eldiario.es

Menú

La Diputación de Bizkaia pide extremar precauciones para evitar incendios en chimeneas

La Diputación foral de Bizkaia ha instado a los ciudadanos vizcaínos a extremar las precauciones para evitar este invierno incendios originados en chimeneas. En este sentido, ha explicado que el pasado invierno se registraron 62 incendios que podían haberse prevenido "fácilmente con unas medidas de mantenimiento adecuadas y precaución".

- PUBLICIDAD -

En función de los datos forales, los meses de enero, febrero y marzo son los meses en los que se produce el mayor número de fuegos en los hogares por una mala situación de las chimeneas.

Según ha advertido la Diputación, la acumulación de restos y residuos durante el periodo de inactividad propicia que, al volver a encenderlas, se produzcan incidentes.

El Servicio Foral de Extinción de Incendios y Salvamento de la Diputación Foral de Bizkaia registró el pasado invierno en 62 intervenciones, "incidentes que podrían haberse prevenido fácilmente con unas medidas de mantenimiento adecuadas y precaución".

RECOMENDACIONES

Para evitarlos, se recomienda revisar el estado de las chimeneas antes de utilizarlas y asegurarse que se han eliminado todos los residuos existentes en su interior desde la última vez que fueron prendidas. En este sentido, es importante eliminar la creosota (resina) adherida a las paredes del conducto, ya que "es la que se inflama y origina las llamas dentro del conducto".

Al encender el fuego, es recomendable utilizar maderas secas porque "produce menos creosota que la humedecida". Asimismo, son preferibles las maderas de especies como el roble o la encina, "más duras y tienen mayor poder calorífico, porque producen menos creosota que las maderas blandas" como el chopo o el abeto. Se desaconseja el uso de productos de alta combustión hasta que esté en "perfectas condiciones" y no utilizar gasolina, ni productos aceleradores de la combustión.

Como medida de prevención, se debe mantener ventilada la dependencia donde se ubica el hogar de la chimenea, ya que "el fuego consume oxígeno y genera monóxido de carbono". Además, explica la Diputación, "una buena ventilación mejora el tiro y el movimiento natural del humo por el interior del conducto, y facilita la eliminación completa del monóxido de carbono".

Es recomendable no colocar alfombras, muebles o ropa delante de la chimenea, porque pueden arder debido al calor recibido por radiación. En concreto, se deben mantener todos los materiales combustibles alejados a más de un metro de distancia del hogar.

Asimismo, no se debe dejar la chimenea encendida mientras se duerme y es preciso que esté apagada cuando la vivienda se quede vacía. También se aconseja la instalación de un detector de incendios.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha