eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Acusados de fraude al Seguro Social de Guatemala defienden su inocencia

- PUBLICIDAD -
Gremio aboga por empresario preso por fraude al Seguro Social en Guatemala

Gremio aboga por empresario preso por fraude al Seguro Social en Guatemala

Los funcionarios imputados en un nuevo caso de corrupción en Guatemala destapado esta semana por un supuesto fraude al Seguro Social del país defendieron hoy su inocencia ante un tribunal.

La jueza sexta de instancia penal, Silvia de León, escuchó las primeras declaraciones de los 17 detenidos, incluido el ex secretario privado de la presidencia de Guatemala y presidente del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS), Juan de Dios Rodríguez.

"Soy inocente", dijo este viernes el exmilitar, quien dirige el IGSS tras ser nombrado en el cargo en abril de 2013 por el presidente del país, Otto Pérez Molina, para quien trabajaba como secretario privado desde enero de 2012, en el inicio de su mandato.

Rodríguez y otras 16 personas, entre funcionarios y civiles, fueron arrestados el pasado miércoles por la supuesta adjudicación anómala en diciembre de 2015 de un contrato del IGSS a la empresa farmacéutica Droguería Pisa, por 15 millones de dólares, para la atención de pacientes con insuficiencia renal.

"No tenemos responsabilidad administrativa", se defendió el funcionario de 53 años, quien fue arrestado en un hospital privado al sur de la Ciudad de Guatemala el miércoles, y donde pasó la noche hasta que fue trasladado a prisión preventiva el jueves.

El Ministerio Público (MP) también investiga la muerte de siete personas con insuficiencia renal desde enero hasta la fecha, que supuestamente habrían sido víctimas del mal servicio de Pisa, tras dos denuncias de la Procuraduría de los Derechos Humanos.

"Entre 10 y 16 pacientes renales fallecen en Guatemala al mes en promedio porque es una enfermedad catastrófica. Todos fallecen. Estén con la empresa que estén. Y eso no lo digo yo, lo dicen estadísticas mundiales", dijo Rodríguez ante la jueza.

Los fiscales del Ministerio Público y la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) divulgaron como evidencia en contra de los detenidos algunas grabaciones de escuchas telefónicas.

En ellas, el trabajador de Droguería Pisa Rodolfo García-Granados Reyes le reclama a un hombre no identificado el porqué del fracasó de otro contrato que, en un principio, creían tener arreglado.

"Ojo porque ni siquiera fue con JD verdad", se excusa el desconocido, haciendo referencia a dos iniciales que, según señalan medios locales, podría hacer referencia al nombre del presidente del IGSS o a su junta directiva.

El tribunal también escuchó una conversación entre García-Granados y Otto Fernando Molina Stalling, hijo de la magistrada de la Corte Suprema de Justicia Blanca Stalling, en la que supuestamente acuerdan entre un 15 % y un 16 % de comisión por la adjudicación del contrato de 15 millones de dólares.

Molina Stalling, también capturado y que ejerció como asesor del IGSS, supuestamente queda en evidencia en una escucha telefónica de noviembre pasado donde una voz femenina no identificada le dice "deja de andar haciendo negocios con ese tu teléfono".

El presidente del Banco de Guatemala y también implicado en la trama, Julio Suárez Guerra, se defendió de las acusaciones al argumentar que no le correspondía administrativamente verificar la contratación de Pisa.

El escándalo de corrupción en el Seguro Social es el segundo que descubre el MP y la CICIG en los últimos 45 días, después de desarticular el pasado 16 de abril una supuesta red de contrabando y defraudación aduanera que provocó el 8 de mayo la renuncia de Roxana Baldetti a la vicepresidencia del país.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha