El portavoz de Castilla y León defiende la futura Ley de Concordia que impone Vox y dice que la nacional de Memoria Histórica sirve a Bildu

Laura Cornejo

0

El portavoz de la Junta de Castilla y León, Carlos Fernández Carriedo, ha explicado este jueves, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno, que la “normativa” de concordia, en la que ya “se ha empezado a trabajar” ya que forma parte del pacto firmado con Vox, se centrará en la “reconciliación” y no en la “división”, algo que según Carriedo ocurre con la ley de ámbito nacional, que “sirve a un relato que interesa a Bildu”.

El calvario judicial del alcalde al que se le embargó una vaca por atreverse a exhumar una fosa común

Saber más

Fernández Carriedo ha señalado que a Junta ha iniciado la tramitación de la nueva normativa reguladora en materia de reconciliación en Castilla y León, pero no ha sido capaz de establecer plazos. Tan solo ha podido precisar que se trabaja en el “contenido”. Tanto es así que ni siquiera se ha atrevido a especificar si se tratará de una ley o de un decreto, algo que se determinará durante su tramitación. Como toda información, ha avanzado que se basará en “tres puntos fundamentales” como reivindicar la historia común, tener una perspectiva integradora y combatir cualquier intento de usar la historia para dividir a los españoles. En este último punto no ha podido aclarar de qué manera divide a los españoles el actual decreto autonómico de Memoria Histórica y qué ocurrirá con este una vez entre en vigor la nueva ley o el nuevo decreto.

Sí ha criticado la normativa nacional por, según él, basarse en un relato que “interesa a Bildu y que interpreta como dictadura hasta la época de Felipe González”.

El portavoz de la Junta de Castilla y León, Carlos Fernández Carriedo, ha explicado este jueves, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno, que la “normativa” de concordia, en la que ya “se ha empezado a trabajar” ya que forma parte del pacto firmado con Vox, se centrará en la “reconciliación” y no en la “división”, algo que según Carriedo ocurre con la ley de ámbito nacional, que “sirve a un relato que interesa a Bildu”.

El calvario judicial del alcalde al que se le embargó una vaca por atreverse a exhumar una fosa común

Saber más

Fernández Carriedo ha señalado que a Junta ha iniciado la tramitación de la nueva normativa reguladora en materia de reconciliación en Castilla y León, pero no ha sido capaz de establecer plazos. Tan solo ha podido precisar que se trabaja en el “contenido”. Tanto es así que ni siquiera se ha atrevido a especificar si se tratará de una ley o de un decreto, algo que se determinará durante su tramitación. Como toda información, ha avanzado que se basará en “tres puntos fundamentales” como reivindicar la historia común, tener una perspectiva integradora y combatir cualquier intento de usar la historia para dividir a los españoles. En este último punto no ha podido aclarar de qué manera divide a los españoles el actual decreto autonómico de Memoria Histórica y qué ocurrirá con este una vez entre en vigor la nueva ley o el nuevo decreto.

Sí ha criticado la normativa nacional por, según él, basarse en un relato que “interesa a Bildu y que interpreta como dictadura hasta la época de Felipe González”.

El portavoz de la Junta de Castilla y León, Carlos Fernández Carriedo, ha explicado este jueves, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno, que la “normativa” de concordia, en la que ya “se ha empezado a trabajar” ya que forma parte del pacto firmado con Vox, se centrará en la “reconciliación” y no en la “división”, algo que según Carriedo ocurre con la ley de ámbito nacional, que “sirve a un relato que interesa a Bildu”.

El calvario judicial del alcalde al que se le embargó una vaca por atreverse a exhumar una fosa común

Saber más

Fernández Carriedo ha señalado que a Junta ha iniciado la tramitación de la nueva normativa reguladora en materia de reconciliación en Castilla y León, pero no ha sido capaz de establecer plazos. Tan solo ha podido precisar que se trabaja en el “contenido”. Tanto es así que ni siquiera se ha atrevido a especificar si se tratará de una ley o de un decreto, algo que se determinará durante su tramitación. Como toda información, ha avanzado que se basará en “tres puntos fundamentales” como reivindicar la historia común, tener una perspectiva integradora y combatir cualquier intento de usar la historia para dividir a los españoles. En este último punto no ha podido aclarar de qué manera divide a los españoles el actual decreto autonómico de Memoria Histórica y qué ocurrirá con este una vez entre en vigor la nueva ley o el nuevo decreto.