eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

ENTREVISTA | Patricia Reyes (C's)

"Me parece una locura comparar la gestación subrogada con la prostitución"

La portavoz de Igualdad de Ciudadanos, Patricia Reyes, defiende la propuesta de su grupo sobre gestación subrogada y rechaza que sea "mercantilizar" a la mujer

"A mí que se me niegue la capacidad para decidir sí que me parece aberrante"

"En la lucha por la igualdad se está viviendo cierto parón. Cada vez hay más machismo entre los niños y los jóvenes"

201 Comentarios

- PUBLICIDAD -
La portavoz de Igualdad de Ciudadanos, Patricia Reyes.

La portavoz de Igualdad de Ciudadanos, Patricia Reyes. Marta Jara

Patricia Reyes (Madrid, 1973), es diputada por Madrid de Ciudadanos, portavoz de Igualdad en el Congreso y responsable del Área de Mujer y LGTBI de su partido. Ocupa la secretaría cuarta de la Mesa del Congreso. Además, forma parte de la subcomisión que está abierta en la Cámara baja sobre violencia de género, un tema que como abogada conoce bien. 

La diputada ha sido, junto al propio Albert Rivera, la principal impulsora de la controvertida proposición de ley sobre gestación subrogada que ambos presentaron el pasado miércoles en el Congreso.

Asociaciones feministas, algunos colectivos homosexuales y el  Comité de Bioética de España (CBE), que asesora al Gobierno sobre materias relacionadas con la ética y la salud, se han manifestado en contra al considerar que todo contrato de gestación entraña una explotación de la mujer y un daño a los intereses superiores del menor.

En esta entrevista, Reyes sostiene que la propuesta de su partido es absolutamente "garantista" y  no supone ningún menoscabo para la mujer.

Cumplimos 40 años de democracia. Se ha avanzado en igualdad, pero lentamente. ¿Por qué vamos tan despacio?

Creo que en la lucha por la igualdad se está viviendo cierto parón. Lo estamos viendo por los jóvenes y los adolescentes. Cada vez hay más machismo entre los niños y los jóvenes. Se ha avanzado, pero las mujeres seguimos desde hace bastante tiempo estancadas en muchas cosas. Por ejemplo, cobramos el 25% menos que los hombres. Es como estar ancladas en el feminismo, digamos, antiguo y nos cueste avanzar hacia otros caminos, aunque algunas estamos en ello.

Y si se avanza siempre es gracias a gobiernos de izquierda, que son los que han impulsado las leyes. Parece que a la derecha esta lucha no le preocupa.

Bueno, yo no sé si le preocupa o no le preocupa. Es verdad que a la parte social la derecha no le ha dado la importancia que debería. Y es verdad que en igualdad se ha avanzado pero también hemos ido para atrás. Si no avanzamos en el empleo femenino, hacemos un flaco favor a las mujeres. Hace falta una combinación de políticas económicas y sociales para que las mujeres podamos avanzar.

¿Qué ha aportado Ciudadanos a esta lucha en estos dos años que lleva en el Congreso?

Esta semana sin llegar más lejos defendía yo desde la tribuna los permisos parentales igualitarios que son fundamentales para que la mujer se incorpore al mercado de trabajo. La tasa laboral, cuando llega la hora de ser padres y madres, en los hombres aumenta y en las mujeres desciende. Lo de los permisos igualitarios es algo fundamental para que nos acostumbremos a educar a los niños en igualdad de condiciones, en la corresponsablidad. Eso es algo que hemos conseguido nosotros mientras otros siguen gritando y levantando banderas todo el día, pero al final no han conseguido nada. Y el PP nunca ha querido poner en marcha esas medidas.

También estamos peleando por empezar con las políticas que tienen que ver con la conciliación, pero nos cuesta un poquito. El Congreso es el ejemplo más claro. Estamos intentando por todos los medios que se cambien los horarios y que se organicen mejor los plenos pero no hay manera. Lo de la conciliación es curioso, todos los grupos dicen que están a favor y luego se oponen dentro. Nosotros volveremos a presionar y haremos un escrito a la presidenta pidiendo que se ponga en marcha esas medidas para que se retraten todos los partidos.

Su partido, sin embargo, sigue sin creer en las cuotas.

Ese es un debate que sigue abierto en nuestro partido. Yo personalmente estoy a favor de las cuotas pero sí que entiendo que a veces también pueden ir en contra de las mujeres porque no se nos reconoce cómo se debería nuestra valía. Siempre que hemos conseguido estar ahí se dice que es porque somos una cuota. Como una medida coyuntural, puede ser una solución pero por ahora no lo tenemos del todo claro. Hay voces a favor, como la de Luis Garicano. Es un debate abierto y que debemos afrontar con responsabilidad.

¿Cree que si no se hubiera aprobado la ley de Zapatero los partidos políticos habrían formado listas paritarias?

Yo creo que la sociedad obliga también y que estamos muchas mujeres ahí que estamos levantando la voz. No sé lo que habría pasado si no se hubiera aprobado esa ley. La ley es verdad que sirvió para que directamente hubiese paridad pero creo que la sociedad, igual no tan rápido, pero habría ido evolucionando para que hubiera esa paridad.

¿Las mujeres de Ciudadanos se sienten bien tratadas por sus compañeros? Usted es la portavoz de Igualdad. El otro día presentaron la ley de gestación subrogada Rivera y usted. Usted se quedó en un segundo plano mientras Rivera llevaba la voz cantante en un tema de su área y que afecta directamente a la mujer. No es la primera vez que pasa. Todas las preguntas las contestó él. ¿No le molestó?

No, porque precisamente fue por una cuestión mía. Albert ha estado muy encima de esta ley, la hemos llevado mano a mano. Él me llamó esa misma mañana, yo estaba en la Mesa del Congreso, para decirme que íbamos a hacer la rueda de prensa. Le dije que me pillaba en mitad de algunas cosas y que no me daba tiempo a prepararme. Te puedo incluso enseñar la hora de la llamada. Y fue cuestión mía. Pero, además, también es una cuestión de comunicación. Los portavoces son los portavoces que son, pero Albert es el presidente del partido. Él me ha dado todo el protagonismo que quiero en esto, y si yo me he quedado atrás ha sido porque tenía otras obligaciones y no pude ese día asumirla. Pero, vamos, me siento perfectamente tratada. Cada vez mejor.

Ese proyecto de ley sobre la gestación subrogada que ustedes acaban de presentar abre un fuerte debate y siembra demasiadas dudas. Tampoco parece que haya un clamor social. ¿Por qué les ha parecido tan urgente regular ese asunto?

¿No hay un clamor social?. Creo que el debate está abierto hace mucho tiempo. Sí que existe ese debate. Hay muchísimas personas que están acudiendo al extranjero para poder ser padres y madres porque no tenemos aquí las vías que les permitan serlo. Y nos lo están reclamando. Ahora mismo estamos en un limbo, es algo que no esta regulado. Hay muchos niños a los que no se les está inscribiendo en el registro y eso es tremendo, sin sanidad, sin nada de nada, y son niños españoles. Es un problema que existe y se debe solventar. Creo que vivimos en una hipocresía absoluta. Ahora mismo se permite que existan un montón de empresas que son intermediarias y esas empresas están acudiendo a países no seguros donde sí que se está explotando a las mujeres. Y hay muchos españoles que van y eso no lo saben.

Muchas asociaciones feministas y mujeres que no lo son, e incluso parejas homosexuales, rechazan la ley porque dicen que mercantiliza el cuerpo de las mujeres. Hay quien lo considera como un modo de prostitución.

Me parece una locura comparar la gestación subrogada con la prostitución. Si es altruista, ¿por qué mercantiliza el cuerpo? ¿Las mujeres no tenemos capacidad para decidir? A mí que se me niegue la capacidad para decidir sí que me parece aberrante a día de hoy. Nosotros hemos hecho una ley, en la que, por cierto, hemos trabajado muchos meses en ella, para que sea lo más garantista posible y que asegure que la mujer tome la decisión libremente. ¿Por qué no voy a poder yo, una persona que tengo capacidad de decisión y estoy bien psicológicamente, tomar esa decisión y ayudar a otras personas? No mercantiliza.

Si hay de por medio contraprestaciones económicas y un contrato, ¿eso no es mercadear con el cuerpo de una mujer?

No. En nuestra ley no hay una contratraprestación para que la mujer se lucre. ¿Y adoptar? ¿Eso es mercantilizar a los niños? No. Hay un contrato detrás.

No es lo mismo, porque no se alquila ningún vientre.

Pero es que no estamos alquilando nada, y las mujeres no somos vientres. Lo que hay es una generosidad absoluta por parte de la mujer, que a ella le beneficia porque... mira, el otro día hicimos un acto y tuvimos a una mujer que había gestado para otras personas y ¡si vierais la relación que tenían los tres! ¡Solamente había amor y solidaridad entre personas! Yo siempre digo que lo mejor es conocer a esas familias que han sido padres y madres por gestación subrogada y la relación que tienen con la mujer que ha gestado para ellos. Es que solamente hay amor, relaciones de solidaridad entre personas. A mí todo eso me parece maravilloso y yo también tenía prejuicios cuando empecé. 

Patricia Reyes, durante la entrevista

Patricia Reyes, durante la entrevista Marta Jara

¿Hay mucha demanda de casos? ¿Hay un porcentaje alto o bajo que ha recurrido a estas técnicas?

Es que como no está regulado hay mucha oscuridad. Pero demandas, hay muchísimas. Las asociaciones dicen que hay como alrededor de mil familias al año que acuden fuera de nuestro país. Pero, claro, son los que tienen mucho dinero y pueden costearse eso en Estados Unidos.

Pero también va a costar mucho dinero la gestación subrogada que ustedes proponen.

¡Pero si estamos diciendo que va a ser altruista!

Ya, pero se paga.

Algo costará pero no es como irte a Estados Unidos o a Canadá y tener que pagar los desplazamientos, los tratamientos y los intermediarios que haya. Nada que ver con nuestra ley.

¿Qué les hace pensar que una mujer que tiene una situación económica solvente, otro hijo sano, querría prestarse a ello? Deme un motivo convincente.

Hay gente buena en este mundo, hay gente muy buena y eso es lo que cuesta creer. Yo invito a conocer a una de estas familias. Hay gente que dona órganos, hay gente que dona sangre, o que se va tres años de su vida para ayudar a niños en África. ¿Por qué no? Luego al final obtienen una familia, mantienen una relación con esa familia y ven a estos niños crecer.

Pero ese vínculo con la madre gestante lo pierden. La ley no piensa en los derechos de ese niño o niña. Se le borrará su filiación.

No. Nuestra ley lo que dice es que la mujer que gesta no va a aportar material genético suyo. No, no se le va a borrar su filiación genética. La mujer que gesta no es la madre, la filiación es la de los padres subrogantes que mantienen una relación con la gestante y ese niño lo sabrá. Los que hemos visto nosotros forman parte de esas familias porque al final se convierten en una familia, tienen una relación maravillosa. Lo que pasa es que es algo nuevo y nos cuesta abrir la mente a eso. Ya pasó con la reproducción asistida. Entonces todo eran argumentos en contra, los niños probeta eran una locura, una aberración y hoy en día leemos eso y decimos, ¡por Dios, cómo podíamos ser tan retrógrados!

Cuesta trabajo creer que sin dinero de por medio vaya a haber voluntarias.

Créeme que hay mujeres que lo hacen de manera totalmente libre. Yo no digo que vaya a ver ahora 800 madres por día que se pongan a la cola para entrar en el registro. No. Esto es solo abrir un camino y permitir que la gente decida. 

¿No es una ley muy elitista? ¿No ven mejor optar por agilizar las adopciones?

No es elitista. Al contrario. Elitista es ahora para la gente que tenga dinero y que se pueda ir Estados Unidos o Canadá. Y con respecto a las adopciones, me estoy dejando la piel desde la anterior legislatura para que se desbloqueen. Nosotros lo que queremos es facilitarle la vida a la gente. Hay muchísimos modelos de familia. Entre ellas la de las adopciones y están bloqueadas en nuestro país. Es una vergüenza. Y que quede claro que Ciudadanos es el único partido que ha presentado en esto iniciativas, llevamos como siete. Habrá un reglamento en breve.

Usted está trabajando también en la subcomisión del Congreso sobre violencia de género. Llevamos en estos pocos meses más de 37 mujeres y media docena de niños asesinados. Los grupos no se ponen de acuerdo y seguimos sin un pacto de Estado. ¿A qué esperan? 

Es tremendo, sí. Estamos trabajando muy duro, queremos hacer esto bien, aunque se han tenido que retrasar los trabajos al 31 de julio por una serie de problemas que espero que se solventarán. Yo no quiero echar la culpa a nadie, debemos trabajar con lealtad. Mi grupo no quiere que se reviente el pacto porque lo que hay detrás de esas mujeres que han sido asesinadas es muy grave y tenemos que conseguir ese pacto como sea y va a salir adelante. Pero las medidas no pueden venir solas, deben ir acompañadas de una financiación, de una memoria económica, y el Grupo Popular debe comprometerse a ello.

¿La ley que impulsó Zapatero hace más de diez años se ha quedado ya corta?

No es que se haya quedado corta, pero es verdad que hay que ampliar todas las formas de violencia machista, como nos dice el Convenio de Estambul. Porque para nosotros es violencia machista, es más contundente el término, y la gente tiene que saberlo. Eso de que es de género es un eufemismo que no hace pedagogía. En eso estamos de acuerdo Podemos y Ciudadanos, que se debería cambiar el término. Porque también está la violencia sexual, que es una forma de violencia machista, y a todas esas víctimas hay que ampararlas.

Otro problema es que muchas de las medidas que están en esa ley de violencia de género no se ponen en marcha. Y además hay otro problema de dinero y de formación brutal de todos los agentes que intervienen. Los juzgados están saturados completamente. Y tampoco conseguimos que las mujeres denuncien. Casi un 70% no lo hace porque muchas ni siquiera lo identifican.  

¿Si no denuncian, no será también porque no se sienten amparadas?

La mayoría es por miedo, porque viven una situación en que ya no tienen ni voluntad. Por eso hay que seguir trabajando y en eso estamos para que se sientan amparadas a través de los servicios sociales y de otros mecanismos que se queden un poco al margen de la vía judicial, aunque la vía judicial también. Pero hay que empezar por la identificación. La violencia machista ha ido mutando, ahora está también en las redes sociales y hay que ir adaptando la ley a esos cambios.

Hay sentencias aberrantes que claman al cielo, que permiten régimen de visitas o custodia compartida a los hijos pese a haber por medio denuncias de maltrato. Apenas hay ayudas para los huérfanos o para los familiares que se quedan con ellos.

Es tremendo, pero estamos en ello. Ya se aprobó una iniciativa en ese sentido de ayuda a los huérfanos y en la subcomisión lo estamos tratando. Ciudadanos ha pedido que en ningún caso se incluya la custodia compartida ni régimen de visita a los maltratadores. Hay que llevar un seguimiento ahí. Los puntos de encuentro a veces crean problemas porque no están funcionando como deberían. Estamos trabajando y todo eso está muy identificado, hemos tenido muchas comparecencias pero nos tenemos que poner de acuerdo para que esto salga adelante. Los niños ya han sido reconocidos como víctimas directas de esa violencia para que tengan toda la seguridad.  

¿Ciudadanos entonces ya se ha aclarado con lo que es violencia machista y la doméstica intrafamiliar? Porque en el programa electoral no estaba claro.

Hace muchísimo tiempo. Si es que no hubo problema. Yo creo que fue una mala interpretación o que alguien cometió un error en algún municipio, no lo sé muy bien. Nosotros siempre hemos tenido muy claro lo que es la violencia machista y lo que es la violencia intrafamiliar, que también existe. Sobre eso también hay que trabajar pero hay que hacerlo por otro lado.  La violencia machista está aquí y estamos demostrando lo que estamos haciendo y tenemos claro que hay que luchar contra ella porque es una violencia estructural muy grave. No hay que mezclar cosas. Y decir que las mujeres son asesinadas. Hay que ser muy contundente en todo eso.

Estamos en la semana del Orgullo y ahora todos los partidos se suben a la cabalgata. Incluso el PP en la Comunidad de Madrid se suma a los festejos cuando recurrieron la ley de matrimonio homosexual. ¿No hay bastante oportunismo e hipocresía en todo esto?

El PP no se ha sumado en todos sitios a los festejos. En Boadilla no, que yo soy de allí y hemos pedido que se ponga la bandera en el Ayuntamiento y no ha querido el alcalde. No sé si habrá hipocresía, en nosotros no. Nosotros defendemos la libertad de las personas. Somos un partido liberal progresista. 

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha