Opinión y blogs

eldiario.es

La hora del 'aggiornamento' en el periodismo

Ser periodista no es servir al poder, sino vigilarlo; no es aplaudir a la elite en un escenario de desigualdad, sino cuestionarla

En los últimos años se ha producido un despertar social y político. Pero nos falta aún un 'aggiornamento' periodístico. ¿A qué estamos esperando?

No hay nada que pueda unir más a personas de diferentes sectores que la defensa de las libertades de expresión, artística y de protesta, amenazadas por la reforma del Código Penal y la Ley Mordaza

80 Comentarios

- PUBLICIDAD -

No suelo frecuentar platós de televisión, pero este mes he asistido en dos ocasiones a una tertulia televisiva a primera hora de la mañana. Hace unos días, hablando sobre el juicio a Rita Maestre, una periodista calificó de repugnante “que alguien participe en una protesta en una capilla”. Cuando mencioné cómo en su día cierta prensa que ahora criminaliza a Maestre aplaudió a las activistas de Femen o a las Pussy Riot, esa contertulia me dijo:

“Eres periodista, usa datos certeros: las de Femen no están entrando en capillas de ningún país para actos sacrílegos y blasfemos”. Y se quedó tan ancha.

Basta con echar un vistazo rápido en Internet para ver vídeos de las de Femen entrando en capillas de iglesias tan insignes como la catedral de  Notre Dame en París o la de  Colonia en Alemania. Pero todo vale. A quienes hablamos con rigor y con información contrastada nos acusan de no usar datos certeros y quienes tergiversan se auto erigen como portavoces de la verdad.

Desde el 20 de diciembre ha crecido la manipulación mediática, el ruido, la persecución y la crispación. Se publican noticias no contrastadas y acusaciones falsas sin posteriores desmentidos y nadie asume responsabilidades. “Hay muchos nervios. Ante eso, calma”, dije en el plató. Y hubo quien se puso más nervioso aún.

Hermann Tertsch trina en twitter y  apela a Muñoz Molina porque Elvira Lindo, su pareja, hace una entrevista a Rita Maestre: “Muñoz Molina siempre ha demostrado ciertos músculo moral. Estará asqueado ante la vergonzosa baba mentirosa de Elvira Lindo sobre Rita Maestre”, escribió en la red social. El escritor contestó en su blog, sensato y rápido:

“Estoy asqueado, desde luego, pero la baba que produce mi asco es la de quienes cada día escriben y publican cosas así. Parece que lo que más les importa es sembrar cizaña, abrir heridas, alimentar el fuego. Dicen denunciar un desastre que se avecina y ellos son parte de él, hooligans diarios de lo peor”.

En la frontera de Macedonia, en suelo europeo, las autoridades han cortado el paso a los refugiados y les han lanzado gases lacrimógenos. Las imágenes de niños llorando agarrados a la valla son desoladoras. La policía los ha metido en autobuses y los ha mandado de vuelta a Atenas. Ya hay más de 30.000 refugiados atrapados en territorio griego. Pero eso no indigna los corazones de los gacetilleros que estos días se erigen en adalides del catolicismo.

En Serbia y Hungría he visto cómo padres pierden a sus pequeños en la huida; cómo las fuerzas de seguridad separan a familias y envían a sus integrantes a campos de concentración; cómo agentes golpean a niños y ancianos por el simple hecho de ser refugiados. Pero los hooligans no parecen sentirse interpelados por estos atropellos que acorde a la doctrina cristiana deberían cuestionar.

Los gacetilleros gritan escandalizados por unos títeres de ficción pero asienten ante las medidas que condenan a muchos menores a la pobreza, a la discriminación o incluso a la expulsión del país.

Aquí en España uno de cada tres niños está en riesgo de pobreza, hay pequeños que han sido expulsados de sus casas o que viven en hogares sin luz, sin gas o sin agua. Los gacetilleros gritan escandalizados por una obra de títeres de ficción a la que atribuyen 'efectos traumáticos' en niños pero asienten ante las medidas que condenan a muchos menores a auténticos traumas como la pobreza energética, la discriminación o la expulsión del país. Califican de obsceno que en el Ayuntamiento de Barcelona se lea un poema titulado Mare Nostra, pero no parecen ver tanta obscenidad en el desahucio de una familia o en los recortes en la educación pública de los niños.

En estos años ha habido gente que se ha aprovechado de lo público para hacer negocio, y entre ella hay que incluir a periodistas que no han dudado en trabajar en defensa del saqueo de unos pocos a costa de la desposesión de muchos. Y para ello algunos llegan a invocar a Dios.

El clima de persecución de la libertad de expresión, artística y de protesta está respaldado por la reforma del Código Penal y la Ley Mordaza. En base a ella pueden ocurrir cosas tan sumamente antidemocráticas como que si alguien publica en Twitter lemas de una manifestación en la que posteriormente se registren disturbios, será castigado con penas de 3 meses a un año de prisión.

No basta con responder, como hacemos, con educación y sonrisas. No basta con ignorar los insultos. No basta con demostrar un talante democrático. Es preciso colocar este debate encima de la mesa, porque se está produciendo un ataque contra libertades fundamentales. Urge la derogación de la Ley Mordaza y llama la atención que el PSOE incluya esta exigencia en sus negociaciones con IU y no en el documento acordado con Ciudadanos.

No hay nada que pueda unir más a personas de diferentes sectores que la defensa de la libertad de expresión y de protesta, pilares básicos de las sociedades democráticas. En los últimos años se ha producido un despertar social y político. Pero nos falta aún un 'aggiornamento' periodístico. ¿A qué estamos esperando?

En el ejercicio mismo de este oficio va incluida la necesidad de tener capacidad de crítica y de autocrítica, de identificar las presiones y denunciar los límites a la libertad de información. Ser periodista no es servir al poder, sino vigilarlo; no es aplaudir a la elite en un escenario de desigualdad, sino cuestionarla. No es tratar la información como mera mercancía, sino como un derecho fundamental de las sociedades libres y democráticas, teniendo presente la responsabilidad social del periodismo y deseando contribuir con él a provocar “algún tipo de cambio y a remover conciencias”, como dijo el maestro Kapuscinsky.

En ese sentido estamos obligados a subrayar los peligros que acechan: las presiones de ciertos poderes fácticos, la influencia del poder financiero en los medios de comunicación y un contexto actual en el que el continente europeo corre el riesgo de experimentar más recortes en derechos y libertades fundamentales, en nombre de la seguridad y de la defensa de la democracia.

Son tiempos que requieren compromiso y no silencio. Por eso una vez más, es preciso buscar y saber reconocer quién y qué, en medio de este infierno, no es infierno, y hacerlo durar, y darle espacio. El periodismo tiene mucho que aportar a este respecto.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha