La portada de mañana
Acceder
La España temporal: una máquina que crea y destruye 100.000 empleos al día
Almudena Grandes, la escritora que se negó a olvidar
OPINIÓN | Salpicaduras de mierda judicial, por Elisa Beni

La asociación Long Covid presenta una queja ante el Justicia de Aragón por la "inacción" de las instituciones

La asociación Long COVID Aragón ha presentado una queja ante el Justicia de Aragón frente a "la inacción de las instituciones aragonesas con la problemática del COVID-19 persistente"

Del abandono asistencial al silencio institucional: miles de aragoneses y aragonesas llevan hasta 19 meses viviendo con COVID-19 persistente o Long Covid, "sin ningún tipo de apoyo", denuncian desde la asociación Long Covid Aragón. Aseguran que son "los pacientes invisibles" y "molestos para quienes nos atienden".

"Los médicos de atención primaria, quienes suelen conocer muy bien a sus pacientes y vieron que algo pasaba, se esforzaron por escucharnos y derivarnos a los médicos especialistas en función de nuestros múltiples síntomas. Empezó un largo recorrido por distintas especialidades, rebotando de una a otra porque “no éramos del campo de nadie”. Llevamos, contando a los afectados de la primera ola, 19 meses con síntomas muy incapacitantes que -en muchos casos- han ido empeorando con el paso del tiempo, sin respuestas", exponen en nota de prensa.

Denuncian que no tienen acceso a rehabilitación respiratoria ni a una atención médica multidisciplinar en Unidades de COVID-19 persistente de calidad, como ya existen en otras comunidades autónomas como Andalucía, Cataluña o Navarra o a "bajas y reincorporaciones laborales flexibilizadas para intentar recuperarnos mientras la investigación en el extranjero avanza y, con ella, las posibilidades de encontrar un tratamiento. Porque lo que no se busca, no se encuentra, no existe. Y de lo que no existe, nadie se ocupa".

Por este motivo, y después de más de un año y medio, han decidido poner su situación en manos del Justicia de Aragón y aseguran que los aragoneses y aragonesas "no pueden tener menos derechos asistenciales que el resto de sus compañeros de otros colectivos; porque Aragón -que siempre se ha distinguido por tener grandes investigadores- no puede quedar atrás en el camino hacia la lucha contra la COVID-19 y la atención a sus afectados, no puede abandonar a decenas de miles de pacientes a su suerte".

Tras la presentación formal de la queja del colectivo, el lugarteniente del Justicia de Aragón, D. Javier Hernández García, recibió a unas representantes de Long COVID Aragón en el Palacio de Armijo este miércoles 20 de octubre de 2021. "Le pudimos trasladar en persona la situación complicada en la que se encuentran los afectados de COVID-19 persistente en Aragón, al carecer de Unidades específicas de atención al paciente Long COVID y de formación a los profesionales de la salud por parte del Departamento de Sanidad", exponen desde la asociación.

Recientemente, la Organización Mundial de la Salud (OMS) -que ya reconoció a finales del año 2020 el COVID-19 persistente dotándole de un código de enfermedad- hacía pública una definición oficial del síndrome post-COVID-19 o Long COVID: “La afección post-COVID-19 se produce en individuos con antecedentes de infección probable o confirmada por el SARS-Cov2, generalmente tres meses después de la aparición de la COVID-19 con síntomas que duran al menos dos meses y que no pueden explicarse por un diagnóstico alternativo. Los síntomas más comunes son la fatiga, la dificultad para respirar y la disfunción cognitiva, pero también se pueden dar otros síntomas que suelen repercutir en el funcionamiento cotidiano del enfermo. Los síntomas pueden ser de nueva aparición, tras la enfermedad. Los síntomas también pueden fluctuar o puede haber recaídas con el tiempo. Para los niños, puede ser aplicable otra definición”.

Las y los afectados de COVID-19 persistente llevan "19 meses ya sufriendo malestar general, febrícula, migrañas, disnea, fatiga, trastornos digestivos, neurológicos, dolores musculares y articulares, pérdidas de memoria, erupciones cutáneas, caída del pelo, perdida de la visión de cerca o visión borrosa, roturas de uñas, moratones espontáneos que van y vienen, mareos, taquicardias, arritmias… 19 meses viviendo en el cuerpo de una persona mayor. Creemos que ha llegado el momento de que se nos escuche y que alguien nos ayude, por lo que hemos pedido amparo al Justicia de Aragón y le hemos solicitado formalmente su apoyo a nuestra solicitud de auxilio a las fuerzas políticas y las instituciones aragonesas", concluye la nota de prensa.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats