eldiario.es

Menú

INTERNACIONAL

Bernie Sanders: "Donald Trump ha capitalizado la furia contra el establishment"

La reacción del demócrata que enfrentó a Clinton en las primarias refleja el sentimiento de muchos votantes que se escandalizan por el extremismo de Trump pero comparten la aparente furia de sus seguidores contra las élites

El senador por Vermont se compromete a trabajar junto al presidente electo para ayudar a los trabajadores, pero luchará contra las "políticas sexistas, xenófobas y antiecológicas" que el republicano prometió en campaña

- PUBLICIDAD -
"EE.UU. no va a votar por un presidente que insulte a los latinos", asegura Bernie Sanders

EFE

Bernie Sanders  ha reconocido que Donald Trump ha logrado ser elegido presidente de Estados Unidos porque capitalizó la furia contra el establishment que siente "una clase media en retroceso", pero advirtió que continuará desafiándolo.  

Mientras miles de personas se manifestaban en las grandes ciudades del país para  protestar contra el triunfo de Trump, Sanders, que superó las expectativas de muchos al disputarle la candidatura demócrata a Hillary Clinton, afirmó que está dispuesto a trabajar junto al presidente electo para ayudar a las familias trabajadoras.

Pero el autodenominado "socialista democrático" dijo que se "opondría fervientemente" a las "políticas sexistas, xenófobas y antiecológicas" que Trump propuso durante la campaña.

Sanders apoyó a regañadientes a Clinton  en su candidatura presidencial después de una reñida campaña por las primarias demócratas en la que los dos políticos tuvieron numerosos enfrentamientos en los que él la pintaba como representante de una élite sin credibilidad.  

Muchos analistas atribuyeron la popularidad de Sanders, especialmente entre los jóvenes, a la furia contra el establishment que emergió tras la crisis financiera de 2008. En un comunicado tras la noche electoral, Sanders remarcó que Trump también capitalizó ese resentimiento.

"Donald Trump se ha beneficiado de la furia de una clase media en retroceso que está cansada de las medidas económicas del establishment, de los políticos del establishment y de los medios de comunicación del establishment", afirma en el comunicado.  

"La gente está cansada de trabajar muchas horas por salarios cada vez más bajos, de ver que los trabajos decentes se van a China u otros países con salarios bajos, de que los millonarios no paguen impuestos y de no poder pagar los estudios universitarios de sus hijos, todo mientras los ricos se hacen cada vez más ricos".  

¡A la mierda tu torre! ¡A la mierda tu muro!

Mientras los votantes estadounidenses y los líderes mundiales empiezan a aceptar el hecho de que en la Casa Blanca habrá un republicano estrella de un reality televisivo, las personas que se oponen a Trump salieron el miércoles a las calles de forma pacífica para protestar contra las declaraciones racistas, sexistas y xenófobas que el presidente electo ha hecho públicas en los medios de comunicación.  Hubo manifestaciones en ciudades como Nueva York, Chicago, San Francisco, Oakland, Filadelfia y Seattle.

Mientras anochecía en el centro de Manhattan, la gente copó la  Sexta Avenida y marchó hacia la Torre Trump con carteles que rezaban: "No es mi presidente", " Ella obtuvo más votos" y "Saca las manos de mi coño", en referencia a un audio filtrado en el que Trump alardeaba de que podía acosar sexualmente a las mujeres gracias a su fama. Algunas personas fueron arrestadas.

Los manifestantes marcharon desde Union Square y llegaron a la Torre Trump, donde una multitud se congregó frente al edificio del presidente electo. 

"¡A la mierda tu torre! ¡A la mierda tu muro!", coreaba la gente frente a la fachada metálica de la Torre Trump, mientras una veintena de oficiales de la policía de Nueva York reforzaba barreras tras las cuales se ubicaron ocho camiones de recogida de basura llenos de desechos.

Miles de personas también salieron a las calles de  Chicago, una ciudad demócrata que apoyó mayoritariamente a Clinton. Congregados para los que los activistas llamaron "una protesta anti-Trump de emergencia", los manifestantes virtualmente cortaron la ciudad en hora punta al grito de "Trump no es mi presidente".

También se registraron durante el día grandes manifestaciones de estudiantes de instituto y universitarios, incluyendo una multitudinaria protesta estudiantil en un instituto de Berkeley, California.

Hubo protestas también en Pensilvania, Arizona, Oregón y otros estados a lo largo y ancho del país. A la tarde, en la costa oeste, la gente salió a las calles en Seattle y  Oakland, organizados bajo el hashtag #NotMyPresident (No es mi presidente).

La reacción de Sanders ante la victoria de Trump se hace eco del sentimiento de muchos votantes de izquierdas que se escandalizan por las declaraciones extremistas de Trump pero que comparten la aparente furia de sus seguidores contra las élites. 

Jeremy Corbin: "Este sistema económico no funciona"

En el Reino Unido, el líder laborista Jeremy Corbyn declaró: "El triunfo de Trump es evidentemente un rechazo a la política del establishment y a un sistema económico que simplemente no funciona a favor de la mayoría de la gente. Es un sistema que ha aumentado exponencialmente la desigualdad, el estancamiento y la caída del nivel de vida de la mayoría, tanto en Estados Unidos como en el Reino Unido".

"Este es el rechazo a un consenso económico que fracasó y a una élite gobernante que no ha sabido escuchar a la gente. Y esa furia generalizada que ha llevado a Donald Trump al poder se ha visto reflejada en agitación política en todo el mundo", agregó. 

Traducido por Lucía Balducci

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha