eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Roma despide a Andreotti con una sencilla e íntima ceremonia religiosa

- PUBLICIDAD -
Roma despide a Andreotti con una sencilla e íntima ceremonia religiosa

Roma despide a Andreotti con una sencilla e íntima ceremonia religiosa

Cientos de personas se congregaron hoy a las puertas del céntrico templo romano de San Juan de los Florentinos para dar su último adiós al que fuera siete veces primer ministro de Italia, Giulio Andreotti, quien manifestó en vida que quería que sus funerales fueran de carácter privado.

El féretro, seguido de sus familiares, fue introducido a las 17:10 hora local (15:19 GMT) en el templo en cuyo interior le esperaba una delegación de representantes de las principales instituciones italianas como Pietro Grasso, presidente del Senado, el alcalde de Roma Gianni Alemanno o los ex primer ministros Ciriaco de Mita y Arnaldo Forlani.

Según comunicaron fuentes cercanas de la familia a los medios italianos, el propio Andreotti dejó encargado en vida que sus funerales no fuesen de Estado sino que se celebrasen en una misa en su parroquia con sus más estrechos familiares.

La misma iglesia, de San Juan de los Florentinos, donde se encontraba con sus seguidores que le esperan para charlar con él y recibir sus donativos.

Entre los asistentes se encontraba también la hija del fundador de la democracia cristiana italiana y padre de la Unión Europea Alcide de Gasperi, Romana.

La relación entre Andreotti y De Gasperi era muy estrecha y según el historiador Indro Montanelli "cuando entraban en una iglesia, De Gasperi hablaba con Dios y Andreotti con el cura".

Andreotti, que ha sobrevivido a seis papas, fue enterrado con un traje azul marino y un rosario entrelazado en las manos.

Andreotti, romano de nacimiento y conocido como "Belcebú", "El Divino" o "El Jorobadito", entre otros apelativos, ha sido el símbolo del político italiano por antonomasia y los medios de comunicación italianos se han volcado con su figura.

Asimismo acudió a despedirle una delegación juvenil del equipo de fútbol AS Roma del que era "tiffoso".

Además, cientos de romanos se agolparon en el exterior de la iglesia para dar su último adiós, entre aplausos, al político que se sentía ante todo, romano y católico.

Preguntado en una ocasión sobre cómo quería su epílogo, respondió: "Nombre, fecha de nacimiento, fecha de muerte. Las palabras son epílogos todas iguales. Al leerlas uno se pregunta; pero si todos son buenos. ¿Dónde está el cementerio de los malos"?.

Con su muerte, se van a la tumba algunos de los más importantes secretos de Estado en Italia. "Conozco algunos secretos de Estado, pero me los llevaré al paraíso. Nunca me gustó la política espectáculo", confesó en una de sus últimas entrevistas en 2009.

Andreotti deja a su mujer, Livia, que fue siempre su mejor confidente y a cuatro hijos.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha