzado por el PP para justificar los varapalos que le están llegando desde ese juzgado y presionar al propio juez? Es difícil de saber. Algo es seguro: mientras parte del sueldo y la carrera profesional de un juez dependan de su relación con el poder político, mientras los principales casos de corrupción se concentren en unas pocas manos de la Audiencia Nacional, la injerencia, el mercadeo y las presiones del Gobierno sobre los jueces continuarán.

Corrección. En una primera versión de este artículo se afirmaba que Miguel Carmona no sabía hablar inglés cuando fue enviado a Londrés. Fuentes cercanas a este juez aseguran que no es así.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha