La portada de mañana
Acceder
El Vaticano se abre a revisar los acuerdos Iglesia-Estado con España
TV3 pagó 31 millones de euros a una productora investigada por el 3%
OPINIÓN | Las vacas no se merecen esto, por Antón Losada
Sobre este blog

Palabras Clave es el espacio de opinión, análisis y reflexión de eldiario.es Castilla-La Mancha, un punto de encuentro y participación colectiva.

Las opiniones vertidas en este espacio son responsabilidad de sus autores.

El agua como bien patrimonial

Tablas de Daimiel

1

Se ha repetido que el agua es un bien patrimonial de primer orden, no sólo por sus valores naturales, sino también culturales, pues el uso humano generado alrededor de su uso a lo largo de la historia ha dado lugar a un patrimonio de cultura inmaterial de primer orden. Por ese motivo, la pérdida de agua no sólo provoca una catástrofe humana, sino también medioambiental y cultural.

Habitualmente nos hemos fijado y preocupado por el estado del río Tajo, sobre el [inaceptable] volumen de agua que discurre a través de su cauce y por su [pésima] calidad. En nuestro caso atraviesa ciudades declaradas Paisaje Cultural Patrimonio de la Humanidad (Aranjuez), Patrimonio de la Humanidad (Toledo) o Conjuntos históricos (Talavera). Hoy nos fijaremos en otro espacio singular, que sin duda en un futuro próximo será declarado como 'Paisaje con valor Patrimonial': La Mancha, espacio singular donde discurrió la mayor parte de las andanzas del universal don Quijote.

Hace unos días, Salvador Sánchez-Carrillo, investigador del Grupo de Biogeoquímica de Ecosistemas del Museo Nacional de Ciencias Naturales del CSIC y representante del CSIC en el Patronato del Parque Nacional Las Tablas de Daimiel nos ponía en estas mismas páginas negro sobre blanco la situación del Parque.

El ecosistema de las Tablas es una muestra del equilibrio hídrico que requiere la amplia comarca manchega. Ya hace más de veinte años, a través de una ponencia en unas jornadas organizadas por ESPARVEL llamé la atención sobre la sobreexplotación que se realizaba en el entorno de las Tablas ['El Hombre y las lagunas'. La Mancha Húmeda, IPIET, Toledo, 2001, pág. 4-63]. Entonces por el fenómeno de los cultivos intensivos basados en el regadío era incipiente, y los métodos de riego abrasivos. Hoy, aunque con sistemas más eficientes, el riego está generalizado y la sobreexplotación de los acuíferos en la Mancha es un hecho constatado.

Ahora se ha agravado la situación debido al cambio climático y a la cada vez mayor ausencia de aportaciones pluviométricas. Lluvias que tradicionalmente mantenían a los acuíferos subterráneos a niveles óptimos haciendo que, a pesar de los periodos de sequía característicos del clima severo de la Mancha, aflorasen las aguas (Tablas, Ojos del Guadiana, lagunas de Ruidera, laguna de Taray) y mantuviesen a la vez la estabilidad de las lagunas endorreicas (la mayoría declaradas ZEPA) o permitiera realizar un uso tradicional del agua (norias, pozos artesianos) ya en desuso. Y, lo que es más grave: las raíces de la superficie herbácea, arbustiva y forestal de la Mancha no alcanza al líquido elemento. La agricultura productiva puede recurrir al riego –por goteo en los dos últimos plantíos, pero por aspersión en el caso de los herbáceos-, pero no la superficie natural, que conoce un estrés hídrico que conlleva a su definitiva e irreversible pérdida. Además, el uso intensivo de fosfatos y otros fertilizantes químicos están –al igual que ocurre en el Mar Menor- contaminando peligrosamente los acuíferos manchegos.

La sequía y la falta de relleno de los acuíferos provocan otro desastre natural: el estiaje, práctica desaparición del caudal de los ríos manchegos. El río Guadiana, el Cigüela o el Riánsares ya no pueden aportar agua a las Tablas, ni a las lagunas de Taray o Villafranca de los Caballeros. Lo que las autoridades anti-trasvase Tajo-Segura criticaban del uso del agua en destino –ya sea para uso humano o agrícola- lo justifican ahora para la construcción y puesta en marcha de la llamada “tubería manchega”, solución extrema para la supervivencia de las Tablas de Daimiel, mientras que el río está sobreexplotado y sus caudales están por debajo de requeridos para el equilibrio ecológico de su cauce y riberas.

No nos olvidemos, el fracaso de la viabilidad del parque Nacional de las Tablas de Daimiel es un fracaso en la gestión de las autoridades regionales, una irresponsabilidad compartida entre autoridades locales y agricultores de los términos municipales que se asientan sobre los acuíferos manchegos. Un fracaso colectivo.

Ya se han dado los primeros síntomas. A la falta de afloramiento de los llamados 'Ojos del Guadiana' y los litigios en torno a la consideración y delimitación del espacio fluvial público de los mismos, se une los incendios de turba subterráneos producidos en 2009, que afectaron a una superficie amplia del Parque Nacional y el deterioro del espacio lagunar del que nos advertía Salvador Sánchez-Carrillo, ya que, a pesar de las medidas de urgencia tomadas para suministrar agua de “socorro” a las Tablas y frenar a los contaminantes, estas conocen graves alteraciones no sólo en el subsuelo, sino en el suelo (sedimentos y fangos contaminados), en su flora y en su fauna.

Visto el fracaso de gestión por las autoridades regionales, la solución sería el de revertir la gestión de los Parques Nacionales al Estado, ya que consideramos que la transferencia realizada en su día se debió a un exceso descentralizador (su propio nombre indica que son 'Nacionales').

Está visto que los intereses económicos son tan fuertes y afectan a miles de agricultores y ganaderos que el Gobierno regional no es capaz de hacer frente a medidas necesarias y obvias para evitar la catástrofe medioambiental. Mientras, la denuncia por parte de asociaciones ecologistas y grupos políticos críticos se impone ante organismos internacionales que puedan condicionar, mediante avisos, sanciones u otros medios de presión, la sobreexplotación de los acuíferos, visto que la posible declaración del territorio bajo una figura de protección (Paisaje cultural, figura de protección medioambiental) ha de pasar, necesariamente, por la administración regional, cuyos dirigentes no querrán enfrentarse a grupos de presión o a ciudadanos y ciudadanas que les pueden restar votos en los siguientes sufragios.

síguenos en Telegram

Sobre este blog

Palabras Clave es el espacio de opinión, análisis y reflexión de eldiario.es Castilla-La Mancha, un punto de encuentro y participación colectiva.

Las opiniones vertidas en este espacio son responsabilidad de sus autores.

    Autores

Etiquetas
Publicado el
9 de diciembre de 2021 - 07:05 h

Descubre nuestras apps

stats