Sobre este blog

Arsenio Escolar es periodista y escritor. Con sus 'Crónicas del poder' –información, análisis y opinión de primera mano–, entrará semanalmente en eldiario.es en los detalles del poder político, económico, social... y de sus protagonistas.

Ministros que crecen y ministros en horas bajas

Reunión del Consejo de Ministros.

Las grandes crisis fortalecen a unos políticos y debilitan a otros, crean y destruyen reputaciones, aceleran y frenan carreras. La crisis del coronavirus es de amplio espectro -sanitaria, económica, social, cultural- y su impacto en el conjunto de la sociedad y en todos los órdenes de la vida está siendo y será notable. También en los liderazgos políticos.

"Salimos más fuertes", dice estos días de desescalada y "nueva normalidad" una de las principales campañas de comunicación y publicidad institucional del Gobierno. La ausencia de sujeto en el eslogan ha dado lugar a todo tipo de especulaciones. ¿Es el conjunto de la sociedad quien, según la campaña, sale más fuerte de los meses más duros de la pandemia? ¿Estamos solo ante una técnica de autoayuda que nos aplica el Ejecutivo para animarnos a nosotros mismos como sociedad ante las semanas, meses y quizás años durísimos e inciertos que ahora nos esperan? ¿Está el Gobierno, como critica parte de la oposición, intentando redimirse a sí mismo y autoconcediéndose benevolente ese "salimos más fuertes"?

Campañas institucionales al margen, sí parece que la coronacrisis ha impactado bastante en el Gobierno central, que en su conjunto queda por ahora vivo, contra mucho pronóstico, pero bastante magullado. ¿Y cada uno de sus miembros cómo está? Tras los ya más de cien días de pandemia, ¿quién queda reforzado y quién deteriorado en el Ejecutivo que preside Pedro Sánchez? He mandado con esa pregunta el mismo mensaje a una treintena de personas del ámbito de la política, la politología, la demoscopia o la comunicación que tienen en común el hecho de que son atentos observadores permanentes de la gestión pública. El colectivo de destinatarios del mensaje es variado y plural: de izquierdas y de derechas, de Madrid y de fuera, de distintas edades y experiencias. Les he prometido discreción y anonimato para que se sintieran totalmente libres al opinar. Me han contestado muchos, algunos incluso me han llamado para ampliarme sus diagnósticos. Esta no es una encuesta científica ni pretende serlo, pero creo que aun así da cierta luz a la hora de hacer balance sobre los miembros del Gobierno y su desempeño de estos meses.

La gran mayoría de las contestaciones tienen varios puntos en común, una especie de líneas maestras de consenso en la evaluación. La vicepresidenta de Asuntos Económicos, Nadia Calviño; la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz; y la titular de Defensa, Margarita Robles, son las más citadas entre las valoraciones positivas. Algunos añaden a ese elenco al ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá; y a la ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero.

El vicepresidente de Derechos Sociales, Pablo Iglesias; y el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, son los miembros del Gobierno que más veces son mencionados por mis interlocutores en las valoraciones negativas. En esa zona negativa también son mencionados, aunque mucho menos que los dos anteriores, la titular de Industria, Reyes Maroto; la de Educación, Isabel Celaá; la de Igualdad, Irene Montero; el de Universidades, Manuel Castells; el de Ciencia e Innovación, Pedro Duque; el de Consumo, Alberto Garzón; y el de Transportes, José Luis Ábalos.

Sobre el ministro de Sanidad, Salvador Illa, las opiniones y las valoraciones se polarizan. Son bastantes más los que le colocan en el grupo con balance positivo, pero también hay varios que le sitúan en el negativo y sin dudarlo. Algo similar ocurre, pero con muchas menos menciones, con la vicepresidenta Carmen Calvo.

También sobre Pedro Sánchez hay una cierta división de opiniones entre los consultados. Abundan más las positivas, las que destacan que Sánchez siempre se crece en la adversidad y acaba encontrando oportunidades en las dificultades. Hay también quien se reserva para más adelante su opinión sobre si el presidente sale reforzado o debilitado de este período agudo de la coronacrisis. Se la reserva hasta dentro de unos días, unas semanas o unos meses. A cuando, por voluntad propia o forzado por los posibles nombramientos de algunos de sus ministros para organismos internacionales (la titular de Exteriores, Arancha González Laya, como directora de la Organización Mundial de Comercio; o la de Pedro Duque como director de la Agencia Espacial Europea), haga él mismo balance de la gestión de sus ministros y retoque, poco o bastante, la composición del Gobierno de coalición, sacando de él a algunos de los más achicharrados por la pandemia.

Sobre este blog

Arsenio Escolar es periodista y escritor. Con sus 'Crónicas del poder' –información, análisis y opinión de primera mano–, entrará semanalmente en eldiario.es en los detalles del poder político, económico, social... y de sus protagonistas.

Etiquetas
Publicado el
29 de junio de 2020 - 21:39 h

Descubre nuestras apps

stats