eldiario.es

Menú

INTERNACIONAL

Las fuerzas que rodean Raqqa aseguran que la batalla contra ISIS durará meses

"Están muy bien atrincherados, son profesionales, muchos de ellos extranjeros. Son combatientes con mucha experiencia", explica un combatiente de las milicias kurdas

- PUBLICIDAD -
El ISIS en Siria

Un voluntario de las fuerzas kurdas afirma que cada día se registran unos 50 ataques aéreos a la ciudad.

Las tropas que cuentan con el apoyo de Estados Unidos para recuperar la ciudad de Raqqa del control de ISIS estiman que la batalla para echar al grupo yihadista de su bastión más importante en Siria durará al menos tres meses, a pesar de los rápidos avances que han hecho esta semana.

Los primeros progresos encontraron una fuerte resistencia este miércoles, cuando combatientes de ISIS utilizaron un muro fortificado del siglo XVIII como defensa contra las tropas kurdas y árabes conocidas como las Fuerzas Democráticas Sirias (SDF, por sus siglas en inglés).  Las SDF han entrado a recuperar algunos barrios de la ciudad al tiempo que la rodean por fuera.

Ahora que se ha traspasado el muro y toda la ciudad de Raqqa está rodeada, el destino de los más de 60.000 residentes atrapados dentro de la ciudad es cada vez más desesperante. Un voluntario de las fuerzas kurdas afirma que cada día se registran unos 50 ataques aéreos a la ciudad y algunos testigos han asegurado que al menos la mitad de las 740 muertes de civiles el mes pasado en Siria ha sido provocada por las bombas que lanza la coalición liderada por Estados Unidos.

Vemos muchos drones bomba”, señala Paul Hatfield, un estadounidense voluntario en las fuerzas kurdas. “Hemos visto cientos de ellos desde que se inició la campaña en Raqqa”, añade.

Hatfield afirma que su unidad se encuentra en un barrio densamente poblado a unos 8 kilómetros del centro de la ciudad y que hace dos semanas que luchan por sostener el frente occidental de las SDF. “Es muy peligroso, hay muchos francotiradores de ISIS”, indica.

La inminente pérdida de la capital de su supuesto califato en Siria ha empujado al grupo terrorista al este de Raqqa, hacia Deir ez-Zor y a una franja de 320 kilómetros en el valle del río Éufrates en dirección a Irak, donde algunos líderes de ISIS se han refugiado en el pueblo de Mayadin.

La región del río Éufrates se está convirtiendo en una zona clave en un país devastado por una guerra poliédrica en la que las fuerzas internacionales buscan avanzar sobre las zonas de Siria tomadas por los terroristas.

Los diplomáticos regionales han marcado al menos cinco zonas de Siria en las que los países vecinos podrían ayudar a lograr treguas locales. Pero la complejidad del conflicto y los intereses encontrados han impedido que se llegue a ninguna solución.

Durante las últimas semanas, se han celebrado conversaciones en Estambul, Amán, Londres y Washington para lograr que la derrota definitiva de ISIS no lleve a otro conflicto aún mayor, que podría convertir Siria en un Estado residual ingobernable.

Se ha prestado especial atención al sur de Siria, donde Rusia ha propuesto establecer una de las cuatro zonas de “freno a la escalada” que abarcarían el pueblo fronterizo de Quneitra y los Altos del Golán, donde Israel cree que Irán está intentando consolidar un núcleo estratégico.

A Moscú se le ha propuesto permitir a las tropas sirias regresar a la frontera jordana, a cambio de que Irán retire sus tropas y delegados de la zona. “Es poco probable que acepten”, asegura una fuente en Estambul. “Pero los rusos quieren llegar a un acuerdo. El proceso de paz que iniciaron en Astaná no está funcionando”.

Estados Unidos se desentiende

Moscú ha asegurado que planea enviar fuerzas a Siria en dos o tres semanas, probablemente la policía militar, tras llegar a un acuerdo con Turquía e Irán. Rex Tillerson, secretario de Estado de Estados Unidos, dijo a principios de esta semana a su homólogo ruso, Sergéi Lavrov, que la posibilidad de una solución en Siria está ahora “en manos rusas”.

Posteriormente, Tillerson comunicó a diplomáticos europeos que sus palabras fueron un intento de “dejar en evidencia los engaños de Rusia”. Sin embargo, los aliados de Estados Unidos en la región sostienen que la falta de interés de Washington para llegar a algún acuerdo sugiere que el gobierno de Trump se está desentendiendo del conflicto.

El este de Siria, donde ISIS está preparando su última resistencia, es una de las dos zonas del país donde el Gobierno de Trump todavía tiene interés. La otra es el noreste, donde seis mil combatientes kurdos y árabes están atacando a ISIS con apoyo de Estados Unidos, según fuentes diplomáticas.

Ahora las cosas están girando en torno a Irán”, afirma un diplomático. “Antes todo giraba en torno a ISIS, pero las cosas están cambiando. Nadie sabe muy bien cómo terminará todo. A Irán le está yendo muy bien. Son pacientes, inteligentes y precavidos. Los estadounidenses no tienen nada con qué responder. Una posición es dejarlos en paz. ¿Pero entonces qué harán los israelíes?”, añade.

Militares y agentes de inteligencia israelíes han participado regularmente en reuniones en Jordania para discutir la situación del sur y el este de Siria. Siempre han manifestado su preocupación de que Irán consolide una presencia en esas regiones a medida que va llegando a su fin la guerra contra ISIS.

Sin embargo, en el corazón de Raqqa, no parece que ese momento vaya a llegar pronto. “Por el momento, en Raqqa tenemos cuatro frentes”, informa Hatfield. “Hace unos días tuvimos una ofensiva en la que intentamos llegar lo más cerca posible del centro de la ciudad y todavía sostenemos el frente occidental, que no se mueve desde hace 13 días”.

En este momento, mi unidad está en un barrio a unos 8 kilómetros del centro de la ciudad, donde hay complejos de edificios de 4 a 6 plantas. Los francotiradores son terribles. Tienen mucha ventaja aquí. Tienen túneles que conectan los edificios por debajo. Los hacemos volar cuando llegamos a una zona nueva, pero son muchos y se las arreglan para moverse de un lado a otro”, explica.

Están muy bien atrincherados, son profesionales, muchos de ellos extranjeros. Son combatientes con mucha experiencia, hace mucho que se dedican a esto. Intentan rodearnos a la menor oportunidad que tienen".

Nos intentan sacar ventaja en cada oportunidad”, indica este voluntario estadounidense. “Yo estimo que la operación llevará unos tres meses. El apoyo aéreo ha sido fantástico. Estamos viendo unos 50 ataques aéreos diarios. Si eso sigue así, podremos seguir avanzando”.

Los investigadores de crímenes de guerra de la ONU han denunciado  “la devastadora pérdida de vidas civiles” causada por la campaña apoyada por Estados Unidos para recuperar la ciudad.

Información adicional a cargo de Achilleas Zavallis.

Traducido por Lucía Balducci

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha