La portada de mañana
Acceder
La falta de control de los poderes del Estado sobre la Corona favorece el hermetismo de los movimientos del rey emérito
Entrevista - Ian Gibson: "Es lamentable que Juan Carlos I nunca condenara el régimen franquista"
Opinión - Los dueños de los datos, por Ignacio Escolar

Voto desde casa: los parlamentarios aragoneses podrán votar de forma virtual en otoño si se agudiza la pandemia

Reunión informativa de la Mesa y Junta de Portavoces con el Gobierno sobre la COVID-19

Las Cortes de Aragón trabajan a contrarreloj en la puesta en marcha en septiembre de un plan que permitirá dar un importante salto hacia el Parlamento virtual ante la posibilidad de un recrudecimiento de la pandemia provocada por la COVID-19. Desde el departamento de Informática de la institución se ha diseñado un ambicioso proyecto de reconversión virtual que posibilitará, entre otras novedades, que los diputados asistan a los plenos de forma telemática e incluso puedan votar desde casa con todas las garantías legales.

El reciente confinamiento provocado por la pandemia frenó casi en seco la actividad parlamentaria, especialmente durante las primeras semanas de estado de alarma, y puso de manifiesto la necesidad de impulsar la gran asignatura pendiente: el Parlamento virtual. Un reciente estudio sobre “El Parlamento ante la COVID-19”, elaborado por la Fundación Manuel Giménez Abad con sede en las Cortes de Aragón, realizaba una completa radiografía de lo sucedido durante el estado de emergencia en las Cortes Generales y en los Parlamentos autonómicos del país. El estudio constató el hecho de que la primera respuesta ante esta situación inesperada fue que los Parlamentos cerraron sus puertas a la celebración de actos presenciales, lo que obligó a mirar hacia la posibilidad de que la tecnología pudiera suplir esta situación.

En el caso de las Cortes de Aragón, la institución logró mantener una actividad bastante elevada, dadas las complicadas circunstancias, combinando la celebración de comisiones y plenos virtuales con mínima presencia de los diputados en el hemiciclo, y las reuniones del presidente de Aragón, Javier Lambán, con los portavoces de los grupos para informar sobre el desarrollo de la pandemia. Entre el 16 de marzo y el 10 de junio, la Cámara autonómica se volcó en el debate de iniciativas relacionadas con el coronavirus. Hubo 15 sesiones de la Mesa de las Cortes; 10 reuniones de la Junta de Portavoces, cuatro pleno, 46 comisiones, once ruedas de prensa y tres actos institucionales.

Reformas jurídicas urgentes

Letrados de la Cámara aragonesa han planteado la necesidad de acometer cuanto antes reformas jurídicas ante la posibilidad que se repitan en el futuro situaciones extremas como la pasada. A su juicio, hay dos retos tecnológicos que deben resolverse: la incorporación del voto electrónico a las videoconferencias y la participación activa de los diputados no presentes en sesiones con asistencia reducida.

Fuentes de la Cámara señalan que se está trabajando ya en un sistema que garantice la votación electrónica con todas las garantías legales, a través de la firma electrónica y la validación previa de la Letrada Mayor de las Cortes. Este método posibilitará que, a diferencia de lo que ocurre en el Congreso de los Diputados, que mucho más lento en todo el proceso, los parlamentarios aragoneses podrán votar de forma virtual hasta minutos antes de realizarse la votación en pleno o comisión, e incluso podrán cambiar el sentido del voto segundos antes.

Modificación del reglamento

Es muy posible que la reconversión virtual necesite de la ejecución de obras en el hemiciclo para la instalación de la fibra óptica. Y también irá acompañada necesariamente de la modificación del reglamento de la Cámara para dar mayor cobertura jurídica a la realización de sesiones no presenciales. En este sentido, la reforma reglamentaria podría incluir la opción de sesiones no presenciales completas (videoconferencia). La opción mixta (asistentes presenciales y otros virtuales con plenos derechos) es también una posibilidad a contemplar como opción válida.

El reglamento de la Cámara regula las votaciones en el capítulo IV y contempla la videoconferencia como algo excepcional a petición de un diputado que no pueda asistir por cuestiones de salud o personales. El artículo 129 se refiere al voto personal e indelegable y en los apartados 2 y 3 establece: “La Mesa, de acuerdo con la Junta de Portavoces, podrá habilitar excepcionalmente sistemas de videoconferencia o cualquier otro sistema técnico viable y adecuado que garantice el seguimiento de las sesiones y debates y el ejercicio del derecho al voto por el Diputado que no pudiera asistir a las sesiones de forma justificada por encontrarse en situación de incapacidad temporal, permiso de maternidad o paternidad o riesgo durante el embarazo, cuando estas situaciones imposibiliten la presencia física en la votación correspondiente. A tal efecto, el Diputado cursará la oportuna solicitud mediante escrito dirigido a la Mesa de la Cámara, en el que justificará tal imposibilidad y precisará las votaciones en las que pretende emitir el voto por este procedimiento. El voto emitido por este sistema deberá ser verificado mediante el sistema que establezca la Mesa de acuerdo con la Junta de Portavoces”.

Etiquetas
Publicado el
23 de julio de 2020 - 22:53 h

Descubre nuestras apps

stats