eldiario.es

Menú

GALICIA

“No se puede acusar a Pastor o Blanco de 80 homicidios pero tienen que responder en el Congreso”

Jesús Domínguez, presidente de la plataforma de víctimas del accidente del Alvia, del que este lunes se cumplen cuatro años, cree que “los ingenieros son más responsables que el maquinista porque no hicieron su trabajo en tres ocasiones”

Hay que acabar con las presiones de los políticos que indican cuándo se tiene que poner un tren en servicio"

- PUBLICIDAD -
Jesús Domínguez, presidente de la plataforma de víctimas del Alvia

Jesús Domínguez, presidente de la plataforma de víctimas del Alvia Praza Pública

El 24 de julio de 2013, a las 20.41 horas de la tarde, Jesús Domínguez, informático con entonces 41 años, abrió los ojos tumbado bajo un vagón de tren y con una pierna destrozada. En unos pocos segundos se había convertido en uno de los 144 heridos que, junto con 80 muertos, dejó el  accidente del tren Alvia que aquel día descarriló en la curva de Angrois, a la entrada de Santiago, después de que el maquinista, Francisco José Garzón, se despistase tras recibir una llamada del interventor del tren y no frenase a tiempo sin que existiese ningún sistema de seguridad que pudiese evitar o paliar el siniestro.

Domínguez es presidente de la Plataforma de Víctimas del Alvia y, a las puertas del cuarto aniversario del accidente, reflexiona sobre la situación actual ahora que ha sido imputado también en la causa penal, junto con el maquinista, quien fue director de Seguridad en la Circulación de Adif entre 2006 y 2013, Andrés Cortabitarte. En el cargo con PSOE y PP, Cortabitarte participó en la puesta en servicio del AVE Ourense-Santiago en 2011 después de que se cambiase el proyecto inicial y la curva de Angrois dejase de estar protegida por el sistema de control constante de la velocidad (ERTMS) propio del AVE, y él autorizó también en 2012 a Renfe para que los trenes Alvia apagasen también a bordo el sistema, que habría comenzado a frenar el tren mucho antes. Ahora, la Audiencia Provincial de A Coruña ve en él y en Adif “indicios de una actuación deficiente, por incompleta y parcial, en la evaluación de riesgos” de la línea.

Hay familiares de fallecidos o incluso heridos que dicen que les causa dolor que se hable del accidente. La plataforma de víctimas que usted preside busca justo lo contrario, que tenga visibilidad. ¿Por qué?

Entiendo perfectamente a esa gente y lo comparto. A mí tampoco me gustaría tener que hablar de l accidente, pero para pasar página lo primero hay que leerla. Lo que necesitamos algunas víctimas es que se sepa todo lo que ocurrió, y por desgracia ha habido gente del Gobierno, del PP e incluso del PSOE que se ha encargado de ocultar para que no se sepa la verdad. Desgraciadamente tenemos que seguir hablando del accidente y ya Europa, el juez y la Audiencia [Provincial de A Coruña] nos han dado la razón. Tenemos que seguir hablando del accidente porque algunos de los responsables todavía no se sabe quiénes son. Quiero saber quiénes son no sólo por mí sino también por mi hija y por mucha gente porque creo que es la manera de mejorar la seguridad.

La gran novedad de este cuarto aniversario es la imputación, ahora con el aval de la Audiencia Provincial de A Coruña, de Andrés Cortabitarte, quien fue director de Seguridad en la Circulación de Adif entre 2006 y 2013. Para ustedes, ¿cuánta responsabilidad tiene él y cuánta el maquinista?

Volviendo a la anterior pregunta, si no llegamos a hablar del accidente seguramente Cortabitarte tampoco estaría imputado. Gracias a esta lucha empezamos a conocer a más responsables. Y volviendo a la pregunta, el maquinista evidentemente tiene una responsabilidad, porque cometió una imprudencia no temeraria, tuvo un despiste. Pero después de todos los peritajes que he leído, y de todos los expertos con los que he hablado, y todo lo que he estudiado, creo que lo que le pasó al maquinista le hubiera ocurrido a cualquier maquinista. Era  un accidente previsible como ya anunció por escrito un jefe de maquinistas y le hubiera ocurrido a cualquiera. Considero que los ingenieros, los departamentos de seguridad, en su despacho, con toda la normativa que había, son aún mucho más responsables que el maquinista si hubieran hecho su trabajo en tres ocasiones: cuando se modificó el proyecto [de construcción en 2010 antes de inaugurarse la línea] y se tenía que haber evaluado el riesgo y mitigado; o cuando hubo un aviso del jefe de maquinistas; o incluso cuando el señor Cortabitarte autorizó la desconexión del sistema de seguridad [en los Alvia en 2012] porque generaba retrasos. Pues tuvieron tres oportunidades, en su despacho, tranquilamente, de haber arreglado esta situación y que no se hubiera producido el accidente. Considero más responsables a los ingenieros y a los departamentos encargados de la seguridad.

Cortabitarte ocupó cargos de libre designación y dirección con PP y PSOE y Adif sigue defendiendo su actuación. ¿Cree que lo están protegiendo? Y si es así, ¿por qué?

Lo están protegiendo porque seguramente tendrá mucho que decir. Hemos contactado con ingenieros de Renfe y Adif que evidentemente no quieren dar la cara. Al final lo que hay, y es lo que hay que cambiar, es que hay presiones de los políticos porque son los que indican cuándo se tiene que inaugurar o poner un tren en servicio. Y eso es lo que hay que cambiar. Siempre hay ingenieros y técnicos que están dispuestos a firmar estas puestas en servicio aunque los análisis de riesgo no estén hechos. Y eso es lo que nos cuentan desde dentro y eso es lo que se vio en este accidente.

¿Está habiendo una unidad de acción en la causa penal entre ustedes y el abogado del maquinista para buscar más culpables que el conductor?

Como nosotros nos hemos leído la normativa y pensamos que hay más responsables, entiendo que el abogado del maquinista también busca otros responsables, y a lo mejor pudiera parecer que en algunos momentos pudiéramos estar alineados. Pero quiero recordar que tuve una conversación con el abogado del maquinista, que estuvo muy enfadado cuando se cerró la instrucción porque en nuestro escrito de acusación acusábamos a Garzón [el maquinista imputado]. A veces se puede coincidir, pero que nosotros pensemos que hay más responsables y él piense que hay más responsables, pues bueno... Pero no coincidimos cuando hicimos el escrito de acusación al maquinista.

Ustedes fueron muy críticos con la lentitud y con ese intento del que habla del segundo juez instructor que tiene la causa, Andrés Lago Louro, de cerrar el caso con el maquinista como único acusado. ¿Qué visión tienen ahora del instructor y de la justicia en general?

Después de cuatro años, que ahora se impute al director de Seguridad de Adif porque no hizo la evaluación de riesgos cuando esto nosotros lo denunciamos en 2014 en Europa... Yo no soy un experto, pero leyendo la normativa estaba claro que había que hacer una evaluación de riesgos cuando se produce un cambio en las condiciones de seguridad, que es lo lógico en ingeniería, no sólo en el ferrocarril sino en cualquier sector. Puedo entender que a los jueces a lo mejor les cueste entender estas cuestiones, pero parece ser que el juez Aláez [el primer instructor de la causa] sí lo hizo en su momento. Luego llegó el juez Lago Louro y yo creo que tenía en contra a todo el mundo. Tenía en contra a la Abogacía del Estado, la Fiscalía y la Audiencia Provincial que había desimputado por dos veces a Adif. Posiblemente diría que igual llevaban razón. Lo que pasa es que nosotros fuimos a Europa y yo creo que la Audiencia ya tenía conocimiento de ese informe demoledor [que les entregó la Agencia Ferroviaria Europea a las víctimas hace un año] en el que se ponía encima de la mesa que la investigación que se había hecho en España ni era independiente, ni sobre todo abordaba las causas esenciales del accidente. A la Audiencia no le quedó más remedio que reabrir el caso y yo creo que el juez Lago Louro ha decidido seguir investigando, ha puesto más interés y se ha dado cuenta de que hay más responsabilidades además de la del maquinista.

Además de la investigación penal en marcha, ustedes llevan pidiendo desde cuatro meses después del accidente,  de momento sin éxito, una comisión de investigación política sobre el caso. ¿Para que serviría?

Hay causas que no son directas del accidente, con las que no se podría acusar a alguien de cometer un homicidio imprudente, pero que sí son responsabilidades políticas. Pondré algún ejemplo para que la gente lo entienda. Este informe del que hablaba antes de la UE en el que se decía que la investigación ni era independiente ni analizaba las causas esenciales que son las que afectan a Renfe, Adif y Fomento, salió en la prensa que hubo presiones desde el Gobierno para que ese informe no saliera. Ahí hay una responsabilidad política. Queremos saber quiénes eran los que presionaban para que no saliera este informe. O por ejemplo cuando varios autos de los jueces, que no es que lo digamos las víctimas, señalan que Adif y Renfe no les entregan toda la documentación. Incluso tres años después aparecen análisis de riesgos de Angrois. Queremos saber por qué el presidente de Renfe, o el presidente de Adif, que no lo eligen las víctimas, lo eligen el ministro o la ministra, Ana Pastor en su día, quién era que decía que no se entregara toda la información. O por ejemplo, en las notas de prensa del Ministerio de Fomento se vendió que la línea contaba con toda la seguridad y con un sistema de conducción automática, el ERTMS que hubiera evitado el accidente. Todo eso ha sido incierto. Ha habido una publicidad engañosa que ha costado la vida a 80 personas. Quien hizo esa publicidad engañosa tiene que ir al Congreso y dar respuesta a esto. O que se invirtieron más de 150 millones de euros en un sistema de seguridad que no funcionaba. ¿Quién recepcionó ese proyecto? Aquí hay muchas cuestiones, que evidentemente no se puede acusar a la ministra Ana Pastor o al ministro José Blanco de cometer 80 homicidios imprudentes pero sí hay muchas responsabilidades políticas y muchas respuestas que tienen que dar en el Congreso.

¿Cree que un ministro, fuese el socialista José Blanco que inauguró la línea de AVE Ourense-Santiago o la popular Ana Pastor que puso en servicio los trenes Alvia híbridos, debe saber de sistemas de seguridad ferroviaria?

No tiene que saber de sistemas de seguridad ferroviaria. Precisamente en una reunión que tuvimos en Bruselas con José Blanco yo le enseñé las notas de prensa en las que él, José Blanco, anunciaba que el tren y la línea contaba con todos los sistemas de seguridad. Y le dije que sólo nos quedaban dos opciones, o el ministro ha engañado a todos los ciudadanos vendiendo unas características y una seguridad que no tiene, o al ministro lo han engañado los técnicos o el presidente de Renfe o Adif. Eso es lo que queremos saber en sede parlamentaria. Desde luego, alguien nos ha engañado, falta saber quién. Y el mismo ministro nos decía que él no sabía de sistemas de seguridad, por tanto aquí alguien ha engañado gravemente a todos los ciudadanos.

El PP acusa al resto de partidos de jugar con ustedes cuando apoyan sus peticiones de que se cree esa comisión parlamentaria que investigue las responsabilidades políticas del siniestro. ¿Se sienten manipulados por algún partido, como dice el PP?

Lo que le diría al PP y a cualquier político, sea del partido que sea, que después de haber vivido ese accidente, de haber visto en mi caso lo que vi yo, o un padre de perder a un hijo, decir que nos manipulan... Desde aquí quiero decir claro y alto que a nosotros no nos manipula nadie. El PP sí que manipuló y lo hizo inmediatamente, el primer año. En el primer aniversario tanto los vecinos de Angrois como la mayoría de víctimas no queríamos ninguna medalla, porque no somos héroes, lo que queremos es que se sepa toda la verdad. Y lo que se hizo [por la Xunta del PP] fue cambiar una fecha y se puso [la entrega de las Medallas de Galicia] el 24 de julio cuando normalmente era el 25 y montaron allí un espectáculo para dar unas medallas a las víctimas. Cuando la mayoría de las víctimas quisimos entrar en ese acto para explicar por qué no queríamos las medallas sino que queríamos una comisión de investigación, pues estos mismos políticos nos mandaron a las fuerzas de seguridad, los antidisturbios, y no pudimos pasar. Antes de hablar de quién utiliza a las víctimas, tienen que ser los políticos los que respondan a esa pregunta.

Junto con esa investigación política, ustedes también reclaman otra técnica, porque la que hizo en su momento Fomento, según ratificaron tanto la Audiencia de A Coruña como la Agencia Ferroviaria Europea, no fue independiente. ¿Que aportaría ahora esa investigación técnica que no aporte ya la judicial en marcha?

Esa investigación técnica no sólo la piden las víctimas sino que la pide el Parlamento Europeo, la Agencia Ferroviaria Europea y la comisaria [de Transporte], Violeta Bulc. Esa pregunta me la he hecho y evidentemente que hay peritajes en el juzgado bastante buenos. Pero también tenemos el problema en el juzgado de que a dos de los tres peritos los eligió la Xunta, que también es parte implicada, parte del Gobierno y del Estado que es contra quien luchamos. En esa comisión técnica yo aportaría [al perito judicial] César Mariñas que fue el único técnico elegido de forma independiente [por sorteo de entre los mejores profesionales propuestos por el Colegio de Ingenieros de Telecomunicaciones]. Cualquier investigación técnica que se haga ahora tiene que ser auspiciada por la Unión Europea porque lo que ha quedado de manifiesto es que en el sector ferroviario en España, al ser un sector que no está liberalizado, todos los técnicos que han trabajado tienen intereses en conflicto con Renfe o Adif.

Tras el accidente, el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, incidió en la responsabilidad del maquinista frente a los intereses económicos de empresas extranjeras por desacreditar el AVE español, que pugnaba por varios contratos internacionales. ¿Que imagen tiene del sistema ferroviario español?

Todo es una farsa. Días después del accidente, muy preocupados desde luego no por las víctimas, porque algunos nos debatíamos entre la vida y la muerte y otros enterraban a sus familiares, pues la gran preocupación de Feijóo y Catalá, que era el secretario [de Estado] de infraestructuras y ahora casualmente ministro de Justicia, era decir que esto podía afectar a la alta velocidad, y que no era un accidente de la alta velocidad. Ya ha quedado demostrado en el juzgado que era un tren y una línea de alta velocidad. Aquí vemos una vez más cómo los políticos cuando quieren sí que pinchan y cortan para decir que esto es alta velocidad y que los ciudadanos tenemos unas vías y unos trenes muy seguros, y luego resulta que todo es una farsa. Aunque vayas a la web de Adif o Renfe y te digan que van a poner en marcha un tren de alta velocidad con toda la seguridad, después de lo vivido en Angrois yo dudaría mucho de esa información.

¿Como valora el tratamiento mediático que está recibiendo su caso?

Al principio hay mucho tratamiento, todos los medios se vuelcan, hay muchas noticias, y al final la sociedad se olvida y muy pocos periodistas y muy pocos medios se encargan de un asunto como este. Además normalmente, por desgracia, se busca más el lado humano, el lado personal. Pero el lado de ver las causas verdaderas, de investigar y de buscar los responsables, pues ese tema siempre queda más olvidado.

Un cambio importante en la instrucción judicial del accidente se produjo gracias a las críticas que las instituciones europeas realizaron sobre cómo España gestionó el sistema ferroviario y el siniestro, para lo que fue importante el trabajo de mediación realizado por la representante del BNG en Bruselas. En la Plataforma hay víctimas de todo el espectro político y de toda España. ¿Como ven esa relación fluida con el BNG, un partido de izquierda soberanista?

Dentro de la asociación, imagínese, hay de todo, y no sólo de España, hay gente de Venezuela, de Estados Unidos. Lo que buscamos es la verdad. ¿Nos apoya el BNG y nos puede ayudar a buscar la verdad porque nos abre las puertas de Europa? Pues bienvenido. ¿Que nos ayuda el PP? Pues estaríamos encantados de que nos abriera las puertas de Renfe y Adif y viéramos toda la documentación. ¿Que nos apoya Ciudadanos, Podemos...? No somos de ningún partido político. Lo que buscamos es la verdad y lo que pedimos es algo muy legítimo y democrático. Lo que pasa es que precisamente cuando hablan del uso político, es a los políticos a los que les interesa situarnos en algún sitio. Pero es difícil situarnos cuando en el tren iba Teresa Gómez-Limón, vocal de la asociación muy activa, y era diputada del PP y luego la llamaba el ahora ministro Catalá para presionarla y que no pidiera la dimisión de [los presidentes] de Renfe y Adif. Son un poco absurdas estas cuestiones.

Durante los primeros meses tras el accidente otra asociación de víctimas tuvo más protagonismo, pero hace ya más de tres años que es su Plataforma la mayoritaria y la que está impulsando más claramente la investigación judicial. ¿Por qué hubo aquella división?

No hubo ninguna división. Es extraño que se forme una asociación al día siguiente porque en nuestro caso está formada por familiares que habían perdido a víctimas, yo estaba en el hospital, y hasta que se forma una asociación, con un accidente de estas características, pues a la gente nos cuesta reaccionar. En aquel momento surgió una asociación que no ha tenido casi ningún tipo de actividad. Mucha gente de esa asociación que se formó al principio está incorporada ya en la plataforma y nosotros consideramos que la plataforma agrupa ya a la gente de la asociación precisamente por esa falta de actividad.

¿Cómo van sus heridas?

Pues bien, pero irían mejor si supiera lo que ocurrió y todos los responsables pagaran por ello y la gente lo supiera. Habría justicia para las víctimas y además mejoraríamos la seguridad, porque en tren vamos todos. Y que las cosas cambien, que no sean los políticos los que deciden cuándo se inaugura un tren o una línea, nos beneficia a todos.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha