"Soy Leopolda Manuela Parrón Ortiz, nací en Villarrobledo en 1896. Me conocen en el pueblo como Leopoldina, pero sobre todo como La Lobica, como a todos los miembros de mi familia; Los Lobicos. Parece ser que me convertí en un personaje mítico: temida y odiada por muchos, llorada y admirada en silencio por otros. “Miliciana de trágica memoria”, dicen algunos. Se fabuló mucho sobre mi vida y mi, entre comilllas, mala fama trascendió incluso los límites del pueblo. Se hablaba de mí en toda la comarca". La historia de Leopolda es una de las que se homenajearon con motivo del 90 aniversario de la segunda República en Castilla-La Mancha. En concreto, fue una de las historias que se contó alrededor del Cubo de Villarrobledo, en el que se pueden leer los nombres de represaliados de la localidad albaceteña.

"Mi familia se dedicó siempre a la fábrica de Tinajas, de hecho teníamos un horno desde hace muchas generaciones. Mi madre parió más de 15 hijos, pero muchos de ellos murieron pequeños, como ocurría con frecuencia en aquellos años. A otros nos esperaba un destino horripilante … No sé leer ni escribir. Con tantos niños en casa, fueron los muchachos los que aprendieron. Nunca me casé ni tuve hijos", continúa la vida de Leopolda, leída el 17 de abril.

"Mis hermanos y mi cuñado Alfredo apoyaron la República desde el principio, y yo con ellos. Creía que teníamos a nuestro alcance la posibilidad de hacer de este mundo un lugar más justo. Cuando los fascistas este pueblo se unieron al Golpe de Estado para derrocar la república, pasamos mucho miedo… Detuvieron a mis hermanos. Temimos lo peor… A la semana siguiente, Villarrobledo volvió a ser republicana, defendida por milicianos y milicianas forasteras pero por gente de aquí también. Y fue entonces cuando decidí hacerme miliciana junto a otras mujeres de Villarrobledo. Durante toda la guerra seguí siéndolo, portando armas en defensa de la República", seguía la historia. Leopolda fue una de las mujeres asesinadas durante la Guerra Civil en la provincia de Albacete. "Y mi nombre casi se quedó en el olvido".

Además de Villarrobledo, hubo reconocimientos solemnes en las localidades de Quintanar del Rey, Ciudad Real y Almansa, en la que se recordó a cada una de las víctimas del franquismo en el municipio albaceteño.

Etiquetas
Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats