eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Esperanza Aguirre se presenta a las elecciones sin programa electoral

La candidata a la alcaldía de la capital se limita a ofrecer a los madrileños una lista de diez compromisos para recabar sus votos

"Si alguien quiere buscar un tocho de 100 páginas no lo va a encontrar porque el suyo es un concepto distinto", explica su equipo de campaña

108 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Esperanza Aguirre, en uno de los taxis con propaganda electoral de su campaña / PP Madrid

Esperanza Aguirre, en uno de los taxis con propaganda electoral de su campaña. / PP Madrid

Esperanza Aguirre ha decidido saltarse el trámite de confeccionar un programa electoral con el que convencer a sus posibles votantes. A pesar de que el PP ha elaborado los programas marco tanto autonómicos como municipales, la candidata a la alcaldía de la capital ha solventado el asunto con una lista de diez compromisos electorales. El apartado personal de Aguirre dentro de la web del partido incluye resúmenes de todos sus actos, ventanas para sus cuentas de Facebook, Youtube, Twitter e Instagram, pero ni rastro del programa.

Lo reducido de sus propuestas le permitirá sortear una de las principales acusaciones que ha recibido su partido en los últimos cuatro años: el incumplimiento de las promesas con las que Mariano Rajoy y los suyos ganaron las elecciones en 2011. Las críticas por faltar al programa con el que concurrieron a las últimas generales parecen haber hecho mella en los conservadores, que en los últimos meses insisten en que han cumplido casi la totalidad y hasta dan porcentajes exactos. Rafael Hernando, portavoz del partido en el Congreso, lo cifró en un 91% y aseguró que los conservadores ya han convertido en realidad "368 de las 406 medidas" prometidas.

En el equipo de Aguirre defienden que ese decálogo "es el programa electoral" y que si alguien "pretende buscar un tocho de 200, 100 o 70 páginas" no lo va a encontrar. La responsable de comunicación de su campaña explica que se trata de "líneas programáticas" y que las propuestas de la candidata no pueden juzgarse por su extensión: "Un programa no tiene por qué ser mejor por ser más largo".

Siempre según sus colaboradores, lo que Aguirre ha hecho es "un concepto distinto" en consonancia con el modelo de ciudad y Administración "más pequeña y cercana al ciudadano".  Así, insisten en que el decálogo de compromisos es lo que refleja fielmente su idea y no se necesita más, y que en cada encuentro Aguirre se compromete a "estudiar y a incorporar" las sugerencias de los madrileños que le parecen interesantes. Lo hace, según su entorno, "sobre la marcha".

El primer punto de su decálogo está dedicado a su promesa estrella: la bajada de impuestos. Es el más desarrollado aunque se limita a seis líneas, las suficientes para anunciar que, si gana, bajará el IBI al mínimo legal (0,4%) y subirá la bonificación a la vivienda habitual en el caso de las familias numerosas. También promete "exigir" que el valor catastral vuelva "a niveles previos a la crisis" y rebajar las plusvalías por debajo del 25%.

En esa propuesta, y en las que se compromete a publicar en tiempo real todos sus gastos y los de sus concejales o a plantar árboles en todas las aceras de la ciudad con más de 2,5 metros de anchura, se acaba la concreción. El resto de las medidas son mucho más genéricas. Por ejemplo, un futuro Madrid "más libre" y con trámites más simples para obtener licencias. Todo lo que aclara sobre ello es que "estará permitido todo lo que no esté prohibido". La referencia a la mayor libertad le hizo merecedora recientemente de una corrección en toda regla por parte de Ana Botella: "Un Madrid más libre, lo dudo, Esperanza".

El punto cuatro, en el que promete una Administración más cercana al ciudadano, se limita a enunciar que se "descentralizará la gestión de todas las competencias que afectan directamente al ciudadano en las Juntas Municipales de Distrito".

Uno de los capítulos más desarrollados, el que afecta al deporte, está fuera de esos compromisos y para encontrar los detalles hay que buscarlos en la cuenta de Twitter del PP madrileño. En él, Aguirre sí concreta en qué barrios pretende abrir nuevos centros, cuáles quiere remodelar, cuánto se ampliará el horario de los ya existentes y que "antes de los 9 años" todos los niños sabrán nadar. En atención a los "runners",  también ha prometido una pista cubierta y otra al aire libre, así como mejoras en la iluminación y señalización.

Cristina Cifuentes, candidata a la presidencia de la Comunidad de Madrid, sí ha optado por un programa electoral completo. Divididas en 22 apartados, Cifuentes ha hecho públicas las más de 300 medidas que se compromete a hacer realidad si logra gobernar y precisa que todas "están cuantificadas económicamente". La aspirante a suceder a Ignacio González asegura que las cumplirá todas y que, si no, se irá sin aspirar a una reelección. 

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha