eldiario.es

9

Martha Cooper, la fotógrafa del grafiti

Entrevista con la fotógrafa del grafiti y Okuda, el artista urbano que pasó de las calles a los museos

Nueva entrega de Consuma Crudeza y Carretera y Canta con Rozalén

Me fascinaba la idea de que los jóvenes estuvieran haciendo arte para sí mismos. Los niños estaban tan dentro de su propio mundo artístico, un mundo que los adultos no comprendían, que sentí como si me hubiesen dejado entrar en una sociedad secreta”, Martha Cooper, la fotógrafa del grafiti, visita Carne Cruda.

Fue la mujer que fotograf a los primeros grafiteros de Nueva York cuando nadie más que ella y Henry Chalfant lo hacían. Junto a él publicó “Subway Art”, libro que se convirtió en la Biblia del grafiti para los chavales de todo el mundo.

Fue pionera en la fotografía del break dance y el hip hop, y gracias a sus fotos esa cultura se difundió por todo el planeta, como cuenta el documental que ha venido a presentar a España, “Martha: A picture story”. Sin internet, la única manera en que alguien podía acceder a estos grafitis, por ejemplo en España, era mediante la fotografía publicada, y no había tanta”.

 CC 646 grafica 1.jpg

Martha Cooper junto a dos de sus fotos famosas en las que inmortaliza la escena y grafitera del HipHop Martha Cooper

Fue la primera mujer becaria en el National Geographic, la primera fotógrafa del New York Post y también la primera fotógrafa de un nuevo arte: el arte urbano. A sus 77 años, sigue colándose en túneles para plasmar las obras de grafiteros y es el gran referente de la fotografía urbana, pero sus inicios en grandes medios fueron complicados.

En aquella época era muy difícil para una mujer meter el pie en la fotografía editorial. Era la gran época del fotoperiodismo en blanco y negro. No tenía ni idea de cómo se llegaba a ser fotógrafa. Sólo quería ir a sacar fotos a otros lugares”, cuenta en el documental.

También fue difícil que las editoriales creyeran en el arte urbano, incluso en Nueva York, donde nació: “Odiaban los grafitis y había un sentimiento en contra de publicar este tipo de fotos, por eso tuvimos que recurrir a publicarlo en Alemania. Ese libro tardó mucho en filtrarse por el mundo y creo que fue porque nadie escribía reseñas sobre él, nadie sabía que existía”.

La pionera del fotoperiodismo cuenta cómo al final de cada día conducía por los barrios y hacía fotos de niños que estaban haciendo algo creativo: “Un niño me enseñó una libreta con dibujos y me dijo que estaba practicando para pintar su nombre en una pared. Él me dijo: ¿Por qué no fotografías los grafitis?”.

Martha Cooper en Carne Cruda

La fotógrafa Martha Cooper en Carne Cruda Álvaro Vega Gómez

Fueron aquellos chavales de los barrios quienes lograron que entendiera todo un movimiento cultural que se extendió por todo el globo: “Yo solo veía garabatos en una pared, y era difícil decodificarlos. Ellos me enseñaron a leerlos”.

Algunas de sus imágenes más icónicas nacen de horas y horas de trabajo: “No se me da bien posar las fotos, así que prefiero fotografiar algo que está pasando. Para eso hay que ser muy observador, y cuando hablas de alguien que pinta un muro, eso puede durar un día entero. Si vas solo un ratito quizá no encuentras el momento, pero si vas todo el día quizá sí. En cierto modo es como pescar o cazar, pueden pasar horas y horas hasta que todo encaja: las personas, la luz, las interacciones entre elementos… tienes que seguir observando, no es tan fácil como ir a sitios con una cámara”.

Junto a los referentes del arte urbano en España Okuda, Roshh333 y Spok, la entrevista a Martha Cooper es una reflexión sobre el significado del arte urbano y su evolución: su entrada en el mercado legal, en museos o instituciones públicas y la manera en que valoramos el arte que se hace en la calle.

Okuda en Carne Cruda

El grafitero Rosh333, a la derecha, y el muralista Okuda que vino junto a la fotógrafa Álvaro Vega Gómez

Hay áreas urbanas que nos rodean, ciudades grises a las que se les puede sacar partido. El que quiera puede pintar una pared. Sin embargo, entrar en una galería es muy difícil: tienen que conocerte, tienes que esperar mucho para tener tu show, … pero puedes salir ahí fuera y pintar, no necesitas permiso para hacer arte. Es un camino abierto a todo el mundo”.

El programa se completa con una nueva entrega del diario sonoro de Rozalén y un capítulo más de Consuma Crudeza, sobre publicidad engañosa y greenwashing. Hablamos con Sara Acosta, editora de Ballena Blanca, sobre esos “lavados verdes” que se dan la marcas para parecer más responsables medioambientalmente, pero que no reflejan su verdadero compromiso con la sostenibilidad desde su modelo de negocio.

Rótulo de Madrid Green Capital elaborado con hojas secas y colocado en la Puerta de Alcalá. / Ayuntamiento de Madrid

Rótulo de Madrid Green Capital elaborado con hojas secas y colocado en la Puerta de Alcalá. / Ayuntamiento de Madrid

También abordamos los socialwashes (lavados sociales), pinkwashes (lavados rosas) o el feminiwashes, los lavados feministas... Hay tanto Greenwashing, que Ecologistas en Acción dan los Premios Sombra a la publicidad más engañosa; la ONG Corpwatch creó, hace más de diez años, la Green Wash Academy Awards; y los Public Eye Awards, votados por 60.000 usuarios, reparten anti-galardones a las corporaciones más irresponsables.

Carne Cruda es independiente sólo gracias a los oyentes que nos financian. No podemos hacer periodismo libre si tú no nos ayudas.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha