eldiario.es

Menú

60+1 años levantando pasiones por el cine

El cineclub FAS, que recientemente ha sido nombrado ilustre bilbaíno coincidiendo con su 60 aniversario, presenta su programación para primavera.

Una de las principales novedades para este año es la celebración de un concurso de cortos con proyecciones semanales en el que el público asistente hará de jurado.

Proyectan películas en versión original subtitulada inéditas en la capital vizcaína, reponen clásicos e invitan a personalidades del celuloide para comentar las obras en el coloquio posterior.

- PUBLICIDAD -

Los martes por la tarde los cinéfilos tienen una cita ineludible en el cineclub FAS de Bilbao. Tras 60 años de actividad ininterrumpida con proyecciones semanales, el FAS se ha consolidado como el cineclub más veterano de Europa que todavía sigue en activo. El Ayuntamiento bilbaíno reconoció su larga trayectoria en la difusión de la vertiente más cultural del celuloide con el nombramiento de ilustre bilbaíno 2013 el mes pasado.

La asociación sin ánimo de lucro ha presentado ya su programación para primavera. De hecho, las proyecciones arrancaron el martes pasado con la película ‘La vida de Brian’ de los Monty Python y el corto ‘Loco con ballesta’ de Kepa Sojo. Una de las principales novedades para este año será precisamente la celebración de un concurso de cortometrajes en el que el público asistente hará de jurado. La cinta de Sojo fue la primera participante y el propio autor estuvo presente en el coloquio posterior para hablar de su película.

Según explica Txaro Landa, presidenta del cineclub FAS, ésta será una dinámica habitual durante todo el año. Cada vez que un corto que se presente a concurso forme parte del cartel intentarán que su director acuda al coloquio. “Por eso vamos a dar sobre todo cortos de gente cercana, porque queremos que los autores vengan y los presenten”, apunta Landa. El objetivo de la propuesta es lograr el reconocimiento de esta variedad cinematográfica, “que la gente lo visualice y lo identifique con el cine”.

Hasta el mes de marzo se proyectarán los trabajos de Kote Camacho, Nerea Castro, Borja Cobeaga y Alberto Vázquez, además de el del propio Sojo. Las votaciones estarán abiertas a todos los espectadores que asistan a la sesión, no sólo los socios del club, y a final de año se revelará cuál ha sido la cinta mejor valorada. Además del reconocimiento del público del cineclub FAS, el autor del corto también recibirá un premio material que Landa todavía prefiere no revelar.

En cuanto a los largos, el calendario desde ahora hasta marzo es también variado en cuanto a géneros y selecto en lo que respecta a la calidad. “Todas las películas tienen algo especial y por eso las elegimos”, asegura la presidenta de la asociación. El martes que viene la sesión estará dedicada a la ciencia ficción con la proyección de ‘Alphaville’ de Jean-Luc Godard. Asimismo, asistirán como invitados Jorge Núñez y Marc Urquijo para presentar el libro ‘Lifeforce: minuto a minuto’, que desgrana la película del mismo nombre con la participación de un centenar de personalidades del mundo del cine.

Otros títulos de interés son ‘La casa de Emak Bakia’ de Oskar Alegria, ‘Mi hijo’ de Mehdi Ben Attia, ‘Gloria’ de Sebastián Lelio o ‘No’ de Pablo Larraín. Entre los nombres de los invitados que ya están confirmados, destacan Alegria, Albert Serra o Pedro Rivero.


Esquivar la censura

El Ayuntamiento de Bilbao reconoció la labor que el cineclub FAS ha realizado durante los últimos 60 años con el nombramiento de ilustre el año pasado. Con su nacimiento en plena dictadura, el FAS tuvo que empezar su actividad vinculado a la iglesia católica para sortear los estrictos controles del régimen. A pesar de que durante los primeros años la asociación contaba con un ‘asesor moral’ que se encargaba de controlar tanto las películas como los coloquios posteriores, el cineclub se las ingenió para proyectar cintas prohibidas por el Franquismo como ‘El acorazado Potemkin’ y ‘Octubre’.

Actualmente se reúnen todos los martes a las 19:45 en el salón El Carmen de la plaza Indautxu. Normalmente eligen películas que no se hayan estrenado en Bilbao, grandes clásicos del cine o cintas que puedan ser presentadas por sus propios autores durante la sesión. Todas ellas, además, se proyectan en versión original y después realizan un coloquio al que invitan a personalidades del mundillo del celuloide. La asistencia media de público ronda las 400 personas y el número de socios asciende hasta 150.

La presidenta del cineclub FAS admite que el nombramiento de ilustres bilbaínos ha añadido algo más de presión a la hora de programar este año 60+1. Algo que les ha impulsado a “innovar” y de ahí el nuevo concurso de cortos en el que el público hará de jurado. “Pero lo más importante es que un premio nos estimula y nos da ganas para continuar con nuestro trabajo”, añade Txaro Landa. Los precios del cineclub son de 80 euros(60 para desempleados y estudiantes) por el abono para todo el año y de 5(3) euros por cada sesión.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha