Sobre este blog

Artículos de opinión de Javier Gallego, director del programa de radio Carne Cruda.

Accede aquí a nuestra portada.

Explicaciones, ¿de qué?


34

“Explicaciones, ¿de qué?”. A estas alturas ya sabrán todos ustedes que esta es la respuesta del emérito a la periodista que le preguntó si iba a dar explicaciones de lo suyo. La campechanía se ha transformado en chulería. Lo imagino levantando el mentón y ladeando la boca para decir: ¿qué de qué? El viejo rey se ha pasado el fin de semana contestando a las preguntas con preguntas, que es una manera de evitar la respuesta y mandarte a paseo con viento fresco del Atlántico. Poco le faltó para decirle a la periodista “¿por qué no te callas?”. 

El Campechano pasará a la Historia por sus frases cortas (y sus manos largas). Al menos sus disculpas después de la cacería fueron 14 palabras. Ahora le han bastado 3 para definir su reinado: “Explicaciones, ¿de qué?”. De 13 presuntos delitos de los que le han librado sin juzgarle por ser quien es, de la causa que aún tiene abierta en Inglaterra por la presunta extorsión a su amante, de enriquecerse en nombre de España y evadir lo ganado, de recibir regalos de monarquías sanguinarias, de irse a cazar elefantes en una crisis y de regata en otra. De hacer vida de rico mientras su pueblo las pasa canutas. Explicaciones, ¿de qué?, dice. Y después, va y se ríe. Normal, llevan 40 años riéndole las gracias.

La frasecilla y la risita son la sinopsis del esperpento berlanguiano que ha sido su visita. Vino en plan Bienvenido, Mr. Marshall, a darse un baño de masas para lavar sus reales posaderas, pero la explicación que nos debe, ni la dio ni la dará. No considera que nos deba nada, aunque nos debe no solo explicaciones sino también dinero. Lo que regularizó, porque le avisaron de que lo hiciera, no es más que la calderilla del tesoro que tiene escondido en paraísos fiscales. Cómo no se va a reír de nosotros el bribón. Eso sí, hay que reconocer que es la primera vez en su vida que no nos engaña. Dijo que venía a regatear y nos ha regateado a todos. Aquí no ha pasado nada. Sigan circulando. Borbón y cuenta nueva.

El emérito quería una absolución popular ya que no ha tenido la absolución judicial. Recordemos que no ha sido absuelto por la Justicia sino exonerado porque la Fiscalía alargó el proceso hasta que unos delitos prescribieron y al resto les aplicó la inviolabilidad como si fuera impunidad. Ese es el tema. El Decrépito se siente impune porque un sistema político, judicial, empresarial y mediático le protege. Esos también nos deben una explicación que jamás nos pagarán. No han faltado a su cita, tampoco esta vez, los cortesanos, lacayos y súbditos que han aplaudido a quien les ha robado a manos llenas. No tiene ningún mérito. En España, aclamar a los ladrones es una costumbre como tirar la cabra desde el campanario. 

No fueron muchos, no vayamos a exagerar. Carlos Herrera y cuatro más. Fue ducha, no baño. A los monárquicos serios, les espanta esta astracanada porque pone en peligro a la Corona y al rey actual. Esa es otra. Mucho se elogia a Felipe VI, pero es otro que no ha dado una sola explicación sobre el comportamiento paterno y sobre los negocios familiares en los que él figuraba como heredero y de los que no ha dicho nada ni antes ni después de que la prensa los publicara. Tampoco ha explicado por qué Juan Carlos sigue siendo parte de la Casa Real, ni por qué tenemos que seguir pagándole la escolta y el servicio mientras se esconde entre jeques medievales.   

La “monarquía renovada para un tiempo nuevo” sacó el comunicado sobre la huida del emérito coincidiendo con el confinamiento general y anunció la nueva transparencia de la Casa Real poco antes de que Juan Carlos anunciara que venía. El hijo ha aprendido del padre a ocultar que el rey va desnudo. Al padre le falta discreción, el hijo tiene de más. Uno dice “explicaciones, ¿de qué?”, el otro lo dice sin decir. Es cierto que el padre ha venido a desafiar al hijo que le alejó del país, pero no es menos cierto que el emérito no quiere volver a vivir a España, como piden sus cortesanos, porque entonces tendría que aflorar todo lo que tiene sumergido. Yo quiero que vuelva. Que se quede. Que tribute. Y que siga trabajando para que algún día volvamos a tener una república en España. Nadie está haciendo tanto por el republicanismo como el rey. 

Produce Carne Cruda

Sobre este blog

Artículos de opinión de Javier Gallego, director del programa de radio Carne Cruda.

Accede aquí a nuestra portada.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats