Focos

Las federaciones críticas del PSOE se oponen a la celebración del congreso que propone Pedro Sánchez

Las direcciones de Andalucía, Castilla-La Mancha, Asturias, Aragón y Comunidad Valenciana rechazan la propuesta de Pedro Sánchez

El PSOE de Susana Díaz insinúa que Sánchez debe mandarse y le acusa de querer blindarse y usar la batalla orgánica para tapar los malos resultados electorales

En Ferraz están convencidos de que lograrán sacar adelante la propuesta en el Comité Federal y que no conseguirán cortar el paso al secretario general

- PUBLICIDAD -
Ximo Puig afirma que "Pablo Iglesias no va a poner al presidente de la Generalitat"

Los barones del PSOE junto a la presidenta del partido, Pedro Sánchez y César Luena en una imagen de archivo. EFE

El PSOE entra de nuevo en ebullición. La confirmación de Pedro Sánchez de que quiere celebrar el 39 Congreso que revisará su liderazgo en menos de un mes ha puesto en pie de guerra a las federaciones críticas. Las direcciones de Andalucía, Castilla-La Mancha, Asturias, Aragón y Comunidad Valenciana muestran su absoluto rechazo al planteamiento del secretario general, al que acusan de querer blindarse y esconder los malos resultados electorales en la batalla orgánica. 

"Debemos ir a un congreso de refundación, una vez haya un Gobierno", ha expresado el número dos de Susana Díaz, Juan Cornejo. Los socialistas andaluces se oponen completamente a la propuesta de Sánchez, que pretende celebrar unas primarias el 23 de octubre.  "No es el momento de celebrar congresos, sino de asumir responsabilidades políticas. Que cada uno lo interprete como quiera", ha advertido Cornejo.

La jugada de Sánchez ha enervado al sector crítico del partido, que tiene en Andalucía su principal fortaleza: "Ni Rubalcaba ni Almunia convocaron congresos. Cuando está en juego el partido hay que actuar con responsabilidad y generosidad", ha expresado en alusión a las dimisiones de los anteriores secretarios generales cuando sufrieron derrotas electorales. El PSOE andaluz insinúa, por tanto, que Sánchez debe marcharse.

Además, se muestra determinado a oponerse en el Comité Federal del próximo 1 de octubre a la aceleración de los tiempos que defiende Sánchez. La dirección andaluza cree que el órdago del secretario general busca esconder el batacazo del 25S. Los miembros andaluces de la Comisión Permanente, el órgano en el que Sánchez ha confirmado sus intenciones, han mostrado su rechazo, incluida la presidenta del partido, Micaela Navarro, que suele mantener una postura intermedia entre Díaz y Sánchez. 

También la federación de Emiliano García-Page ha mostrado su rechazo al considerar que no es "adecuado" abrir el debate interno en este momento. La portavoz de la organización regional, Cristina Maestre, ha advertido a Sánchez de que "no se puede esconder" la responsabilidad de unos resultados electorales "tan negativos" en un "congreso exprés".

El secretario general de Juventudes Socialistas, Nino Torre, que representa la voz de Javier Fernández en la Comisión Permanente del PSOE, también se ha opuesto al plan que defiende Sánchez.

Javier Lambán tachó la intención del secretario general de "irresponsable" la semana pasada tras filtrarse que adelantar la batalla por el liderazgo era una de las opciones que manejaba Ferraz. La dirección de Ximo Puig también es contraria a la maniobra y considera que Sánchez busca "blindarse" en el cargo, según fuentes consultadas por eldiario.es. 

El rechazo es compartido por un importante sector socialista. Eduardo Madina se ha opuesto a la celebración del Congreso y ha advertido que la maniobra conduce a terceras elecciones. 

"No voy a estar en la jugada de la dimisión en bloque pero tampoco en la de celebrar un congreso exprés", reflexionaba la semana pasada un miembro de la Ejecutiva Federal. 

En la secretaría de Organización del PSOE están convencidos de que el Comité Federal ratificará la propuesta de Sánchez, que necesita, para salir adelante, la mayoría simple de los cerca de 300 miembros que integran ese órgano. Tampoco ven factible que los críticos logren descabalgar al líder socialista mediante la dimisión de la mitad más uno de los miembros de la dirección: "No van a cargarse en los despachos al hijo de las primarias", señalan fuentes próximas a Sánchez. 

Los dirigentes afines al secretario general acusan, además, al "ruido" interno que, a su juicio, han provocado los barones durante la campaña de las vascas y gallegas. De hecho, dirigentes territoriales enfrentados con los presidentes autonómicos defienden que se adelante la "guerra total" para abandonar el cuestionamiento continuo del liderazgo.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha