eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

#15mpaRato: yo (el pueblo) acuso

- PUBLICIDAD -

@MMunera: Hoy más que nunca El pueblo, redistribuido, jamás será vencido  #ratofunding". Es uno de los miles de tuits que desde las 9 de esta mañana hacen referencia a una campaña de crowdfunding (financiación colectiva) que está destinada a marcar un antes y un después no solo en la historia de este tipo de colectivismo económico; también, si sale bien, en la historia judicial española.

En el momento de escribir estas líneas 357 españoles se han rascado el bolsillo y han juntado ya 7.345 euros para querellarse contra Rodrigo Rato y todo el consejo de administración de Bankia, la cuarta entidad financiera del país. Y en apenas cuatro horas. A 1.800 euros por hora. Y pese a que Goteo.org, la web que alberga la recogida del dinero, lleva buena parte de la mañana de hoy caída, sin servicio, debido a la saturación que provocan miles de personas tratando de informarse y donar. Enric Senabre, miembro de esta web nos cuenta que esta campaña había recibido 11.500 visitas la primera hora (9-10am) “cuando lo habitual era hasta entonces 7.800 en 24 horas”. 

Nadie recuerda una campaña con un arranque similar. Es la primera vez que ocurre algo así en esta plataforma de crowdfunding, que por otro lado lleva existiendo tan solo desde el pasado noviembre. En ese tiempo ha financiado ya 23 proyectos para el procomún, la mayoría de ellos relacionados con la cultura, la ciencia, la música o el emprendimiento colectivo en temas diversos como la agricultura biológica o las radios comunitarias.

Es la primera vez que se les presenta una iniciativa cuya finalidad sea recaudar dinero para iniciar acciones legales por la vía civil y penal, y nada menos que contra un tótem del Partido Popular, ex director del Fondo Monetario Internacional, ex presidente de Bankia y presidente aún del consejo de administración de Caja Madrid.

Senabre cree que el advenimiento de esta campaña podría explicarse por “la aceleración el último año de Internet y otras herramientas digitales como aglutinadoras y desencadenadoras de cambios”. ¿Podríais hace un año haber previsto una campaña como esta? “No. Quien diga que ya lo imaginaba miente o es tal vez un visionario”.

“Escogimos Goteo.org como plataforma por su filosofía de retorno al procomún. Esta es una acción de todos para todos”, explica una portavoz de #15MpaRato, el colectivo que abandera esta insólita y ya exitosa iniciativa.

Surgió, cómo no, al calor del 15M, “durante los días previos al 12M15M en Barcelona, mientras trabajábamos en los cinco puntos básicos que iban a debatir las asambleas”. En aquél momento había empezado ya a salpicar el escándalo que supuso la no confirmación de las cuentas de Bankia por parte de la auditoría externa, y desde el Gobierno y varios medios “había ya un claro esfuerzo por exculpar a Rodrigo Rato”, explica esta portavoz. Ahora el colectivo lo forman unas 100 personas que a su vez “tienen su propio cordón umbilical con otros tantos colectivos”. Poder distribuido.

Aparte del objeto de esta campaña, otra diferencia respecto a lo que nos tenía acostumbrado el crowdfunding hasta este 5 de junio de 2012 es que no se busca una campaña a largo plazo. “Esto es un golpe ciudadano, tenemos muy claro que nos manejamos en tiempos muy breves, no podíamos permitirnos esperar el proceso natural en Goteo.org de dos rondas de 40 días cada una. Desde el principio tuvimos claro que teníamos que lograr el dinero en 6 días como máximo”, cuentan los impulsores. A este paso lo lograrán en uno solo. “Quizá dos, como mucho”.

¿Y qué es lo siguiente? “El día 14 de junio interpondremos formalmente la querella y convocaremos un acto público en Madrid para explicársela a la ciudadanía”. La transparencia es otra de las banderas de esta acción ciudadana. En la propia página de la campaña dan cuenta de en qué se van a gastar el dinero recaudado y explican que muy probablemente hará falta más. “Sólo hay justicia para los ricos”, argumentan, ya que si los poderes públicos actuaran de oficio, no haría falta tal desembolso. Pero ahí está la acción ciudadana distribuida para hacer el contrapeso, una vez más, a las lagunas del sistema. Examinando el muro de donantes hay decenas de donativos de 5, 10, 15 y 20 euros. Pero también hay ya a estas horas personas que han puesto 500 de una tacada.

Los siguientes pasos una vez lograda la finaciación los veremos en un par de meses, cuando comiencen a testificar las 16 personas, muchas de ellas trabajadores de Bankia, también accionistas afectados por la salida a bolsa con el pie cambiado y que ya han mostrado su disponibilidad. “Es un toque de atención a todo el sistema, un sistema que en el fondo sí tiene nombres y apellidos. No es una masa uniforme”, explica. “Vamos a continuar, habrá más campañas, nos descentralizaremos de forma que podamos llevar 2 o 3 al mismo tiempo”.

Esto sólo ha hecho que empezar. Desde hoy, el crowdfunding ya no es sólo para emprender proyectos de difícil encaje en el mercado de masas tradicional. En el tiempo que ha llevado redactar este post se han recaudado mil euros más para forzar a la justicia a investigar algo que ni el Gobierno (¿ni la oposición?) ni el actual consejo de Bankia quiere que se investigue. El pueblo acusa. Y paga.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha