eldiario.es

Menú

El Gobierno desactiva el primer intento de pinza de la oposición en el Parlamento

El PP pacta a última hora los plazos del calendario legislativo con PNV y PSE-EE aunque podía haberse unido a EH Bildu y Elkarrekin Podemos para forzar una primera derrota parlamentaria al Ejecutivo de coalición

- PUBLICIDAD -
Arranca la XI legislatura vasca con apelaciones al consenso y críticas del PP

El portavoz del PP, Borja Sémper EFE

El nuevo Gobierno de coalición de PNV y PSE-EE, con minoría en el Parlamento Vasco (37 de 75 parlamentarios), ha desactivado a última hora el primer intento serio de la heterogénea oposición (EH Bildu, Elkarrekin Podemos y PP) para sumar fuerzas y propinar una primera derrota política al Ejecutivo. En el tiempo de descuento del pleno de este jueves, el último de 2016, el PP se ha avenido a pactar con nacionalistas y socialistas una resolución para fijar en dos meses el plazo del que dispondrá Iñigo Urkullu para presentar su calendario legislativo cuando tenía el compromiso verbal de las dos coaliciones de izquierda, EH Bildu y  Elkarrekin Podemos, de que apoyarían un texto que redujera ese margen a la mitad, a un mes.

La iniciativa original partía de Borja Sémper (PP) y reclamaba que Urkullu entregara una relación con las leyes que pretende aprobar esta legislatura en el primer mes desde su investidura, es decir, con carácter inmediato. Desde los partidos del Gobierno veían excesivo ese plazo (se cumpliría la próxima semana) y planteaban como alternativa darle seis meses al lehendakari.

Entretanto, EH Bildu y Elkarrekin Podemos estaban dispuestos a hacer valer la mayoría alternativa a la de PNV y PSE-EE y dar su voto al PP, siquiera por la fotografía de ver al Gobierno sufriendo en el Parlamento. El acuerdo verbal, según distintas fuentes, estaba hecho. Pero el PP, a última hora, ha llegado a un acuerdo con nacionalistas y socialistas que da de plazo hasta febrero para remitir a la Cámara el calendario legislativo.

“¿Quién ha sido, señor Sémper, la que ha llamado? ¿Soraya [Sáez de Santamaría]? ¿Tenemos el calendario legislativo del Parlamento de Gasteiz en la mesa de negociación entre el PNV y el Gobierno central?”, ha ironizado desde la tribuna el representante de EH Bildu, Unai Urruzuno, tras constatarse la transacción entre PNV, PSE-EE y PP.

El representante ‘popular’ ha recogido el guante y ha explicado el acuerdo. “Señor Urruzuno, no voy a alimentar la leyenda. Créanme, no nos ha llamado Soraya Sáenz de Santamaría, nos ha llamado el señor Joseba Egibar [portavoz del PNV], que, bueno, alguna diferencia tienen. Yo sólo he hablado esta mañana con el señor Egibar, como siempre en buen tono, como siempre en buena disposición”, ha indicado. Y ha apostillado: “Decir que nuestra voluntad era provocar la derrota del Gobierno podría ser tan injusto como afirmar que PNV y PSE-EE han rectificado para no perder”.

Eso sí, el PP ha avisado de que esta ‘victoria’ parlamentaria del Gobierno podría no repetirse en el futuro, a pesar de que ello suponga que los conservadores voten en el mismo sentido que la izquierda abertzale y que la coalición de Podemos, IU y Equo. “Lo que sí les aseguro es que alguna votación van a perder en el futuro. Pero es que eso es la lógica parlamentaria. Y eso es algo que tienen que ir aceptando y entendiendo los grupos que sustentan al Gobierno. Van a perder votaciones en esta Cámara, porque la función de la oposición es controlar el Gobierno. Y aunque no lo crean, no lo van a hacer todo bien. Aunque les cueste entenderlo van a tener oposición”, ha enfatizado Sémper.

Superado el trámite presupuestario

Estos mismos tres partidos, PNV, PSE-EE y PP, han dado luz verde también a la modificación de urgencia de la Ley de Presupuestos de 2016 impulsada por el Gobierno vasco luego de que pactara con el Estado la ampliación en unos 300 millones del margen de déficit. Con esta reforma legislativa, tramitada en apenas una semana por el procedimiento de lectura única, Euskadi podrá emitir deuda por 268 millones adicionales antes de que acabe el ejercicio y evitar así gran parte del efecto de la menor recaudación de impuestos, también unos 300 millones menos de los previstos.

EH Bildu se ha abstenido y Elkarrekin Podemos ha votado ‘no’. Según Julen Bollain, esta reforma es un “parche” para tapar el enésimo error en los cálculos de ingresos anuales. Respecto a la mayor deuda, ha reclamado que ese dinero se destine a políticas verdaderamente sociales.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha