eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Rajoy hace cosas

36 Comentarios

- PUBLICIDAD -

Media España se pregunta dónde está Rajoy, por qué no comparece, por qué no se pronuncia sobre nada de lo que pase en el país que preside. Esta media España, o bien pregunta por preguntar o bien no tiene Tuiter, porque a lo mejor gobernar Rajoy no gobierna pero tuitear, tuitea todos sus movimientos.

Este post tiene como objetivo que esa media España que sólo busca desestabilizar y agitar, vea la transparencia con que Mariano gestiona su agenda. Para que dejen de pensar que su presidente no aparece porque no sabe qué decir ni qué hacer. O que se esconde porque piense que salir a dar cualquiera de esos mensajes que le preparan sus 587 asesores (quinientos ochenta y siete asesores) va a traer sólo polémica porque no hay quien justifique lo injustificable.

Rajoy no se esconde, Rajoy no os teme, Rajoy no está más perdido que Botín en una mani; Rajoy lo que está es, como los catalanes, haciendo cosas.


  


¿Creíais que durante los días y semanas de huelgas y manifestaciones contra la privatización de la Sanidad Pública, Rajoy permanecía impasible? ¿O con las de Metro? ¿Creéis que no le importaba que todos los profesionales sanitarios, desde celadores hasta cirujanos, se encerraran en forma de protesta en sus propios hospitales? ¿Que él estaba quizás a la sopa boba?

No.

Él estaba donde debía estar. Donde realmente le necesitábamos.



Tan importante la #PascuaMilitar que pinchabas en ese momento en el link del hashtag y sólo él estaba hablando de ese tema.

Sin descanso, sin apenas reposar la comida, dos días después lo teníamos de nuevo haciendo cosas, en la inauguración de la línea de AVE Barcelona-Girona-Figueres. Aguantando el tirón, intentando no pensar en la realidad de lo que pasa en la calle, esa realidad con la que él tiene tanto contacto.



Así es nuestro presidente, tan confiado está de que vamos a salir de la crisis pasado mañana, que sus miras están puestas en quitar trenes regionales asequibles al bolsillo del español actual para poner líneas de AVE sólo asequibles al bolsillo del español de mañana.

Y cuando no lo tenemos apostando por una iluminación, lo tenemos apostando por otra. Porque, ¿qué necesita Madrid ahora más que nunca que unos Juegos Olímpicos que cuestan 1.500 millones de euros?


¿Que se podrían salvar varias veces la Sanidad Pública con ese dinero? Error. Lo que hay que preguntarse es... ¿atrae la sanidad a turistas de todo el mundo dispuestos a dejarse un pastizal? NO. Sólo las JMJ y los JJ.OO. lo hacen. España no puede pensar ahora en estar sana, tiene que centrarse en parecerlo; parecer sano, satisfecho, feliz. Al menos mientras la candidatura esté en pie y Madrid sea una opción factible.


Pero no caigáis en el error de pensar que Rajoy se limita a hacer cosas aquí en España. No. También hace cosas fuera.

El otro día, sin ir más lejos, en un viaje vital que se está haciendo por Sudamérica, concretamente en uan visita oficial a Perú, agradeció al Gobierno cubano sus contribuciones y su protagonismo. En ese momento estaba en Perú, pero todos esos países sudamericanos están como muy juntos y sus gentilicios riman todos: peruano, cubano, venezolano, boliviano... La cara del presidente peruano al escucharlo fue de completa indiferencia, porque obviamente un error lo tiene cualquiera. Y seguramente porque tampoco lo estaba escuchando. De hecho ni el mismo Rajoy parecía estar escuchándose. Una persona que hace tantas cosas no puede estar a todo, por eso a veces se deja simplemente guiar por lo que le escriben sus quinientos ochenta y siete asesores y lo lee con el piloto automático encendido, mientras piensa en sus cosas.



Esta media España que tanto agita puede quedarse tranquila, que Rajoy no está escondiéndose. Que mientras ella sale a la calle a patalear, mientras se rasga las vestiduras con huelgas y manifestaciones que sólo consiguen manchar la marca España, su presidente está ahí afuera dando la cara por todos y lavando la imagen que ellos ensucian.

Y ni siquiera os lo tiene en cuenta. Al revés, él mismo confesó el otro día en otra de sus visitas oficiales a uno de sus países que parecen todos iguales y no sabe uno si está aquí o allí, que se lo toma todo " con sentido del humor, que es la clave para mantenerse en este negocio".

Tanto sentido del humor tiene que el mensaje que ha dado durante este periplo por Sudamércia es el siguiente:


" Quien acuda a mi país, ya sabe lo que encontrará: una economía y una confianza puesta al día, un líder mundial en sectores clave y una puerta abierta a Europa".


La estrategia de este Gobierno, elegido por una mayoría perturbadoramente absoluta, no puede fallar. Viajando al extranjero para vender la realidad que esa media España se empeña en no ver, con un presidente que sabe lo que hace, que sabe dónde tiene que estar en cada momento, bien asesorado, sincero y con sentido del humor.


barbi




- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha