eldiario.es

Menú

Negociación 'in extremis' para evitar la huelga indefinida de recogida de basuras del lunes en Madrid

Las empresas han convocado a los sindicatos este viernes para intentar evitar los paros convocados para el próximo 6 de noviembre

Unos 1.600 trabajadores están llamados a secundar los paros en protesta a lo que consideran "un retroceso en sus derechos" porque las concesionarias "no se mantienen las condiciones" del convenio actual

Se trata de la segunda convocatoria de huelga indefinida que recae sobre el Gobierno de Manuela Carmena, aunque la primera, convocada para el pasado 12 de junio, se canceló

- PUBLICIDAD -
La céntrica Plaza de la Puerta de los Moros en el tercer día de huelga de trabajadores de limpieza. \ @fanetin

La céntrica Plaza de la Puerta de los Moros en el tercer día de huelga de trabajadores de limpieza en Madrid (2014). \ @fanetin

La imagen de un Madrid lleno de basura, que quedó como uno de los momentos más negros de la gestión de Ana Botella, puede repetirse en menos de cuatro días. El Ayuntamiento de Madrid, ahora bajo la gestión de Manuela Carmena, cuenta los escasos días de negociaciones que quedan para evitar una huelga indefinida de recogida de basuras convocada para el próximo lunes 6 de noviembre. Los sindicatos CCOO, UGT y CGT anunciaron hace diez días la convocatoria de estos paros tras truncarse las negociaciones del convenio único con las empresas concesionarias. 

Se trata de la segunda convocatoria de huelga indefinida que recae sobre este Gobierno municipal. La primera, convocada para el pasado 12 de junio, finalmente se canceló cuando las tres concesionarias accedieron a sentarse en una misma mesa con los sindicatos para negociar un convenio único para todos los trabajadores independientemente de la empresa para la que trabajasen.  

El servicio de recogida de basuras de la capital se divide en la actualidad en tres lotes cuya gestión está adjudicada a las empresas FCC; a una UTE formada por Valoriza, Acciona, OHL y Ascan, y a una tercera UTE formada por Urbaser y Ferrovial. Las negociaciones desde que se desconvocaran los anteriores paros no han ido por el buen sendero, aunque ahora los motivos de la protesta son otros dado que el convenio colectivo ya no está en entredicho. 

Unos 1.600 trabajadores están llamados a secundar los paros en protesta a lo que consideran "un retroceso en sus derechos". "Durante las negociaciones nos hemos encontrado con que no nos mantienen ni siquiera el convenio actual y la oferta que están haciendo está por debajo", explican desde CCOO a eldiario.es. Según explican estas mismas fuentes, las empresas querrían aumentar la jornada laboral de las 37,5 horas a las 29 o rebajar los complementos salariales.

La delegada de Medio Ambiente y Movilidad del Ayuntamiento de Madrid, sobre la que recae la competencias de limpieza de la ciudad, Inés Sabanés, se ha referido este jueves a este tema en la Primera Jornada conmemorativa de los servicios municipales de limpieza y recogida de residuos donde ha acudido y participado junto a la alcaldesa Manuela Carmena. 

"Estamos en tiempo de descuento, a pesar de ello, se sigue negociando y desde el Ayuntamiento seguimos instando a la negociación y esperamos que se pueda evitar la huelga", ha señalado Sabanés a la entrada al acto donde ha atendido a los medios de comunicación. "En estas horas hay que hacer un esfuerzo clarísimo para el acercamiento y la negociación de todas las partes que haga que nuestro servicio funcione bien y se contemplen los derechos de los trabajadores también", ha defendido la delegada de Movilidad y Medio Ambiente. 

Como ha señalado Sabanés, que también ha recordado que el Ayuntamiento de Madrid no está en la mesa de negociación, las conversaciones continúan y las empresas concesionarias han convocado para este viernes a las 11 horas una reunión 'in extremis' para intentar evitar los paros, según ha podido saber eldiario.es. No se descarta que estas negociaciones se alarguen al fin de semana. La concejala de Ahora Madrid ha asegurado que si se llega a un escenario de huela "hay planes para garantizar unos servicios mínimos". 

Del monopolio al oligopolio en la recogida de basuras

La constructora FCC, entre cuyos mayores accionistas se encuentran Carlos Slim y Esther Koplowitz, tenía el monopolio de la recogida de basura en Madrid  desde principios del franquismo (1940), según consta en su página web.  El monopolio se rompió en 2014, cuando Ana Botella adjudicó la recogida de basuras de los distritos de la periferia a ACS y Ferrovial por un año, decisión que la anterior concesionaria (FCC) llevó a los tribunales. El plan del Gobierno de Botella era unificar los dos contratos en uno solo, al igual que se hizo con la limpieza de la ciudad. La derrota electoral del PP en las municipales de mayo de 2015 truncó el plan.

Con las nuevas adjudicaciones de Manuela Carmena en 2016, ahora el servicio de recogida de basuras está en manos de siete empresas. FCC, que recoge los residuos de la zona oeste por 250 millones de euros, la unión de ACS-Ferrovial, que controla los distritos del sur por 191 millones y la UTE Sacyr-Acciona-OHL y Sadisa que se queda con la zona este.

El Gobierno de Ahora Madrid asegura que la división en tres lotes se hizo "para distribuir uniformemente el servicio y no perder la oportunidad de la economía de escala". Esto quiere decir que se apuesta por empresas que, por su volumen, pueden ofrecer costes de producción más bajos, por tanto, contratos más baratos. 

El programa con el que concurrió a las elecciones Ahora Madrid plantea la remunicipalización de servicios. Así ha ocurrido en el caso de la empresa municipal EMT que ha asumido la gestión de BiciMad, la de los aparcamientos de Plaza España y Montalbán o  la empresa funeraria que ha asumido la gestión de los cementerios.

"Respecto a la recogida de residuos en concreto, no existe ninguna empresa pública capaz de asumir ese servicio. Con la normativa estatal actual, no se pueden crear nuevas empresas", argumentaban hace unos meses desde la concejalía que dirige Sabanés a eldiario.es. Estas fuentes se refieren a la ley de Racionalización y Sostenibilidad de la Administración Local que establece la prohibición de la "participación o constitución de entidades instrumentales por las entidades locales cuando estén sujetas a un plan económico-financiero o a un plan de ajuste", como es el caso del Ayuntamiento de Madrid, actualmente enfrentado al Ministerio de Hacienda por ese motivo. 

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha