Opinión y blogs

eldiario.es

La filantropía y el periodismo

La crisis del modelo tradicional empuja a los nuevos medios a explorar nuevas fuentes de ingresos, entre ellas la filantropía internacional

La colaboración con fundaciones como la OSF para desarrollar proyectos concretos genera nuevas opciones de calidad y también nuevos retos y dudas

- PUBLICIDAD -

eldiario.es, además de un medio que da noticias, es un punto de encuentro para la sociedad civil. Tenemos proyectos conjuntos con ONG como Oxfam Intermón o Ayuda en Acción, con think tanks como Contrapoder o Piedras de Papel, con activistas de Juventud Sin Futuro o de El Caballo de Nietzsche. Con ninguno de ellos eldiario.es comparte el 100% de lo que dicen o hacen (ni viceversa), pero nos centramos en colaborar allí donde existe un espacio en común de debate desde diferentes aproximaciones.

Esta apertura se cruza con la necesidad urgente del periodismo de renovar sus fuentes de ingresos. Las organizaciones sociales y las fundaciones internacionales de filantropía han emergido como un lugar al que acudir para desarrollar proyectos concretos y, sorprendentemente, habitualmente con menos presiones e injerencias editoriales externas que otras fórmulas más tradicionales. La fórmula permite desarrollos de proyectos que dependen menos de la audiencia inmediata o el clic efímero.

Algunos de los proyectos periodísticos más potentes del mundo en derechos humanos como  el Global Development de theGuardian o el  Desigualdad de Univisión, nuevas referencias del periodismo de investigación como  ProPública o el ICIJ de los Papeles de Panamá, los proyectos que han abierto camino en el control del poder y la violencia en Centroamérica como El Faro de El Salvador o Plaza Pública en Guatemala, por citar algunos ejemplos, han contado en la última década con la ayuda de la filantropía y han conseguido estándares de calidad e independencia envidiables. En España, proyectos de periodismo de datos e investigación como  Civio PorCausa también suelen optar a las convocatorias de fondos para desarrollar sus proyectos.

Las becas ( grants) para proyectos concretos son habituales en muchos medios de comunicación, grandes y pequeños. El mecanismo es parecido al de las subvenciones públicas que otorgan las administraciones: salen unas convocatorias o epígrafes para presentar proyectos, se presenta una documentación (a través de un formulario) y, si se sale seleccionado, luego se ejecuta de manera independiente. Al final del proyecto se presenta un informe general de gastos. Según nuestra experiencia hasta ahora, la injerencia en cómo se desarrolla el proyecto es nula.

Una fuente recurrente es el Journalism Grants, donde se reúnen fondos de diferentes fundaciones como la Bill and Melinda Gates Foundation que luego se donan a medios para desarrollar investigaciones o reportajes especiales.  Aquí se puede ver una lista los proyectos ganadores de la última convocatoria. En eldiario.es trabajaremos este próximo otoño por ejemplo en un especial de periodismo de datos sobre explotación laboral en las plantaciones agrícolas que surten los alimenos que se consumen en los países ricos. Con esta aportación, que suele rondar el tope de los 15.000 euros y que hay que gastar íntegramente en el proyecto, hemos publicado otros años especiales en eldiario.es con freelances independientes, como  África Verde o Detrás del paraíso.

También  referencias del software libre como Mozilla se alían con organizaciones como la Knight Foundation para financiar proyectos tecnológicos que sean emancipadores para las redacciones. Quien también se ha estrenado en la convocatoria de ideas es el nuevo fondo de Google para acelerar la transición digital de la industria de los medios,  que seleccionó a eldiario.es como uno de los proyectos más innovadores. Y algo más en el circuito de la transformación cultural tenemos por ejemplo a la fundación holandesa European Culture Foundation, que hace unos meses premió a MediaLab Prado de Madrid como referente cultural europeo a pesar de haber estado durante años marginado por el gobierno municipal del PP.

Otra posibilidad a la que acuden medios y otras organizaciones sociales en todo el mundo es la Open Society Foundation. En eldiario.es tenemos ahora mismo dos proyectos que reciben una beca de esta fundación internacional. El principal es nuestra cobertura sobre inmigración y la crisis de refugiados, donde también colaboran otras organizaciones como Oxfam. Parte de los esfuerzos que hacemos para combatir desde el periodismo el discurso xenófobo y la vulneración de los derechos humanos en la frontera sur europea, y que han recibido varios premios en estos años, han tenido un apoyo en forma de beca de la OSF. Se trata de unos 50.000 euros durante dos años que supone apenas un 1,5% de nuestros ingresos anuales en 2016, por ejemplo. Que hagamos contenido de este tipo, que para nosotros es prioritario, no depende de si tenemos ese patrocinio, pero ha sido una buena ayuda para realizar desplazamientos o poder realizar más contenidos para nuestra investigación sobre  Las muertes de Ceuta (como consta en la web) o las revistas  Fronteras y Mentiras y Refugiados. El segundo tiene que ver con visibilizar la protección de los whistleblowers, para lo que eldiario.es ha contado con una aportación más pequeña que hemos usado para dar algo de soporte a filtrala.org, el buzón que ha hecho posible la investigación colectiva sobre los Papeles de la Castellana, o para pagar los viajes para entrevistar a Edward Snowden y a Julian Assange. En todos estos casos, nuestra independencia a la hora de idear y ejecutar los proyectos han sido absolutas y jamás hemos recibido siquiera una sugerencia sobre lo que debíamos hacer.

Además colaboro externamente con la OSIFE, la rama europea con sede en Barcelona de la Open Society Foundations. Con ellos hago lo que he hecho profesionalmente desde hace diez años con otras organizaciones sociales, fundaciones, universidades, libros y otro tipo de proyectos: dar mi opinión y participar en foros internacionales o charlas. En este caso soy miembro de un grupo formal de expertos que se reúne un par de veces al año, el Advisory Board, que tiene un papel consultivo. Es un rol independiente en un grupo donde no se toma ninguna decisión: doy mi opinión, nunca cuento nada que no haya dicho antes en público y por supuesto no recibo ni admito ninguna consigna. En ocasiones puntuales también he colaborado con la  European Culture Foundation o he participado en reuniones de ONG como Amnistía Internacional. En estos espacios me centro en discutir temas concretos que tienen que ver con mi día a día: nuevos modelos de medios, fórmulas de la sociedad civil o crisis de refugiados. Y relacionado con eso, hablo de las políticas de fronteras en el sur de Europa, del fracaso institucional de la UE, del saqueo de las élites financieras a países como España, de la privatización, de la sostenibilidad del periodismo.

Esas aclaraciones vienen porque sobre la OSF, como ocurre con otras grandes fundaciones, planea una sombra de escepticismo por un hecho que resulta desde luego llamativo: es una organización fundada con el dinero del multimillonario George Soros, que tiene ya 86 años y es uno de los inversores que más rico se ha hecho con la especulación financiera. Que la fortuna de uno de los hombres más millonarios del mundo se dedique parcialmente a becas para el activismo social o proyectos independientes es una evidente paradoja, aunque sea habitual en fundaciones de grandes empresas o de filantropía personal.

La OSF apoya proyectos activistas en diferentes países para la lucha contra la xenofobia, el racismo, la discriminación a personas LGTB, la corrupción o el cambio climático, entre otros. Ha apoyado a centros de acogida de refugiados en Grecia, ha facilitado un abogado a inmigrantes que son víctimas de abusos policiales, ha defendido a poblaciones gitanas que son reprimidas en Francia, financia proyectos para presionar a las farmacéuticas para que abarate medicamentos de primera necesidad o libere patentes. En otros países como EEUU da becas de discriminación positiva o financia libros que son una referencia para denunciar el racismo contra los negros, critica el exceso de población reclusa en las cárceles o plantea un debate sobre la legalización de la marihuana. También hace posible encuentros e intercambios de grupos de activistas o expertos de diferentes países. En algunos he participado, como ya conté  aquí y aquí.

Pero hay un añadido relevante que polariza las opiniones: más allá de la fundación, que tiene su propia estructura y funcionamiento, Soros (nacido en Hungría) es personalmente uno de los mayores críticos de Vladimir Putin y ha sido señalado por ejemplo por intervenir política y económicamente en Ucrania contra Rusia. En varios países del Este, Soros ha financiado proyectos de la sociedad civil que, según varios gobiernos, buscan fortalecer a la oposición y reducir la influencia rusa en esos territorios. Se le considera también un aliado de Obama o Hillary Clinton y un enemigo público de Trump, del Tea Party o el presidente húngaro Viktor Orbán.

Su figura despierta teorías de todo tipo. Desde hace años, hay blogs que aseguran que Soros está detrás del 15M, que Soros está detrás de Podemos, que Soros está detrás de Syriza y que todo forma parte parte de un plan anticomunista; son argumentos que también se han leído contra Amnistía Internacional o Human Rights Watch a lo largo de décadas. Según otras versiones desde la ultraderecha, Soros financia a “la izquierda radical” para derrocar gobiernos nacionalistas conservadores e impulsar al “islamismo que entra con los refugiados” y a las “asesinas abortistas” basándose en guiños marxistas. Ese debate sobre la figura de Soros se ha intensificado durante el verano por la reciente filtración de documentación interna de la sede americana de la OSF. A raíz de esto, algunas personas nos han preguntado sobre el carácter de la colaboración con la OSF, que aunque ya era pública, me ha animado a escribir este post.

Donde hay dinero hay poder y donde hay poder hay contradicciones. Cualquier modelo de sostenibilidad supone oportunidades y riesgos. El impacto de las injerencias de las grandes empresas en los medios de comunicación a través de su propiedad, su deuda o su publicidad ha resultado devastador; sobre el  “efecto espejo de Blancanieves” de los que esperan que el medio de comunicación que leen les dé la razón en todo también hemos hablado; y la filantropía, que se ha demostrado hasta ahora como una vía de escape útil para no depender de los poderes fácticos de siempre, seguro que también tiene sus propios contras.

Hay por ejemplo un buen reportaje en theGuardian sobre cómo la filantropía está condicionando, para bien y para mal, las políticas sobre cooperación y contra el cambio climático en el mundo. El reportaje, con varios argumentos críticos sobre la Gates Foundation, se publica precisamente en la publicación apoyada por la Gates Foundation.

En 2012,  entrevisté al director de theGuardian Development precisamente sobre el debate de la filantropía y el periodismo social.

Otro riesgo que puede darse en proyectos que se vuelven demasiado dependientes del dinero a fondo perdido de las fundaciones, como pasa con las subvenciones públicas, es que si la filantropía les retira la ayuda se quedan colgados sin modelo de viabilidad económica. Son proyectos de altísima calidad periodística o social pero que no tienen una fórmula para ser sostenibles por sí mismos. No es el caso de eldiario.es, porque esta fuente de ingresos supone un porcentaje muy pequeño y proveniente de diferentes becas puntuales.

Durante los últimos 5 años de crisis y protesta, muchísimos proyectos interesantes, potentes y necesarios han caído en el olvido o han desaparecido por falta de recursos. Con la excepción de algunos héroes, la autoprecarización se come el talento y la calidad de muchos proyectos.

Como reflexión general, lo ideal sería que el dinero a disposición del ciudadano activo socialmente no tuviera que venir de la “solidaridad” o de la filantropía. Lo deseable quizá sería que tuviera apoyo de nuestros impuestos y no de fundaciones. Hay propuestas interesantes sobre la posibilidad de que cada ciudadano tenga una renta básica universal simplemente por la riqueza no remunerada que toda persona produce en su vida más allá del empleo: espacios sociales, espacios familiares y de cuidados, espacios políticos. Y que gracias a eso se pudiera facilitar parte de esa participación social. Pero no estamos ahí, todavía.

Así que la clave para los proyectos sociales y entre ellos los del periodismo independiente estará en diversificar las fuentes de ingresos para que no haya nadie lo suficientemente poderoso como para cortar ningún grifo. Ningún anunciante concreto, ninguna institución concreta, ningún grupo político concreto, ninguna fundación concreta. Serán proyectos que aprovechen las oportunidades pero también fuertes ante los riesgos que cada modelo pueda implicar.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha