eldiario.es

Menú

INTERNACIONAL

Trump lleva al Senado a la Casa Blanca para explicar la situación con Corea del Norte

La totalidad del Senado de Estados Unidos se desplaza hasta la Casa Blanca para que altos cargos de la administración le informen sobre un posible enfrentamiento con Corea del Norte.

- PUBLICIDAD -
Trump se reserva la opción de responder a Corea del Norte sin la ayuda de China

Trump se reserva la opción de responder a Corea del Norte sin la ayuda de China. EFE

Este encuentro excepcional pone de manifiesto que para la administración Trump, el hecho de que el gobierno norcoreano siga desarrollando armamento nuclear y utilizando tecnología de misiles representa una amenaza que debe ser tratada con carácter urgente. El lunes, Trump se reunió con los representantes de los Estados miembros que componen el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas y puso de relieve que para Estados Unidos es una prioridad poner freno a los ensayos nucleares de Corea del Norte.

“La situación actual en Corea del Norte es inaceptable y el Consejo de Seguridad debe estar preparado para imponer sanciones más contundentes si este país impulsa su programa nuclear y balístico”, indicó Trump durante la reunión. “Corea del Norte representa un grave problema para la comunidad internacional y debemos resolverlo de una vez por todas”.

Corea del Norte califica de "inaceptable" el bombardeo de EEUU a Siria

El próximo viernes, el Secretario de Estado estadounidense, Rex Tillerson, se reunirá en Nueva York con los ministros de Exteriores del resto de países que integran el Consejo de Seguridad para hablar de esta cuestión. El Departamento de Estado ha avanzado que volverá a insistir sobre la necesidad de que la ONU sancione a Corea del Norte si vuelve a llevar a cabo ensayos nucleares o balísticos, con sanciones ya existentes o con otras más duras.

“Esta reunión representa una oportunidad para que el consejo de seguridad pueda debatir cómo puede optimizar el impacto de las medidas sancionadoras existentes y demostrar que no dudará en imponer nuevas sanciones ante una provocación por parte de Corea del Norte”, ha señalado Mark Toner, portavoz del Departamento de Estado.

Un gesto de impaciencia

El secretario de Estado, Rex Tillerson, y el secretario de Defensa, James Mattis, serán los encargados de informar al Senado. Este tipo de sesiones informativas con la totalidad del Senado tienen precedentes, si bien es inusual que se celebren en la Casa Blanca, ya que no dispone de salas lo suficientemente amplias que cumplan con los requisitos de seguridad que exige información clasificada de este tipo.

Fuentes de la Casa Blanca explicaron que la sesión se celebrará en el auditorio del edificio de oficinas Eisenhower, ya que se puede adaptar para eventos de estas características.

Michael Anton, portavoz del Consejo de Seguridad Nacional, ha indicado que si bien el Senado dispone de espacios parecidos, “el presidente hizo el gesto de proponer celebrar esta sesión en la Casa Blanca al líder de la mayoría en el Senado, Mitch McConnell, y este lo agradeció y decidió que se celebrara allí”. “A pesar de ello, es importante recordar que se trata de una reunión del Senado y no de la Casa Blanca”, ha precisado.

Los asistentes de los senadores no parecen estar seguros de la finalidad de celebrar esta reunión en la Casa Blanca y especulan sobre la posibilidad de que se trate de un gesto simbólico cuyo fin sea demostrar que Trump no piensa permitir una nueva provocación por parte de Corea del Norte. Otra posibilidad, es que coincidiendo con los cien días de Trump en la Casa Blanca, el objetivo sea mostrar a un presidente enérgico.

El lunes el Departamento de Estado no parecía tener constancia de que Tillerson iba a ser el responsable de informar al Senado.

Durante meses se ha especulado en torno a la posibilidad de que Corea del Norte lleve a cabo un sexto ensayo nuclear. Algunos observadores creían que se iba a producir el martes, coincidiendo con el aniversario de la fundación de las fuerzas armadas norcoreanas. Sin embargo, esto no ocurrió.

En cambio, Corea del Sur informó de que Pyongyang había organizado varios simulacros de incendios a gran escala cerca de la localidad costera de Wonsan.

En declaraciones a NBC News, la representante de Estados Unidos ante Naciones Unidas, Nikki Haley, señaló que si el gobierno norcoreano lleva a cabo un nuevo ensayo nuclear, “el presidente [Trump] reaccionará y decidirá qué medidas adoptar”.

El lunes Haley indicó que Estados Unidos no está “buscando un enfrentamiento” con Corea del Norte, pero alertó al gobierno norcoreano “de que no le diera motivos”.

Está previsto que el portaaviones estadounidense Carl Vison y otros buques se desplacen hasta la península de Corea tras llevar a cabo algunos ejercicios con la marina japonesa. El martes, el USS Michigan, un submarino nuclear de la clase Ohio, atracó en la base naval surcoreana de Busan. Según la Marina estadounidense se trata de una “visita rutinaria”.

El periódico estatal norcoreano Rodong Sinmun ha informado de que el ejército del país está preparado para demostrar su fuerza y puede hundir el portaaviones con un solo ataque.

China pide prudencia

En una conversación telefónica con Trump, el presidente chino, Xi Jinping, le pidió prudencia. Según un informe resumido de esta conversación y que ha distribuido el Ministerio de Exteriores de China, Jinping habría indicado que China “espera que todas las partes implicadas actúen con moderación y se abstengan de hacer nada que pueda provocar una escalada de las tensiones en la península”.

En los últimos días, Haley y otros altos cargos del gobierno estadounidense han destacado el hecho de que China está colaborando con Estados Unidos y ha aumentado la presión sobre el líder de Corea del Norte, Kim Jong-un.

“Por primera vez estamos colaborando con China, que se ha convertido en nuestro aliado y nos ayuda a tener a Corea del Norte bajo control. Creo que cuando tienes a Estados Unidos y a China trabajando codo con codo para redactar un comunicado que condene las acciones de Corea del Norte, estás ante una situación completamente distinta”, ha afirmado Haley.

“Están presionando a Corea del Norte, que es muy consciente de ello. Y es por este motivo que responde de esta manera. Creo que estamos ante un cambio”.

Traducción de Emma Reverter

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha