eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Las deudas ahogan a los refugiados sirios en el Líbano

- PUBLICIDAD -
Las deudas ahogan a los refugiados sirios en el Líbano

Las deudas ahogan a los refugiados sirios en el Líbano

Casi el 90 % del millón de refugiados sirios que se encuentran en el Líbano están muy endeudados, según un sondeo de las agencias de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) y para la Infancia (UNICEF), y el Programa Mundial de Alimentos (PMA).

Los datos obtenidos, que reflejan la situación de 4.000 hogares y de más de 100.000 familias de refugiados, muestran que el nivel de endeudamiento de los refugiados ha crecido un 22 % este año.

La media de deuda acumulada cada mes por cada familia de refugiados sirios es de 842 dólares, 180 dólares más que en 2014.

Actualmente, el 75 % de esos hogares están comprando comida a crédito, mientras que hace un año eran el 30 %.

Una de las razones de este aumento son los recortes de la ayuda que tuvo que realizar el PMA debido al déficit de financiación de sus operaciones en los países vecinos de Siria que acogen refugiados.

Si el año pasado tres cuartas partes de los refugiados recibían de ese organismo 30 dólares al mes para alimentación, actualmente esa ayuda ha descendido a 21,60 dólares y sólo la obtienen algo más de la mitad de ellos.

Esta crisis ha provocado que el 70 % de los refugiados en Líbano vivan por debajo de la línea de pobreza del país, situada en los 3,84 dólares por día.

La situación de precariedad entre los refugiados está dando lugar a que las familias manden a trabajar a sus hijos en vez de enviarlos a la escuela.

Además, las autoridades libanesas han aumentado recientemente las trabas para que los sirios puedan quedarse en el país, lo que a su vez dificulta o hace imposible su acceso al mercado laboral.

Los permisos de residencia deben renovarse ahora cada seis meses y, para ello, los refugiados en edad de trabajar tienen que comprometerse por escrito a que no lo harán.

Todo este compendio de dificultades empeora el endeudamiento de los sirios, que no sólo empeñan sus pocas pertenencias, sino que también se arriesgan a perder la confianza de sus acreedores, lo que complica las relaciones entre su comunidad y la comunidad que les acoge.

Para no agravar su situación, el ACNUR pidió que se permita a los refugiados trabajar en algunos sectores en los que hay demanda, como la agricultura o la construcción.

Ese organismo planteó la necesidad de aumentar la inversión en la economía libanesa y ayudas directas para los negocios locales con el fin de multiplicar las oportunidades de sustento de los libaneses más desfavorecidos y de los refugiados.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha