Los pequeños agricultores de Castilla y León piden a la Fiscalía que actúe contra la Junta por su "inacción" ante la plaga de topillos

Un ejemplar de topillo en Castilla y León.

La Unión de Pequeños Agriculturores (UPA) en Castilla y León han instado a Fiscalía a actuar de oficio ante un posible delito contra la salud pública ante la "inacción" de la Junta de Castilla y León para atajar la superpoblación de topillos en la provincia de Palencia que podría ser, a su vez, la causa de que sigan apareciendo incidencias de tularemia en humanos con trece casos, según sus datos.

La organización agraria justifica la petición de actuación de Fiscalía en la necesidad de velar por el cumplimiento de la ley en interés de toda la sociedad, "en este caso especialmente de la población del medio rural, y de los profesionales de la agricultura, los más expuestos a esta enfermedad".

"Consideramos que la inacción del Gobierno autonómico podría ser

constitutivo de delito por no tomar medidas de higiene y limpieza en

zonas y reservorios donde estos roedores se multiplican a gran

velocidad y con su expansión se puede potenciar el desarrollo de la

tularemia entre humanos", argumenta la OPA.

A través de un comunicado de prensa recogido por Europa Press, UPA ha lamentado la falta de actuaciones por parte de Gobierno autonómico a pesar de que la OPA lleva semanas denunciando que se han registrado ya "demasiados" casos de tularemia, posiblemente provocados por la plaga de topillos que se están detectando con origen en Tierra de Campos, como en 2007.

UPA ha lamentado en concreto que no se actúe en defensa de la población del medio rural y ha cuestionado que cuando se produce el accidente de una cigüeña o de un lobo se pongan "sin reparo" alguno todos los recursos públicos en forma de Medio Ambiente, Protección Civil e incluso Bomberos, "si es necesario".

"De ahí que nuestra organización se pregunte una vez más, y no tenga

respuesta, a por qué no se hace nada desde las autoridades competentes cuando de lo que además estamos hablando es del peligro de que los agricultores puedan contraer enfermedades", ha sentenciado la OPA.

La Unión de Campesinos reclama a la Junta nuevas medidas

Los responsables de la Unión de Campesinos en Castilla y León (UCCL) también han considerado "insuficientes" las medidas comunicadas por la Junta para controlar la plaga de topillos y ha reclamado en concreto la puesta en marcha de nuevas medidas como la quema de rastrojos, cunetas y arroyos.

Tras constatar que los daños causados por los topillo y por los conejos en las explotaciones agrarias son "cuantiosos", los responsables de UCCL han considerado que la Junta está tardando "demasiado" en reconocer la existencia de emergencia por plagas que permitiría aplicar medidas eficaces, más allá del laboreo con volteo del suelo tras la recolección de la cosecha en determinadas zonas de Castilla y León, como Pisuerga (Burgos), Esla-Campos y Sahagún (León), Campos (Palencia), Tierra de Campos (Valladolid) y Campos Pan (Zamora).

"La medida puesta en marcha resulta insuficiente para controlar la

proliferación de los topillos en Castilla y León debido a la importante explosión demográfica que ha experimentado en los últimos meses", han insistido desde UCCL que, en un comunicado de prensa, insiste en que se trata de un "problema generalizado" en todas las provincias al que se une una plaga de conejos que sigue en aumento.

UCCL ha acusado tanto a la Consejería de Medio Ambiente como a la de Agricultura de "lavarse las manos" al dejar toda responsabilidad a los cazadores, en lo que considera una "medida insuficiente e ineficaz" que está "arrasando" con los cultivos de Castilla y León y ocasionando un "gran perjuicio económico" en el sector, sobre todo en parcelas limítrofes a autovías.

Ante esta situación, UCCL ha solicitado la puesta en marcha inmediata de un plan de actuación que incluya medidas eficaces que permita controlar el avance del topillo y del conejo.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats