eldiario.es

Menú

Diario Turing Diario Turing

Dos aves que están en declive en la naturaleza se mudan a las ciudades

- PUBLICIDAD -
Dos aves que están en declive en la naturaleza se mudan a las ciudades

Dos aves que están en declive en la naturaleza se mudan a las ciudades

El verdecillo (Serinus serinus) y la curruca cabecinegra (Sylvia melanocephala) son dos pájaros en declive en ambientes naturales que, sin embargo, parecen haber encontrado sus hábitats y proliferan en zonas urbanas, según un estudio del Museo de Ciencias Naturales de Barcelona.

El estudio ha analizado las capacidades adaptativas de estas dos especies de pájaros mediterráneos "neourbanitas" y ha concluido que el verdecillo, un pequeño pájaro granívora usual en los parques y en ambientes agrarios, y la curruca cabecinegra, un insectívoro que elige ambientes más arbustivos, están disminuyendo sus presencia en hábitats naturales y creciendo en las ciudades.

Según el estudio, la presencia de estas dos aves en las zonas agrarias ha ido disminuyendo en los últimos años por culpa del abandono de campos de cultivo, de los cambios en los sistemas de producción agrícola y la urbanización de muchos espacios.

En cambio, la evolución de las poblaciones de estas aves en áreas urbanas ha aumentado o se mantienen estables en los últimos años.

Los investigadores del Museo conjuntamente con investigadores del Instituto Catalán de Ornitología (ICO) y la Universidad de Barcelona (UB)) utilizaron datos del proyecto SOCC (Seguimiento de Aves Comunes de Cataluña) para conocer la evolución de estas especies en ambientes urbanos y periurbanos -zonas rurales afectadas por el impacto urbano debido a la su proximidad a ciudades-.

Los ornitólogos han comprobado que el verdecillo tiene una tendencia decreciente en zonas periurbanas, sobre todo en invierno, y se mantiene estable en las urbanas.

En cambio, para el curruca cabecinegra la tendencia es de estabilidad en zonas periurbanas y decreciente en las zonas urbanas en invierno, "pero en primavera presenta una tendencia claramente creciente", según el estudio.

La conclusión es que la ciudad no les va mal: una de las especies crece en primavera y la otra al menos se mantiene estable.

Según ha informado el Museo de Ciencias Naturales de Barcelona, la segunda parte del trabajo consistió en averiguar qué necesidades tienen las dos especies para poder vivir en la ciudad.

En 80 puntos de la ciudad de Barcelona se anotó la presencia de individuos de cada especie y las características del entorno: vegetación, presión humana y estructuras artificiales.

Los resultados indican que ambos pájaros prefieren lugares con pocas estructuras artificiales y poca presencia humana.

Pero parece que las superficies duras de asfalto y cemento les molestan mucho más que las aglomeraciones de personas.

En cuanto a su alimento, al verdecillo no le gustan los parques con césped, tal vez porque el mantenimiento de los jardines y los pesticidas les dejan sin semillas.

Y a la curruca cabecinegra le gustan los jardines con arbustos exóticos, posiblemente porque producen muchos frutos comestibles.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha