La portada de mañana
Acceder
Los sanitarios advierten de la grave situación en la Comunidad de Madrid
Villarejo confesó una operación para que Gürtel no alcanzara a la cúpula del PP
Opinión - Es el sistema, amigos, por Neus Tomàs

Mónica de Cristobal: “Las metodologías utilizadas en la semipresencialidad deberían implementarse para siempre”

Mónica de Cristobal

Este lunes comienza el curso escolar más incierto desde hace años. La pandemia ha obligado a limitar ratios, horarios y, en los cursos más altos, incluso días de asistencia de alumnos a los centros. En Aragón, tres de los cinco sindicatos de docentes han firmado un acuerdo esta semana. Mónica de Cristóbal, (Zaragoza, 1972) es la responsable en Aragón del sindicato mayoritario en el sector de la educación, CSIF.

¿Qué es lo que más preocupa a los docentes justo antes del inicio de este curso escolar tan especial?

Ahora que ya conocemos los protocolos y las medidas que tenemos que implementar, tenemos menos incertidumbre. Nos ha preocupado, verdaderamente, muchísimo; hemos estado todo el verano con un gran desconocimiento de cómo iba a ser este principio de curso. Ahora, sabiendo que va a ser, tal y cómo lo habíamos demandado, con entradas escalonadas, con protección de EPI's para los docentes, con reducción de ratios en aquellas zonas de más saturación... lo que nos preocupa es si vamos a ser capaces de desarrollar de forma presencial el curso el mayor tiempo posible, si las medidas que se han pensado van a ser efectivas. La preocupación es si somos capaces de que todos los alumnos estén en grupos burbujas, de que llevemos la mascarilla constantemente, de ser muy cuidadosos con el lavado de manos... si todos nos portamos bien, si todos tenemos responsabilidad individual, irá bien. Los docentes vamos a intentar transmitir constantemente esa responsabilidad individual a los alumnos y también la responsabilidad colectiva, pero nuestro miedo es saber si seremos capaces de evitar que nuestros alumnos tengan actitudes que no sean responsables con la colectividad. Hay un poco de miedo, pero también tenemos muchas ganas. Entendemos que la educación presencial es prioritaria, especialmente en algunas etapas educativas, porque los alumnos no sólo tienen que aprender conocimientos, sino que tienen desarrollar inteligencias múltiples: emocional, social, colectiva…

¿Cree que se han hecho suficientes esfuerzos desde la administración?

Se han hecho suficientes, pero todavía les vamos a exigir más. Creo que los esfuerzos se han adoptado tarde; imagino que esperaban a ver cómo iban los contagios. Entendemos que con las medidas adoptadas podemos iniciar el curso con el máximo de garantías y tranquilidad, aunque hay muchos centros que todavía no tienen la dotación de EPI's requerida; entendemos que les llegarán. Evidentemente, desde las organizaciones sindicales vamos a exigir que se vayan adoptando más medidas. 

Estas semanas hemos escuchado mucho esa queja sobre que las decisiones se estaban tomando tarde, ¿la evolución de los contagios permitía tomarlas antes?

No. Claro, evidentemente. Por eso hemos firmado el acuerdo. Por una responsabilidad sindical con el colectivo docente y con la sociedad en general decidimos adoptar este acuerdo de colaboración con la administración, estudiando las propuestas y exigiendo su cumplimiento, porque queremos que el curso sea presencial. Es cierto que para que fuera presencial, teníamos que estar a expensas del nivel de contagio. Todas las decisiones han llegado tarde porque se ha esperado a intentar llevar a cabo un curso presencial, aunque fuese en fase 2. Inicialmente se pensaba iniciar el curso en fase 1, con total normalidad; así se prepararon todos los docentes y todos los protocolos. Lamentablemente, hemos tenido que improvisar en los últimos tiempos. 

¿Qué se podría haber dejado cerrado en junio sin miedo a que hubiera que modificar los planes?

CSIF lleva reivindicando desde junio que se elaboraran ya los protocolos de vuelta a los centros, y que se pensaran las adaptaciones curriculares de inicio de curso, porque dejamos un trimestre sin finalizar. El problema es que se nos echó el tiempo encima preparando el final de curso. Se ocupó todo el mes de junio y parte de julio en terminar todos los informes de evaluación, todas las adaptaciones que había habido a lo largo del curso... Los equipos directivos en julio han tenido una labor inmensa con las becas de comedor, con los bancos de libros, con las matriculaciones, con la preparación de los programas y con la finalización de las memorias... Y, además, con la elaboración de un protocolo de contingencia para fase 1. Entonces, no ha dado tiempo de más. Los docentes han hecho una labor encomiable este verano y los equipos directivos, una labor titánica. Las organizaciones sindicales y la administración nos hemos reunido prácticamente todas las semanas de julio y todas las semanas de agosto, exigiendo que se fueran cumpliendo diferentes protocolos. La guía de prevención de riesgos que nos habían presentado en julio se ha quedado totalmente obsoleta para la fase 2 en la que nos encontramos ahora. Por eso, la hemos tenido que modificar.

De momento, estamos pensando en este próximo curso, pero ¿cree que algunas medidas se podrían mantener durante varios cursos?

Ojalá de esta crisis hubiéramos podido sacar una reforma estructural de nuestro sistema educativo, que tiene muchas carencias. Llevamos muchísimos años sin avanzar y sin implementar cambios profundos en el sistema educativo. Ojalá aprendamos de esta forma de improvisar la nueva educación, una nueva era con nuevas metodologías y fórmulas, tanto en la Universidad como en los cursos más altos de ESO y Bachillerato, con las plataformas, con las metodologías inversas... Ojalá la premisa que hemos tenido que hacer por obligación sirva para avanzar en estas nuevas formas de educar. Es cierto que la educación presencial no se va a poder sustituir; si se tiene que implementar durante varios años será porque, lamentablemente, no encontramos las medidas sanitarias para evitar los contagios. Sin embargo, las metodologías utilizadas en esa semi presencialidad sí deberían implementarse, porque requieren mucha más cooperación de los alumnos, más aprendizaje significativo... El alumno es mucho más importante en el “aprender a aprender”, es el artífice y el protagonista del aprendizaje.

A pesar de ese potencial de algunas metodologías, ¿le preocupa que algunas medidas nos hagan perder calidad educativa?

Mientras sea presencial, la calidad educativa no se perderá. En el momento en el que tengamos que volver a una semi presencialidad o a un confinamiento, en Infantil y Primaria, evidentemente, se perderá parte de la esencia educativa. No se perderán tanto contenidos y conocimientos cognitivos, como otro tipo de conocimientos. No sólo aprendemos a sumar y el nombre de los ríos. Tenemos que aprender a ser futuras personas: a cantar a sonreír, a compartir...

¿No pierden ya calidad los alumnos a partir de 3º de ESO, que acudirán menos días a las aulas?

No, en las etapas de los mayores no. Si las metodologías las llevamos a cabo como están pensadas, no. Evidentemente, siempre que todo el alumnado pueda disponer de los medios para acceder a esa semi presencialidad. Es decir, si el alumno va a estar tres días en clase y dos en casa realizando las labores que les encarguen, como investigar, coordinarse con otros compañeros, elaborar trabajos cooperativos, buscar información, analizar, revisar proyectos... Si el alumno que está en casa dispone de los materiales para poder llevar a cabo la parte no presencial, no se perderá calidad. Si no somos capaces desde el gobierno de dotar al alumnado con más problemas para acceder a los recursos necesarios para desarrollar la educación semi presencial, evidentemente, sí se perderá calidad educativa. La escuela pública tiene que ser garante de la calidad educativa para toda la población escolar.

Etiquetas
Publicado el
5 de septiembre de 2020 - 22:52 h

Descubre nuestras apps

stats