La portada de mañana
Acceder
Transición Ecológica dinamita el negocio de los clubes náuticos
Trabajo plantea responsabilidades penales por no cumplir la Ley Rider
Opinión – Recúrreme otra vez..., por Elisa Beni
Sobre este blog

Espacio de divulgación científica y tecnológica patrocinado por la Universidad de Alcalá (UAH), con el objetivo de acercar el conocimiento y la investigación a la ciudadanía y generar cultura de ciencia

Optimotuss, el sistema para viajar en Metro sin parar en ninguna estación: “No es ciencia ficción”

Optimotuss, un sistema de transporte rápido personal propuesto por investigadores de la Universidad de Alcalá que mejoraría las prestaciones del Metro

1

En el Metro de Madrid la velocidad media de circulación de los trenes tiene un valor medido de 35,8 ± 3,6 kilómetros por hora, excluyendo el tiempo de parada. Y si tenemos en cuenta el tiempo que permanecen parados en la estación, esa velocidad disminuye y se queda en 26.1 ± 2.6 km/hora. De hecho, el porcentaje de tiempo que un tren permanece parado llega a ser el 27,27% del tiempo total del viaje.

Un nuevo sistema de transporte permitiría alcanzar velocidades cercanas a los 100 kilómetros por hora (km/h) con el mismo consumo energético que los trenes actuales. Se denomina Optimotuss y es el fruto del trabajo de varios investigadores de la Universidad de Alcalá (UAH).

En el peor de los casos, la reducción del tiempo de viaje sería de 1,5 veces, aunque se podría conseguir viajar hasta seis veces más rápido. Solo hay que imaginar la posibilidad de hacer un trayecto de una hora en tan solo diez minutos.

Efrén Díez Jiménez, profesor titular de Ingeniería Mecánica lidera el proyecto junto a Miguel Fernández Muñoz, investigador predoctoral. “Lo bueno del sistema es que puede ser o muy eficiente en tiempo o muy eficiente energéticamente hablando e incluso, en un término medio, las dos cosas”, comenta el profesor.

Los trabajos comenzaron hace cinco años hasta llegar a la solución tecnológica. “Es un sistema de sistema de transporte rápido personal (TRP) que permitiría que cada pasajero se suba en una estación de inicio a un tren que circulará, sin paradas, hasta la estación de destino reduciendo tiempos de viaje y consumo energético”, detalla Miguel Fernández Muñoz.

Optimotuss se basa en un transporte automático sin paradas ni transbordos y con vehículos autopropulsados, generalmente con conducción autónoma, y con capacidad para una o varias personas. “Algo similar se aplica ya en paquetería o con las maletas en los aeropuertos. Circulan de forma agrupada pero cada uno puede distribuirse a un sitio. La diferencia es que hasta ahora solo se aplica con las mercancías”, abunda Díez Jiménez.

Cambiaría el actual concepto en la red de Metro de las ciudades. Los vehículos actuales que se mueven sobre dos raíles en cada sentido del convoy, serían sustituidos por vehículos individuales que se apoyan sobre un único carril. Eso permitiría tener dos líneas por sentido. “Prevemos que el sistema y su flujo evitarán las actuales colas en horas punta en las estaciones”, explica Fernández Muñoz.

El carril exterior, el más pegado al andén, se destinaría a los vehículos que paran en la estación y además se utilizaría para la aceleración hasta alcanzar la velocidad de crucero para pasar entonces al carril interior y circular a alta velocidad hasta su estación de destino.

“La principal ventaja de este sistema es que no necesita una infraestructura propia y nueva como ocurre por ejemplo con el Hyperloop, que requeriría un cambio drástico en la ciudad para implementarlo”, explica al investigador.

Y es que Optimotuss reaprovecha la infraestructura del Metro. “Lo hemos diseñado para que sea compatible con los túneles, con los raíles y con todo para que el coste de implementación sea mínimo y se reduzca, aproximadamente, al de renovar la flota de trenes”. Los vehículos estarían adaptados también a necesidades especiales para dar cabida a sillas de ruedas o carritos de bebé, entre otras.

Además, este tipo de vehículos podría alcanzar altas velocidades y mantenerlas hasta llegar a la estación de destino. “Eso les diferencia del actual sistema de Metro que necesita frenar entre cada estación”.

Los investigadores buscan ahora financiación. El proyecto se encuentra en fase de simulación y no se descarta su aplicación a líneas de tren de Cercanías. “El mayor potencial está en las líneas de Metro, pero no existen limitaciones para implementarlo, aunque la mejora sería mayor en líneas ferroviarias que tienen las estaciones muy cerca unas de otras”.

Con financiación suficiente en cuatro o cinco años los investigadores podrían implementar una línea piloto. Hacerlo, por ejemplo, en la Línea 11 del Metro madrileño costaría entre 30 y 40 millones de euros, entre vehículos y adaptación de la infraestructura. “No es ciencia ficción. Todo avanza a pasos agigantados. Es viable y la gente podría acostumbrarse rápidamente”, asegura Miguel Fernández Muñoz.

Enlaces de referencia

Personal Rapid Transport System Compatible With Current Railways and Metros Infrastructure (Advancing Technology for Humanity / IEEE.org)

Sistema de transporte rápido personal compatible con infraestructura ferroviaria actual y evaluación de su potencial aplicación en el Metro de Madrid (tecnicaindustrial.es)

Imágenes

Ignacio Valiente Blanco, Gabriel Villalba Alumbreros y Diego López Pascual

Sobre este blog

Espacio de divulgación científica y tecnológica patrocinado por la Universidad de Alcalá (UAH), con el objetivo de acercar el conocimiento y la investigación a la ciudadanía y generar cultura de ciencia

    Autores

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats