eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Cifuentes recurre a la ley contra desórdenes públicos para multar a participantes de manifestaciones no "notificadas"

Delegación del Gobierno usa el artículo de "desórdenes graves" para poder sancionar a los 300 identificados durante el 27-O, a pesar de que la concentración terminó sin incidentes

La ley no prevé multas a participantes de una manifestación no registradas oficialmente, solo a sus convocantes, según varios expertos

"Me paró la policía en la calle, me preguntaron '¿Vas a la manifa?' Dije que sí y me cogieron los datos", cuenta uno de los multados con 500 euros

66 Comentarios

- PUBLICIDAD -

Al menos 300 personas están recibiendo una multa como esta, firmada por la delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, por acudir a la manifestación celebrada en Madrid el 27 de octubre y convocada por la Coordinadora 25-S contra los presupuestos.

Se trata en este caso de una sanción grave de 500 euros. El multado, J. A. C., explica a eldiario.es su versión de lo sucedido: "Yo iba en grupo andando por la calle, íbamos a Plaza de España porque allí comenzaba la manifestación", cuenta. "En mitad de la calle nos paró la policía y nos preguntó '¿Váis a la manifa?', con esas palabras. Le dijimos que sí y nos pidieron el DNI. Hasta el día siguiente no supimos, porque lo leímos en las noticias, que íbamos a ser multados".

Lo supieron al día siguiente porque Cristina Cifuentes anunció que iba a multar a 300 personas por participar en la manifestación ya que no estaba oficialmente comunicada a Delegación del Gobierno.

Sin embargo, la multa no es estrictamente por participar en una manifestación "no notificada". Aunque este hecho se utiliza para preparar el terreno y justificar la multa durante tres párrafos, en el cuarto el texto hace un requiebro y cita el artículo 23 de la Ley sobre Protección Ciudadana, que no tiene relación directa con la convocatoria irregular de manifestaciones sino con "desórdenes graves en las vías, espacios o establecimientos públicos" o los "daños graves a los bienes de uso público".

Es decir: el Gobierno multa a los participantes de una manifestación no registrada oficialemente utilizando un artículo de ley previsto para altercados públicos. Esta interpretación de la ley queda explicada mucho mejor en este artículo que publica en Zona Crítica el Doctor en Ciencias Políticas por la Universidad Complutense, Víctor Alonso Rocafort en nombre del colectivo Novecento.

"Una manifestación pacífica no comunicada, según el Código Penal ( art. 513) y la Ley de Seguridad Ciudadana ( art. 23C), en ningún caso es ilegal. Se podrá sancionar a los convocantes, pero no a los participantes. La sorprendente decisión de la Delegación del Gobierno madrileña de ir hasta el final en su amenaza, y así finalmente multar a los manifestantes del 27 de octubre, constituye un paso peligroso en el recorte de libertades políticas. Si comunicar una manifestación puede costar 6.000 euros a la persona responsable, y hoy ya sabemos que no comunicarla supone 500 euros a cada participante identificado, la conclusión parece lógica: mejor no convocar, ni tampoco acudir, a manifestaciones. ¿Es esto lo que significa “modular” el derecho de manifestación? Se trata de nuevo de la estrategia del miedo; y no es casual que se intensifique justo ahora, cuando las razones para hacer política y protestar son tantas. La Constitución Española, la Declaración Universal de los Derechos Humanos, una vez más se quedan en papel mojado".

Según esta tesis, para multar a un manifestante tienen que mediar una acusación de haber provocado algún altercado o demostrar que son convocantes, cosa que no parece probado en los hechos constatados en la multa tipo que están recibiendo los denunciados. 

Por otro lado, el de los "desórdenes graves", el seguimiento de eldiario.es de aquella manifestación habla de una concentración relativamente pequeña con final tranquilo. Varios medios de comunicación publicaron una noticia de Europa Press que titulada "Termina en Neptuno y sin incidentes la protesta contra los 'presupuestos de la deuda", donde se constataba lo siguiente:

"Pasadas las 22.00 horas a penas quedaban varias decenas de personas divididas en dos grupos: uno frente a las vallas del Congreso y otro celebrando una asamblea en el centro de la plaza. Finamente alrededor de las 22.45 la Policía ha reabierto el tráfico de la zona y los alrededores del Congreso han quedado prácticamente despejados.

A diferencia de lo que ocurrió durante las concentraciones de finales de septiembre, que se saldaron con 40 detenidos y más de 60 heridos, la mayoría de ellos en los disturbios que tuvieron lugar durante la primera jornada de protesta del día 25, la marcha de hoy se ha llevado a cabo sin incidentes y ninguna persona ha resultado detenida"

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha