eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

No paran de contarnos milongas

- PUBLICIDAD -

El Gobierno está tratando a la opinión pública española como si fuera un hatajo de borregos a los que no merece la pena explicar nada y menos contar la verdad. La prensa extranjera, incluso la más neoliberal y conservadora, lo está contando de forma muy distinta: y lo que se lee en ella es que los problemas de España han llegado a un punto dramático, en el que sólo la ayuda extranjera puede evitar el hundimiento financiero de nuestro país. Y lo que es peor: que es justamente el Gobierno de Mariano Rajoy el que se niega a pedirla, lo cual es un requisito imprescindible.

Esa negativa ha sido valorada por la edición alemana del Financial Times de  postura políticamente kamikaze: “España no quiere ganarse la reputación de reconocer que está tan arruinada como Grecia. Pero esa actitud está poniendo en peligro a todo el euro”, ha escrito el Suddeutsche Zeitung. 

Pero Rajoy se sigue negando a hacerlo. Posiblemente porque sabe que todos los gobiernos que han pedido auxilio financiero a Europa (Grecia, Irlanda y Portugal) terminaron, al poco tiempo, fuera del poder. Y también porque teme que si pide esa ayuda, el PP mismo puede echarle en cara su incomprensible y reiterada afirmación de que España no necesita rescate alguno y hasta pedirle que dimita.

Puede que esa sea la batalla a la que él y los suyos estén dedicando sus principales energías, mientras zorrunamente esperan que Europa reaccione sin que Madrid se tenga que mojar en el empeño. Pero en la prensa extranjera la cosa se ve de otra manera: “SOS España” titulaba a toda página el miércoles Liberation. Se cree también que dentro de no mucho Grecia abandone el euro. Y algunos dicen que los inversores internacionales temen que España e Italia corran, más adelante, esa misma suerte. Y que por eso nuestra prima de riesgo está como está.

Otro aspecto de la cuestión que nuestro Gobierno nos está ocultando es que esa Europa a la que se supone capaz de arreglar nuestros problemas de un plumazo está más dividida y débil que nunca. La situación económica italiana está empeorando y la energía del Gobierno de Monti se está agotando por momentos. “Está siguiendo un rumbo equivocado”, sentenciaba el miércoles Il Corriere della Sera, un diario que hasta hace poco lo apoyaba. La decisión de François Hollande de restaurar la edad de jubilación a los 60 años, revirtiendo su elevación a los 62 por parte de Nicolas Sarkozy, ha generado dudas hasta en un diario de centroizquierda como Le Monde. Le Figaro dice que esa decisión ha instalado la desconfianza entre Hollande y Angela Merkel.

Pero lo más inquietante es que tampoco Alemania está para echar cohetes. Esto ha escrito Der Spiegel: “El boom de la economía alemana y la caída del paro nos habían aislado de la crisis de la periferia europea. Pero esa época ya ha pasado. Y ahora la economía alemana aparece muy vulnerable”. Eso y el temor de la señora Merkel al rechazo que en muchos alemanes provocaría que Berlín pusiera grandes sumas a favor de los países europeos en dificultades, con Grecia y España a la cabeza --porque eso podría costarle el Gobierno--, hacen pensar que el Gobierno germano va a pensárselo aún mucho antes de poner un duro. Y aquí seguimos sin enterarnos.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha