El Gobierno regional 'rescata' a su empresa GICAMAN con 25 millones de euros

Gicaman, empresa pública de Castilla-La MAncha

El proyecto de los Presupuestos de la Junta de Castilla-La Mancha que se están debatiendo ahora en las Cortes incluye también los de las entidades dependientes del gobierno autonómico. Así se puede conocer no sólo la previsión sino incluso el cierre del ejercicio anterior. Según esa información, GICAMAN cerró el ejercicio 2015 con un resultado positivo de 14.366.820 euros, cuando el anterior Gobierno había previsto para ese año una pérdida de 9 millones.

La explicación, según las cuentas de la entidad, hay que buscarla en una ligera mejora en la cifra de negocio y una considerable reducción de los gastos en servicios externos pero sobre todo en una subvención a la explotación de casi 25 millones de euros por parte de la Junta. De cara a 2016 se ha presupuestado una nueva subvención para contrarrestar un resultado negativo previsto de 3,6 millones. En total en este ejercicio GICAMAN recibirá, según el presupuesto, unas subvenciones y transferencias de la Junta por 11.744.000 euros para sostener su actividad.

Pérdidas acumuladas

Durante el Gobierno de Mª Dolores de Cospedal la empresa GICAMAN, con 2,4 millones de capital social, acumuló 162.383.130 euros de resultado negativo. Aunque el PP es muy crítico con el sector público empresarial, en este caso previó mantener su actividad.

Pese a que otras empresas públicas y organismos dependientes de la Junta fueron liquidados durante la legislatura del Gobierno del PP, GICAMAN se mantuvo aunque con mucha menor actividad que antes y una importante reducción de plantilla. En ese periodo se dedicó a la gestión del parque de vivienda de su propiedad, en venta y alquiler, además de realizar obras puntuales por encargo de la Junta como carreteras o el remonte mecánico de Safont en Toledo, pero que no corrían por su cuenta sino que se le pagaban como subvención.

Tal como consta en la documentación contable GICAMAN cerró el ejercicio 2014 con una pérdida de 40.041.930 euros pese a que había previsto en su presupuesto que sería de 12.936.850 euros, es decir una desviación del 209,5 % que no se explicó desde el ejecutivo pero que cabe achacar a una menor cifra de negocios, casi 5 millones menos de lo presupuestado, pero sobre todo al deterioro de sus inversiones inmobiliarias, que se depreciaron en 14.416.000 euros, y a un resultado financiero que incluyó deudas y provisiones por importe de 11.515.520 euros.

El ejercicio 2010 fue el último en el que GICAMAN obtuvo un resultado positivo, de algo más de 7 millones. Desde entonces acumuló pérdidas año tras año. Así en 2011 el informe final de la suprimida Sindicatura de Cuentas arrojó un resultado negativo de 64.039.000 euros. Hay que tener en cuenta que en ese periodo se hizo cargo de la obra del Hospital de Toledo hasta la paralización de las obras y del coste de la liquidación de la UTE constructora. En 2012 el resultado fue de 33.171.670 euros de pérdidas y en 2013 de 25.130.530 euros, que cabe atribuir a la merma del negocio inmobiliario, a la ausencia de nuevos encargos de infraestructuras y en especial a la compra a sus promotores de las polémicas Viviendas de Iniciativa Público-Privada que éstos no lograron vender y que pasaron a formar parte del propio parque de vivienda de GICAMAN.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats