Malestar en La Muela por la falta de capacidad de la escuela, que carece de Plan de Autoprotección

Colegio Gil Tarín, en 2015, tras la primera ampliación

La presunta falta de seguridad y la ausencia del llamado Plan de Autoprotección han provocado el malestar de buena parte de la comunidad educativa en el colegio Gil Tarín de La Muela, hasta el punto de que algunos padres se están planteando la posibilidad de dejar de llevar a sus hijos a clase como medida de protesta.

La falta de ese plan, obligatorio por una norma estatal desde 1984, se da en otros centros educativos de la comunidad, en los que los padres han comenzado a movilizarse para reclamar su puesta en práctica.

En el caso de La Muela, las dudas sobre la seguridad del centro escolar, en el que estudian alrededor de 800 alumnos de las etapas de Infantil y de Primaria, se remontan a finales de 2017, cuando, tras un simulacro de incendio, un informe elaborado por los Bomberos de la Diputación Provincial de Zaragoza (DPZ) puso sobre la mesa la existencia de algunos factores de riesgo que, casi dos años después, siguen sin haber sido subsanados.

La histórica reivindicación de la segunda escuela

De fondo, como viene ocurriendo desde hace más de una década en La Muela, aparece la reivindicación de la construcción del segundo centro escolar en uno de los municipios zaragozanos que más creció en los años de la burbuja, en el que el volumen de niños en edad de escolarización se ha duplicado en ese periodo.

Según la Plataforma por una Segunda Escuela en La Muela, cuyos representantes comparecieron a finales de septiembre de 2017 ante la Comisión de Comparecencias de las Cortes de Aragón, un 25% de la población local se encuentra en edad infantil mientras el índice de crecimiento juvenil supera el 200%, lo que hace que el actual centro de enseñanza resulte insuficiente para absorber toda la demanda de una manera cómoda.

De hecho, los padres de los alumnos, que han hecho llegar sus reivindicaciones tanto a los grupos parlamentarios de las Cortes como a los del Congreso de los Diputados, reivindican la construcción del nuevo centro al considerar que el actual, pese a su ampliación, resulta insuficiente para prestar ese servicio al haberse duplicado la población escolar.

Una población infantil que se triplica

La población joven de La Muela ha aumentado de una manera espectacular en los últimos años, en un fenómeno inusual tanto en la estepa zaragoza, con la excepción de otras zonas de fuerte desarrollo urbanístico en la pasada década como los corredores del Huerva y del Gállego.

Según los datos del Iaest (Instituto Aragonés de Estadística), entre 2003 y 2018 los menores de veinte años pasaron de 464 a 1.418 tras haberse triplicado mientras el censo del municipio se duplicaba con creces al subir de 2.310 a 5.479.

En ese mismo periodo, en grupo de los niños de cinco a quince años, entre los que se encuentra el grueso de los de edad escolar, aumentaba a un ritmo todavía mayor al acumular un crecimiento del 344%, ya que pasó de 228 miembros a 785.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats