Castilla-La Mancha Blogs y opinión

La portada de mañana
Acceder
La falta de anticipación en las residencias permite que la COVID golpee de nuevo al colectivo más débil
La ley del teletrabajo avanza con el visto bueno de los empresarios
Coches y lanchas de lujo: la ostentación en TikTok del hijo de Obiang

Sobre este blog

Espacio de divulgación científica y tecnológica patrocinado por la Universidad de Alcalá (UAH), con el objetivo de acercar el conocimiento y la investigación a la ciudadanía y generar cultura de ciencia

Isabel Abánades Lázaro, la investigadora de Guadalajara seleccionada para acudir a las reuniones de Premios Nobel en Lindau

Isabel Abánades Lázaro, joven investigadora de Guadalajara seleccionada para los Lindau Nobel Laureate Meetings

Isabel Abánades Lázaro es una joven investigadora de Guadalajara con raíces familiares en el municipio de Ablanque. Graduada en Química por la Universidad de Alcalá fue nominada por la Unión Europea -disfruta de una beca del programa Marie Sklodowska-Curie, financiada por el Consejo Europeo de Investigación (ERC)- para participar junto a más de 600 jóvenes investigadores de 100 países en la 70ª Lindau Meeting Premio Nobel.

Esta reunión multidisciplinar reúne cada año de manera informal y cercana a jóvenes investigadores con los premios Nobel para intercambiar ideas y conocimientos, en la localidad alemana de Lindau. Sin embargo, la pandemia por la COVID-19 ha aplazado a 2021 el evento presencial y de momento solo se celebrará un evento online (Online Science Days) entre 28 de junio al 3 de julio.

“Me sentí muy halagada cuando recibí el email. Para los doctorandos lo habitual es que tengas dos años de experiencia y yo tenía solo ocho meses. Pensé que no sería seleccionada y fue una gran sorpresa porque es algo muy competitivo”.

Al margen de su trayectoria científica, la iniciativa selecciona a los participantes evaluando sus valores. “Cuando me preguntaron qué quería hacer a través de la ciencia conté que me gustaría ayudar a paliar el cáncer. Quiero trabajar en el diseño de dianas terapéuticas que no tengan tantos efectos secundarios, que los tratamientos sean mejores y accesibles y me interesa el aspecto medioambiental: las energías renovables o el tratamiento de las aguas”.

Ya en el ámbito académico, “que es muy importante para mí, me gustaría ser mentora de alumnos para hacerles crecer profesional y personalmente. Quiero ayudar a cambiar los problemas de machismo y racismo que sigue habiendo en el ámbito académico”, explica.

Sus expectativas ante el meeting presencial tendrán que esperar al año que viene, pero tiene claros sus objetivos. “Me interesa mucho aprender y escuchar los puntos de vista de los distintos premios Nobel y jóvenes investigadores en torno a la discriminación, el Síndrome del Impostor o la salud mental en academia, que muchas veces se resiente al ser un trabajo tan exigente”.

Después, nos explica, la idea es “establecer colaboraciones que me permitan participar en el futuro nuevas líneas de investigación, que me envíen muestras y mandarlas yo también, realizar proyectos conjuntos… Se trata de crear contactos, contar con mentores que me puedan apoyar en diferentes ámbitos y darme su visión de forma objetiva. Espero que me abra muchas puertas”.

Encuentros online la COVID-19 de fondo: “Espero que todo esto despierte en los gobiernos la necesidad de invertir en investigación”

La reunión presencial para conseguirlo tendrá que esperar a 2021. Mientras eso llega, participará en los encuentros virtuales que se celebrarán del 28 de junio al 3 de julio. "Será muy enriquecedor escuchar el debate entre los premios Nobel y los antiguos alumnos Lindau".

Ademas, “el fin de semana anterior participaré en el Sciathon, con grupos de trabajo online liderados por antiguos alumnos de meetings anteriores en Lindau. Buscan proyectos que permitan paliar diferentes problemas sociales o incluso relacionados con la COVID-19”.

Y es que Isabel Abánades Lázaro cree que el virus SARS-CoV-2 será uno de los grandes protagonistas. De hecho, hay muchos de estos grupos de jóvenes que debatirán sobre ‘El capitalismo después del coronavirus’ y otro de los temas estrella será el cambio climático. “Espero que todo esto despierte en los gobiernos la necesidad de invertir en investigación. Sin equipos preparados o tecnología todo es mucho más complicado”.

Ella participará en el grupo Wernicke. “Intentaremos buscar soluciones para paliar el problema de la revisión de la literatura científica, el proceso de Peer Review, cómo hacerlo más transparente, justo e íntegro”.

Cuando sea posible la reunión presencial - está prevista dependiendo de la evolución de la pandemia entre el 27 de junio y el 2 de julio de 2021- buscará contactos muy concretos. “Tengo mucho interés en conocer a las mujeres Nobel, sobre todo las químicas que son muy poquitas. Me interesan la química y la biología”. Cita nombres como el de Frances H. Arnold, premiada con el Nobel de Química en 2018 por su trabajo relacionado con enzimas, pero también los de Elizabeth H. Blackburn, Jean-Pierre Sauvage, o J. Michael Kosterlitz, todos ellos reconocidos científicos y premios Nobel.

DeFTiMOFs, proyecto para eliminar contaminantes o acelerar la generación de energía

Esta joven científica de 28 años trabaja actualmente en la Universitat de València como investigadora principal del proyecto DefTiMOFs (Defective Titanium Metal-Organic-Frameworks) que concluirá en mayo de 2021.

“DefTiMOFs busca crear química de defectos en MOFs (redes metal-orgánicas en este caso del Titanio) y además hacerlo “a la carta”. Es decir, explica la investigadora, “ser capaz de controlar dónde, cuáles y cuántos creas porque estas estructuras, cuando tienen defectos, son mucho más reactivas y por tanto pueden generar energía de forma más rápida o ser más porosas permitiendo, por ejemplo, guardar más gases o agua”.

En la práctica se aplicará a cuestiones relacionadas con el medio ambiente, como la fotocatálisis (la eliminación de los elementos contaminantes en las grandes ciudades), sistemas de almacenamiento de agua o procesos de descomposición del agua (water splitting) para generar oxígeno e hidrógeno. “En este último caso, en el futuro podría usarse para los coches que se mueven con hidrógeno”, explica.

A eso se suma su interés en la búsqueda de tratamientos para el cáncer. “Quiero hacerlo utilizando MOFs o nanoestructuras porosas para convertirlas en dianas terapéuticas. “Me gustaría trabajar con varias disciplinas”: química, física, biología…Todo está relacionado”.

Una vez que concluya su trabajo en Valencia sus opciones como investigadora pasan por conseguir una de las becas de posdoctorado Junior Leader-Retaining que ofrece La Caixa o la beca Juan de la Cierva, un programa del Ministerio de Ciencia e Innovación. “No descarto irme al extranjero si fuera necesario”.

Sobre este blog

Espacio de divulgación científica y tecnológica patrocinado por la Universidad de Alcalá (UAH), con el objetivo de acercar el conocimiento y la investigación a la ciudadanía y generar cultura de ciencia

    Autores

Etiquetas
Publicado el
13 de junio de 2020 - 20:02 h

Descubre nuestras apps

stats