eldiario.es

El vicario investigado abusó en 1994 de un joven de 14 años en un campamento

La víctima, que ha relatado su caso al obispado de San Sebastián, está dispuesta a denunciar a Mendizabal ante la justicia ordinaria

- PUBLICIDAD -
El Obispado de San Sebastián recibe otra denuncia contra exvicario por abusos

El obispo de San Sebastián, Juan Ignacio Munilla EFE

Un varón de 36 años ha denunciado ante el obispo de San Sebastián, Juan Ignacio Munilla, que fue víctima de abusos sexuales en 1994, cuando era un adolescente de 14 años y disfrutaba de un campamento. Este hombre señala con claridad al exvicario general de la diócesis, Juan Cruz Mendizabal, recientemente apartado tras confirmarse que abusó de otros dos menores en 2001 y 2005. Munilla, en una multitudinaria rueda de prensa celebrada este jueves, ha dado plena verosimilitud a esta denuncia y la víctima está dispuesta a relatar lo ocurrido ante la Fiscalía, que ha iniciado una investigación preliminar contra Mendizabal ante la gravedad de los hechos.

Mendizabal ha sido recluido en un monasterio y ‘condenado’ a terapia “psicológica y espiritual” por parte del Obispado, que da por probados en vía interna los “tocamientos deshonestos” contra las dos primeras víctimas. La Iglesia católica, sin embargo, no había dado traslado de sus pesquisas internas a la Fiscalía hasta ahora que la titular del ministerio público en Gipuzkoa, Idoia Zuriarrain, ha iniciado una causa de oficio.

El tercer caso en Gipuzkoa fue puesto en conocimiento de Munilla al día siguiente de estallar esta crisis. En una entrevista privada, el hombre le dio testimonio de lo ocurrido con Mendizabal en 1994, lo que amplía a once años los años bajo sospecha de un sacerdote muy conocido y que contactaba frecuentemente con menores por su condición de catequista y responsable de actividades de tiempo libre. Munilla ha explicado que el denunciante está dispuesto a acudir a la justicia civil, en referencia a la vía penal.

El problema, en todo caso, es que los hechos están claramente prescritos. Sólo a partir de 2004 se estableció como garantía para proteger a los menores que el plazo de prescripción, de diez años en los supuestos más graves, se empezará a contar a partir de que la víctima cumpliera 18 años. Fuentes judiciales, en todo caso, matizan que la denuncia será importante para ir completando el puzle de lo ocurrido en la Iglesia guipuzcoano y recalcan que la reclamación de daños morales mediante la solicitud de indemnizaciones económicas no tiene limitación temporal.

Munilla, en la rueda de prensa, ha animado a las posibles víctimas de abusos sexuales a dar el paso de denunciar. Sin embargo, él mismo fue objeto de polémica al negarse a concretar en un juicio lo que sabía de un caso que afectaba a un menor discapacitado que conoció en su etapa de párroco de Zumarraga, según publicó ‘El Mundo’ en 2009. El ahora prelado se acogió al secreto de confesión para no revelar determinados datos a pesar de haber impulsado él mismo esa investigación.

No es el primer caso de abusos que sacude a la institución religiosa en el País Vasco, que no es ajena a lo descubierto a nivel mundial. Además del caso en investigación con un numerario del Opus Dei que ejercía de tutor en un colegio masculino en Leioa, Gaztelueta, en Vitoria la Iglesia pidió disculpas en 2014 y sólo después de que el caso saltara a la prensa a un hombre que aseguró haber sido víctima en 1983.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha