eldiario.es

Menú

El gran frontman del Heavy Metal

Respeto mucho a Dee Snider. Quizás no tenga tras de sí la discografía más brillante del género, de hecho no la tiene, pero cuando se pone ante el micrófono es capaz de levantar a un cementerio entero

- PUBLICIDAD -
Dee Snider

Dee Snider

Respeto mucho a Dee Snider. Me atrevería a decir que su trayectoria es intachable. Quizás no tenga tras de sí la discografía más brillante del género, de hecho no la tiene, pero cuando se pone ante el micrófono es capaz de levantar a un cementerio entero. Empiezo a temer que a Dee (Nueva York, 1955) sólo se le dé el reconocimiento que se merece si sufre alguna desgracia o si fallece prematuramente, como le ocurrió a Dio. Acaba de cumplir 60 años y prácticamente nadie le incluye en la lista de los cinco mejores frontman del Heavy Metal. Es más, nadie de los que vais a leer esto le situariais como el mejor si os pido una lista de los más grandes. No estoy diciendo que lo sea, ojo, pero si combinásemos diversos ingredientes de valoración (forma física, voz, carisma, simpatía, entrega en el escenario, profesionalidad), la media superaría a la de muchas supuestas estrellas.

Dee se acaba de meter en un lío que le está costando bastantes críticas en las redes sociales, que son ese basurero donde sale lo peor de la gente, hasta de la gente buena. A mediados de septiembre, durante un concierto en Minnesota, bromeó con el público que coreaba al unísono “I wanna rock”: “os agradezco que me ayudéis pero no soy Vince Neil (cantante de Motley Crue). Yo puedo cantar, mirad!”. El aguijonazo tiene su coña, pues todo el mundo sabe que Neil se encuentra en un estado bajísimo desde hace años, y que su voz actual es sólo una sombra de lo que en su día fue. Snider también ha arremetido últimamente contra Scorpions y Judas Priest por sus farsas de gira de despedida. Twisted sister harán en 2016 su último tour, en una retirada que ha acelerado la muerte de AJ Pero.

Otra de sus últimas enganchadas ha sido con Paul Stanley. Snider censuró que Kiss sigan empleando los mismos personajes que pertenecieron a Peter Criss y Ace Frehley. Stanley respondió muy cabreado, pero es otro que se arrastra por los escenarios y que no resiste la más mínima comparación con el neoyorkino. No creo que Dee haya dicho ninguna mentira, en todo caso se ha quedado corto, pero sus palabras le van a recortar aún más espacio en el starsystem. En el Metal también hay casta.

Sin embargo, le ves en el escenario y tiene pocos rivales. Mantiene una forma física espectacular, marcando hasta el último de los músculos del cuerpo. No falla una nota ni se queda corto en ninguna interpretación, al contrario, va sobrado y no deja de correr y saltar durante la actuación. Bromea constantemente con la audiencia y derrocha energía, al contrario que esos tristones que están arriba pegados al micro como podían estar en el sofá viendo una serie. Es culto y polifacético: puede cantar con una orquesta sinfónica y componer una obra navideña como la que va a representar este año en Toronto.

Le he visto poner en pie a decenas de miles de personas amuermadas, con la autoridad que le da estar comprometido con nobles causas, como la educación igualitaria o la libertad de expresión. Siempre estaremos en deuda con Dee por haber cogido en los ’80 el liderazgo del Heavy Metal cuando este recibía todo tipo de absurdas acusaciones desde el integrismo religioso y aquella tétrica organización llamada PMRC (Parents Music Resource Center) que lideraba Tipper Gore, la mujer del que después sería vicepresidente, Al Gore. Su intervención ante en Senado de los Estados Unidos fue uno de los puntos álgidos del Rock duro en su reclamación de respeto y libertad de expresión ante los poderes político y religioso.

Twisted Sister no son la banda con mejores canciones, pero han firmado algunos de los clásicos más memorables de nuestra vida como “We’re not gonna take it”, “The price” o “I wanna Rock”. Me diréis que hace años que no publican material de cierto nivel, y que Dee lleva unas pintas inadmisibles e indecentes, y es verdad. Que hacen siempre el mismo concierto, y  que es un osado al faltarle al respeto a Halford, Neil, Stanley o Meine, y entonces yo os diré que los únicos que se faltan al respeto son ellos mismos, al continuar actuando en condiciones deplorables. Y os diré también que cuando Snider sale a escena, empieza la fiesta, y que cuando no esté le echaremos de menos. Aunque viéndole, podría pasarse otros diez años actuando en unas magníficas condiciones. Dee Snider no será el mejor cantante ni el mejor compositor ni el que más discos ha vendido. Dee Snider es el frontman del Heavy Metal.

- PUBLICIDAD -
- Publicidad -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha