eldiario.es

Menú

Azpiazu dice que los 1.600 millones no serán una "línea roja" para llegar a un acuerdo sobre las liquidaciones del Cupo

Cree que todavía no se puede "juzgar" si hay "cambio de actitud" en el PP e insiste en que debe haber "trigo" para abordar el debate de los PGE

- PUBLICIDAD -
Azpiazu dice que los 1.600 millones no serán una "línea roja" para llegar a un acuerdo sobre las liquidaciones del Cupo

El consejero vasco de Economía y Hacienda, Pedro Azpiazu, ha afirmado que la cifra de 1.600 millones en los que el Gobierno vasco cuantifica las diferencias con el Estado sobre las liquidaciones del Cupo desde 2007 no se planteará como "una línea roja" para llegar a un acuerdo en torno a esta materia porque cree que "no sería una manera buena de empezar una negociación".

En una entrevista concedida a Europa Press, Azpiazu también ha indicado, por otra parte, que todavía no se puede "juzgar" si hay un "cambio de actitud" en el Gobierno del PP para que el PNV pueda negociar o acordar los Presupuestos Generales del Estado y ha insistido en que habrá que comprobar "si hay trigo" para abordar ese debate.

El titular de Economía y Hacienda vasco mantuvo el pasado 5 de diciembre una reunión con el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, en la que acordaron crear grupos de trabajo sobre los temas pendientes entre ambas Administraciones, como las desavenencias sobre las liquidaciones del Cupo, la renovación de la nueva Ley Quinquenal y otras cuestiones relativas al Concierto Económico.

El consejero ha precisado que hace unos días remitió al ministro de Hacienda los nombres de las personas que, por la parte vasca, conformaran ese grupo de trabajo y está a la espera de que Montoro les confirme los integrantes de su delegación, de cara a empezar ya con un calendario y método de trabajo.

Azpiazu ha indicado que "seguro" que habrá que "pelear" para poder alcanzar un acuerdo en torno a los temas relativos al Cupo porque no es una cuestión "pacífica" y llevan "sin acuerdo montones de años", aunque la situación "no es caótica" porque la Ley contempla la prórroga y "el sistema funciona".

En todo caso, ha manifestado que "siempre es positivo arreglar los temas, llegar a acuerdos, zanjar las cuentas del pasado y establecer una nueva Ley que permita tener despejado un panorama financiero e interinstitucional entre Madrid y Euskadi". "Eso es deseable", ha añadido.

Azpiazu cree que habrá dificultades para llegar a un acuerdo, como las hay siempre que "se habla de dinero", pero ha afirmado que "la Ley les obliga a llegar a un acuerdo" y espera que pueda ser "cuanto antes", y que la coyuntura política también sea un "viento favorable" para facilitar el consenso. En todo caso, ha reconocido que tiene "cierta esperanza" en que lo puedan conseguir, a pesar de que, "evidentemente, fácil no va a ser".

"Tenemos una diferencia de interpretación importante entre lo que nosotros creemos que, a tenor de la legislación, debemos pagar y lo que ellos creen que deben cobrar desde la Comunidad Autónoma. Y ese conflicto hay que resolverlo", ha subrayado en relación a uno de los temas pendientes de acuerdo.

1.600 MILLONES

En concreto, existen discrepancias en torno a las liquidaciones del Cupo y que, según la estimación del Gobierno vasco, ascenderían a 1.600 millones desde 2007. Azpiazu no ha querido entrar en cifras y ha indicado que los 1.600 millones es "una cifra mágica que ha salido por ahí y parece que es la cifra de la discrepancia".

"Yo no quiero decir que ésa sea la cifra de la discrepancia, hay discrepancias, habrá razones por una parte y por otra, y habrá que ver cuál es la cifra razonable en la que podamos llegar a un acuerdo. Eso de decir 1.600 millones o nada no es una manera buena de empezar una negociación o un acuerdo", ha apuntado el consejero, que ha añadido que "decir 'o nos dáis todo lo que pedimos o todo lo que queremos o no, no es buen método'".

Por lo tanto, ha afirmado que no quiere establecer esa cifra de 1.600 millones como "línea roja" para llegar a un acuerdo porque, "entonces, eso ya no es una negociación" y, a su juicio, habrá que ver "dónde están las discrepancias" y cuáles serían "las liquidaciones razonables". "Veremos cuál es la diferencia. Eso lo tenemos que acordar las dos partes", ha señalado.

Azpiazu ha indicado que, además de las liquidaciones pendientes, de 2007 al 2011 y desde 2011 al 2016, otro de los asuntos que deberán abordar es la negociación de la nueva Ley Quinquenal del Cupo. El consejero ha manifestado que, en este momento "no se puede saber cuál va ser ni el Cupo ni en qué términos se van a actualizar las leyes del futuro", y considera que el propio debate sobre las liquidaciones de los años anteriores puede ayudar a "sentar las bases del futuro".

PRESUPUESTOS GENERALES DEL ESTADO

Por otra parte, en relación a los Presupuestos Generales del Estado y si constata ya un "deshielo" entre las relaciones del Gobierno del PP y el PNV para que pueda ser posible un acuerdo, Azpiazu ha asegurado que "el deshielo va muy poco a poco".

El consejero ha asegurado que "tampoco se puede juzgar" si hay un "cambio de actitud" en el Gabinete Rajoy porque "ha habido tres reuniones que han salido en prensa y hay que ver un poco el alcance y, sobre todo, el futuro que van a tener esas reuniones".

"Una cosa es predicar y otra dar trigo. Vamos a ver si, efectivamente, hay trigo, pero eso todavía está por ver", ha afirmado Azpiazu, que ha apuntado que, en todo caso, será el lehendakari, Iñigo Urkullu, o el presidente del PNV, Andoni Ortuzar, quienes deberán valorar si se "están dando las condiciones de manera suficiente para avanzar en otras cuestiones".

Azpiazu cree que al PP "seguro que le gustaría que el PSOE les apoye las Cuentas porque "a todo el mundo que tiene responsabilidad en materia presupuestaria le gusta sacar el presupuesto con una amplia mayoría", pero ha indicado que es una decisión que dependerá de los socialistas.

No obstante, ha reconocido, que si el PSOE apoya las Cuentas del Estado, ello supondrá "menos presión sobre el Grupo Vasco". "Pero esto ya forma parte de la especulación y, sobre todo, forma parte de lo que haga o no haga el PSOE, que no está en nuestras manos", ha recordado.

Por último, Pedro Azpiazu no ha querido aventurar si el Gobierno central dará marcha atrás en los recursos planteados a leyes vascas. El consejero ha vuelto a reiterar que es preciso un "cambio de fondo, de actitud y de relaciones" en el Ejecutivo del PP para "tratar de avanzar en la resolución de los problemas pendientes". "Todos los esfuerzos suenan pequeños. Queremos siempre más", ha concluido.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha