eldiario.es

Menú

GALICIA

"No hay alternativa al PP si no acordamos con fuerzas que defienden el derecho a decidir"

Rocío de Frutos fue la única diputada gallega del grupo socialista que se saltó la disciplina y votó 'no' a Rajoy

Apoya a Pedro Sánchez y apuesta por los acuerdos con la izquierda y por no vetar al nacionalismo. "Quizás el PSOE tiene que replantear su discurso sobre la unidad de España", dice

- PUBLICIDAD -
Rocío de Frutos, diputada del PSOE por Ourense

Rocío de Frutos, diputada del PSOE por Ourense SERGIO BARRENECHEA (EFE)

Rocío de Frutos fue la única diputada gallega del grupo parlamentario socialista que el pasado sábado se saltó la disciplina y votó no a la investidura de Mariano Rajoy. Dice que lo haría "mil veces más" y acusa a la gestora de gestionar mal la decisión tomada, "hacer sangre y hacerlo más doloroso". Defiende a Pedro Sánchez, coincide con él en que no le permitieron al PSOE conformar un gobierno alternativo y cree que su partido debe tener como "objetivo" gobernar "con otras fuerzas de izquierda". Además, advierte, "cualquier alternativa al PP, en Galicia y en el Estado, pasa por acuerdos con formaciones que están a favor del derecho a decidir". "A lo mejor el PSOE tiene que replantear su discurso sobre la unidad de España", asegura quien, junto al resto de díscolos, acaba de recibir una carta que le advierte de la apertura de un expediente por parte de su organización.

¿Cómo se sintió tras la votación de investidura del pasado sábado?

Me sentí triste por la situación, por el nuevo gobierno del PP y de Mariano Rajoy. Pero como Rocío de Frutos, diputada por Ourense y persona, me siento bien por haber votado no.

¿Espera alguna sanción por parte del PSOE?

Todavía no sé nada. Cuando tomé esa decisión, que ya tenía tomada de hace tiempo y que tomaría mil veces más, era consciente de que me podían sancionar, pero lo asumo. Con la misma responsabilidad que voté no asumiré la sanción, bien sea económica o la retirada de los cargos en el grupo parlamentario. Lo que sí que no me gustaría es que me expulsaran del grupo parlamentario socialista porque no creo que merezca una sanción así.

¿Cree que será fácil que tantas sensibilidades diferentes convivan en el grupo parlamentario socialista?

El grupo parlamentario del PSOE, como el mundo, piensa cosas diferentes. ¿O es que hay que tener pensamiento único? Yo me llevo muy bien con todos mis compañeros. No creo que haya problema alguno a la hora de trabajar. Entiendo que las organizaciones no tienen por qué anular a las personas y la variedad a la hora de pensar es positiva. Lo único que hice yo fui a defender lo que defendemos en la campaña y lo que prometemos a los ciudadanos. Dijimos siempre que no podíamos permitir gobernar a un partido corrompido hasta la médula y que adoptó políticas restrictivas de derechos, de precariedad y que han empobrecido a la ciudadanía. Hasta hace una semana estuvimos defendiendo el no y no entiendo que una semana después defender lo mismo tenga que ser motivo para que te expulsen. A mí que me lo expliquen.

En su opinión, ¿eran las terceras elecciones un mal menor para el PSOE?

Hay dos engaños grandes que nos vendieron en los últimos tiempos: que debe gobernar el partido más votado y que es una distorsión de la democracia ir a terceras elecciones. Ambas son mentira. La Constitución dice que debe gobernar quien más apoyos parlamentarios tiene y el PP no tiene apoyos, que yo sepa, porque sino ya habría gobernado sin nuestra abstención. Y no puede considerarse nunca dañino votar, otra cosa es que haya determinadas personas que pusieran nuestro partido en una situación de no poder concurrir con dignidad la unas terceras elecciones. De todas formas, más que las terceras elecciones, yo he defendido siempre un gobierno alternativo.

¿Con quién?

Con otras fuerzas de izquierda, como nosotros. Pero no pudo ser y, desde luego, en una semana no cambio de opinión y no voy a ir en contra de lo que prometimos a los ciudadanos y a los militantes. Estoy muy contenta con el apoyo de la militancia, esa es una de las cosas de las que más satisfecha me siento.

Si la militancia hubiese opinado, ¿cree que el apoyo al no sería mayoritario?

Creo que habrían apoyado el no, pero respeto también la posición del resto de compañeros. Yo no formo parte de la estructura orgánica del PSOE, soy una militante con escaño que tenía una idea clara y que ese día, con cierto miedo escénico, la defendió.

¿La tensión y tristeza que se veían desde fuera eran tan cual dentro?

Sí, sí... Fue una sesión de investidura horrible. La decisión fue tremenda y triste. No fue fácil de ninguna de las maneras. La forma en cómo lo gestionó la gestora lo hizo aún peor. La abstención técnica, con todo lo triste que fuese por tenerle que dar el gobierno al PP, habría permitido mantener mejor la dignidad de los diputados que querían votar no. Cuando se toma una decisión, ¿qué necesidad hay de hacer sangre y provocar dolor cuando se podía hacer de otro modo? No lo entiendo. Yo no fui indisciplinada. Había otras maneras y las organizaciones no pueden ningunear de esta manera los individuos que las conforman porque, en el fondo, los individuos son la organización. Eso pienso yo, pero yo no soy nadie.

¿Está de acuerdo con lo que dijo Pedro Sánchez en la entrevista con Jordi Évole?

Hay una cosa con la que estoy muy de acuerdo: pudimos hacer un gobierno alternativo y no nos lo permitieron. Eso es lo fundamental. Además, hay determinados problemas en España que hay que afrontarlos con valentía, como el tema de Cataluña, el País Vasco o incluso Galicia. En esto de la unidad de España, a lo mejor el PSOE tiene que replantear su discurso. Debemos hablar entre todos y dialogar.

Es evidente que apoya a Pedro Sánchez...

A mí me parece estupendo que Pedro Sánchez decida optar a la secretaría general y si finalmente se presenta, yo lo apoyaré, pero la decisión de votar no la tomé por mí y no por otros. Me gustan sus planteamientos y tengo claro que el objetivo del PSOE debe ser gobernar con otras fuerzas de izquierda y recuperar nuestra posición hegemónica. Estamos atravesando un momento muy doloroso pero debemos recuperar la confianza de la gente, que debe saber que había muchos diputados más que habrían votado que no...

¿No se atrevieron?

Algunos tienen cargo orgánico y creen que lo idóneo es seguir la disciplina del partido. Cada uno tendría su motivo. Entiendo que incluso es coherente plantarle cara a una organización que, habiendo tomado una decisión para garantizar un resultado, lo hizo de la forma que más dolor causa. Es legítimo.

Volviendo al tema catalán, en Galicia también es imposible una alternativa al PP que no pase por apoyarse en partidos que defienden el derecho a decidir...

Habrá que meterse en la cabeza que existe esta situación. Esa alternativa al PP sin contar con estos partidos no es posible ni en Galicia ni en el resto del Estado. Si los partidos nacionalistas valen para una cosa, ¿por qué no valen para otra? Los parlamentarios soberanistas son diputados que tienen su escaño y están en el Congreso. Entre todos tenemos que solucionar los problemas, pero lo que no se puede permitir bajo ningún concepto es el discurso de Mariano Rajoy en el segundo debate de investidura. Sabiendo que no tiene apoyos parlamentarios, advierte que va a continuar con sus políticas. ES totalmente abusivo.

¿Como de complicado ve el futuro del partido a nivel estatal y en Galicia?

LO complicado para mí es que no seamos capaces de entendernos las fuerzas de izquierda. En la izquierda no va a haber mayorías absolutas, por mucho que nos quieran vender la moto. Lo más sensato sería que aprendiéramos a hablar, a negociar y a acordar entre todos. Esto que ha pasado no es sólo culpa del PSOE. Cada uno de los grupos parlamentarios que están en el Congreso y que no acordaron un gobierno alternativo al PP tienen su culpa. El PSOE asumió esta resposabilidad no sé por qué, pero todos tienen parte de responsabilidad, todas las fuerzas alternativas al PP.

¿Incluye aa Ciudadanos o cree que aquel pacto firmado por Sánchez y Rivera fue un error?

Bueno... Yo no habría pactado con Ciudadanos si quiero pactar con Podemos. Pedro Sánchez no tenía mucha alternativa y optó por la transversalidad, pero ya se vio que no ha funcionado

¿No se fía de Ciudadanos?

Yo me fío de todos pero Ciudadanos no está en mi línea ideológica.

¿Ve la situación en el PSdeG más o menos difícil que en el PSOE?

No es que quiera zafarme de la pregunta pero no tengo cargo orgánico ni controlo mucho las diferentes sensibilidades que hay en el PSdeG. Sea como sea, lo veo difícil.

¿Qué futuro le ve a su partido a medio plazo?

Le veo un grano futuro, creo que es un gran partido, con gran gente. A pesar de esta decisión que tomamos, dolorosa y difícilmente entendible, espero que podamos hacer oposición como dijimos... Eso espero. Poco a poco tenemos que ir recuperando la confianza de la ciudadanía porque no creo que 137 años de historia se tengan que tirar por la borda. Fijemos grandes cosas, tenemos personas muy válidas y creo que trabajando y asumiendo que puede haber diferentes formas de pensar en el partido podemos avanzar.

Diferentes dirigentes creen que los que votaron 'no' deberían dejar su escaño por coherencia.

No pienso dejar el escaño bajo ningún concepto porque tampoco lo van a hacer el resto de compañeros que votaron no. Si la dirección considera que no soy digna de estar en el partido, serán ellos los que me tengan que echar. Y yo me marcharé sin problema.

¿Sin problema?

No me marcharé al grupo mixto, que no tengan miedo de eso. Igual que yo soy coherente y no voy al grupo mixto, espero que ellos sean coherentes y no me echen por votar lo que defendimos hasta hace una semana y lo que les dijimos a los ciudadanos. Que me expulsen por votar no sería bestial, pero si me expulsan, yo me marcho.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha