eldiario.es

Menú

REGIÓN DE MURCIA

Tú que quieres confluir con Podemos

- PUBLICIDAD -
Víctor Egío. Candidato a las primarias de IU-Verdes de la Región de Murcia

Víctor Egío. Candidato a las primarias de IU-Verdes de la Región de Murcia

Tengo 32 años. Soy el hijo de un albañil y una auxiliar de enfermería, un parado de larga duración y una mujer que trabaja dentro y fuera de casa. El hermano de un brillante investigador que tuvo que hacer las maletas y marcharse a un México convulso para poder continuar con su vocación. Hace un par de años yo mismo aparqué mi carrera investigadora ante el negro panorama que vive la Universidad española, tras aquella batalla de Bolonia en la que fuimos derrotados por ministros y rectores de esa gran coalición que siempre ha mandado en la sombra. Perdimos. Por eso el sueldo hoy de un profesor asociado no alcanza los 400 euros mensuales, mientras el precio medio de un máster se ha disparado por encima de los 2.000 euros.

Antes de cumplir los 30 tuve que reciclarme como profesor de alemán, profesor mileurista y pluriempleado como tantos otros. Ahora me dedico a enviar a mis compas de generación a un país que vive una estabilidad económica engañosa, construida sobre la explotación sistemática de los países del Sur de Europa al amparo del chantaje de la deuda. Con un doctorado inminente y varios idiomas en mi currículum, lo tengo todo para dejarme seducir por las promesas de Calipso y emigrar yo también a esa isla de estabilidad. Pero no quiero marcharme sin luchar ni olvidar quién soy. Me niego a resignarme a un futuro en el exilio o abocado a la precariedad y sé que hay muchas otras personas como yo, preparando el nuevo asalto en sus cuarteles de invierno y formándose para asumir colectivamente las riendas del futuro que nos pertenece.

Cada momento histórico exige a una generación dar un paso adelante. Ahora le toca a la nuestra, a la de Tania Sánchez, Marina Albiol, Lara Hernández, Alberto Garzón. No se trata solo de un cambio de caras. Cada generación está también marcada por unos acontecimientos y unas luchas concretas. Al calor de esas batallas se van forjando unas prácticas políticas determinadas, un lenguaje común y un tejido de relaciones personales que resulta imprescindible para el gran paso que queremos dar: Asaltar el cielo, lo diga Marx o Pablo Iglesias, requiere confianza, responsabilidad y compromiso mutuo.

 

 

IU ha sido fiel a lo largo de los años a su partida de nacimiento, un espacio de resistencia donde hemos podido resistir agazapados durante la larga travesía de la burbuja inmobiliaria

 

Las gentes de izquierda que fundaron Izquierda Unida allá por 1986 tenían como referente común el gran movimiento anti-OTAN y, desde puntos de partida y perspectivas mucho más divergentes de las que ahora están sobre la mesa, fueron capaces de construir en torno al PCE y el movimiento ecologista y antimilitarista un proyecto que ha sido durante décadas el referente político de la izquierda. IU ha sido fiel a lo largo de los años a su partida de nacimiento, el fuerte apache de los anti, un espacio de resistencia donde hemos podido resistir agazapados durante la larga travesía de la burbuja inmobiliaria. Y esto es tan cierto que, allí donde se han ocupado espacios de poder (normalmente de la mano del PSOE) y salvo en contadas excepciones, nos hemos desdibujado ante sus propios militantes y electores, como si gobernar no fuera con nosotros y nosotras.

La gente de mi generación en cambio ha nacido en las plazas, en las marchas y en las mareas, espacios del 99% donde se anda al ritmo de las personas y no por delante de ellas, donde se habla y se proyecta un paraíso al alcance de la mayoría. Todo el que estuvo allí, aunque fuera de forma crítica, comprende la política y la incorpora a su vida de una forma muy distinta a la que la vivieron sus padres. Hemos sabido nadar contra corriente y guardar las siglas (que no esconderlas) cuando la indignación condenaba a todos los "partidos políticos", trabajando codo a codo sin esperar nada. Hemos aprendido a luchar también desde la segunda fila, a borrarnos de la foto en aquellos espacios donde la gente debe ser protagonista. A ser más fraternales y menos paternalistas. Y sobre todo a conjugar en plural el verbo luchar.

Venimos a poner a disposición de Izquierda Unida todo ese patrimonio. A trazar puentes que cruzamos a diario. A ayudar, perdido el tren de la refundación, en la tarea de la necesaria reubicación. Porque hoy es muy fácil darse golpes de pecho y 'comprar' el discurso de la unidad popular. Pero yo me atrevo a preguntarte: ¿tú que quieres confluir con Podemos, en cuántas asambleas de Podemos has estado? Venimos a romper tabúes. Y a lanzar un mensaje a las hijas de los parados, a las hermanas de los exiliados y a las mileuristas pluriempleadas de que es el momento de que ellas también den un paso adelante, de que es preferible sacrificar la juventud a dejar que nos la roben. Los viejos referentes, sobre todo aquellos que han sido ejemplos de honestidad y compromiso, no son menos necesarios. Pero vosotras... sois imprescindibles.  

 

Víctor Egío es candidato a las primarias de Izquierda Unida-Verdes Región de Murcia

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha