Miles de personas exigen en distintas ciudades de Castilla y León medidas de apoyo que eviten "la ruina" de la hostelería

Uno de los manifestantes porta una pancarta contra el cierre de la hostelería con la Catedral de Segovia a su espalda.

Europa Press

0

Miles de personas han exigido este jueves en distintas ciudades de Castilla y León la adopción de medidas que palien la situación que sufre el sector de la hostelería en la Comunidad, a fin de evitar su "ruina" derivada de las restricciones impuestas para frenar la expansión del coronavirus.

Así, en Burgos han sido cerca de 1.500 personas los que han secundado la manifestación, que ha partido a las 11.00 horas desde la iglesia Real y Antigua del barrio de Gamonal y ha concluido en la plaza Mayor.

La manifestación, presidida por una pancarta bajo el lema 'No somos culpables, somos víctimas', estaba organizada por la Federación de Empresarios de Hostelería de Burgos y también se ha desarrollado en Miranda de Ebro, mientras que en las localidades de Aranda de Duero y Rosa se ha llevado a cabo una concentración.

El colectivo ha exigido que se mantenga la concesión al cien por cien de los ERTE y se destinen ayudas a fondo perdido para el sector, a la vez que se cancele el impuesto sobre actividades económicas (IAE).

También se ha solicitado, la paralización de los créditos relacionados con la actividad, la exoneración total de los seguros sociales de los trabajadores del sector y la normalización y equiparación de horarios a nivel nacional.

En torno a 1.200 personas, según confirma la Policía Local, han participado en la manifestación convocada en León en la que han advertido de que van "a la ruina" sino se les ayuda y han reiterado que con el cierre de los establecimientos hosteleros "la cifra de casos no bajan".

De mantenerse este cierre forzoso, el cese de actividad en establecimientos leoneses podría llegar "al 70 u 80 por ciento". La convocatoria ha partido desde la plaza de Regla y ha transitado por las principales calles de la capital antes de arribar a las puertas de la subdelegación del Gobierno en la plaza de la Inmaculada, donde han dejado pan duro como protesta ante las consecuencias de la falta de ayudas al sector y al considerar que les están dando "migajas, lo que sobra".

Protestas en Palencia

En Palencia, más de 150 hosteleros se han sentado de espaldas a la fachada del Ayuntamiento para exigir ayudas directas, coordinación entre administraciones y que "no ensucien" su imagen. El presidente de la Asociación de Empresarios de Hosteleros, Jorge de Miguel, ha lamentado que 35 establecimientos hosteleros de Palencia no volverán a abrir sus puertas después de la pandemia.

Más de 1.000 personas, según fuentes policiales, se han concentrado a las puertas de la Subdelegación del Gobierno de Salamanca, donde se ha leído un manifiesto después de guardar un minuto de silencio y de una breve intervención de la propietaria del restaurante Río de la Plata, Paulina Andrés, quien abrió el establecimiento en 1958 y quien, tras 62 años, ha pedido a las administraciones que ayuden al sector, pues "si el río se seca, nunca podrán navegar los sueños".

Previamente a la concentración, los hosteleros de Salamanca han protagonizado una marcha a lo largo de la Gran Vía, desde la iglesia de los Dominicos hasta llegar a la Subdelegación, un recorrido en el que han mostrado pancartas de discrepancia con la situación que viven y han pedido ayudas a las administraciones para hacer frente al cierre de sus negocios por la pandemia.

En Segovia, en torno a un millar de personas según fuentes de la Policía Local y más de 1.300 según la organización han acudido a la marcha convocada por Hostelería y Turismo de Segovia, en contra de la última medida decretada por la Junta para la contención de la COVID-19.

A la manifestación, que ha iniciado su recorrido en el Acueducto, ha acudido el presidente de la Confederación de Hostelería y Turismo de Castilla y León, Ángel Blasco, quien ha solicitado "celeridad" en la puesta en marcha de ayudas para el sector y la revisión de la medida de cierre para la hostelería, ya que en estos momentos "hay un montón de negocios que se han cerrado y que ya no van a poder volver a abrir y esta cifra se está se está incrementando".

La manifestación ha recorrido la Calle Real, principal arteria de la ciudad, y ha hecho parada en el Ayuntamiento, la Delegación Territorial y la Subdelegación del Gobierno, donde el presidente de AIHS-HOTUSE, Enrique Cañada, ha registrado las reivindicaciones de un sector que genera más de 6.000 empleos directos en la provincia, y que principalmente se basan en "agilizar la puesta en marcha de ayudas directas, créditos a interés cero y, sobre todo, que dejen trabajar al sector", tal y como ha apuntado Cañada.

La zamorana la plaza de la Constitución ha sido el lugar escogido en esta capital para la concentración contra las restricciones aplicadas por la Junta de Castilla y León que ha reunido aproximadamente a un centenar de personas procedentes tanto de la capital como de Benavente y Sanabria.

"No pedir, exigir"

El presidente de la Asociación Zamorana de Empresarios de Hostelería, Óscar Somoza, ha defendido que el sector "no sale a la calle para pedir, sino para exigir" y ha criticado que las medidas han llegado "a cuentagotas y tarde", por lo que ha pedido un plan de choque para salvar la actividad.

Somoza ha recordado que la hostelería ha sido "el motor económico del país durante más de sesenta años" y por eso ha reclamado que "es el momento de devolver el favor". Especialmente crítico se ha mostrado con el cierre del ocio nocturno, "al que se ha demonizado, pareciendo que el virus ataca más de noche que de día".

Por su parte, el secretario de Ocio Nocturno de Azehos, Óscar Calzada, ha clamado contra la Junta de Castilla y León por "no ofrecer ninguna explicación ante el cierre de un subsector cuyo índice de contagio es muy pequeño" y ha pedido a los compañeros "unidad" para poder conseguir sus reivindicaciones.

En Ávila y Valladolid, al igual que en Segovia, los hosteleros han entregado en sus respectivas un escrito en el que sector reclama al Ejecutivo central un Plan de Apoyo de 8.500 millones de euros para "garantizar la supervivencia de la hostelería".

En concreto, varias decenas de personas se han concentrado con pancartas y haciendo sonar cazuelas y tapaderas, ante la Subdelegación del Gobierno de Ávila.

Según el presidente de la Federación Abulense de Hostelería, Víctor Gómez, los hosteleros demandan "ayudas directas para dar empleo y pagar impuestos". "Cuando abramos no podremos trabajar a pleno rendimiento, por eso pedimos derogar la clausula de los ERTE" para una incorporación progresiva de los empleados, ha dicho, a la vez que ha llamado a "salvar el turismo, la hostelería y el comercio" de la ciudad. Gómez ha agradecido a los abulenses que sigan consumiendo en los establecimientos que ofertan comida a domicilio.

Este escrito, entregado en actos similares en diferentes ciudades del país donde las medidas restrictivas "están siendo más dañinas con el sector hostelero", reclama más coordinación con las comunidades autónomas mediante organismos como el Consejo Interterritorial.

Etiquetas
Publicado el
12 de noviembre de 2020 - 14:29 h

Descubre nuestras apps

stats