El PSOE expulsa del partido a seis diputados críticos de Ávila y estos expulsan a dos compañeros de bancada

elDiariocyl

0

El PSOE de Ávila ha vivido un lunes convulso. La Ejecutiva del PSOE ha expulsado de sus filas a cinco de los ocho diputados provinciales: cuatro alcaldes y una concejala. También se ha hablado un sexto diputado provincial independiente, que no puede ser expulsado por este motivo. A finales de mayo, la Justicia desestimaba las medidas cautelares solicitadas por algunos de estos diputados para paralizar el expediente de expulsión del PSOE.

Ferraz quería que el cargo de portavoz del Grupo Socialista en la Diputación de Ávila dejara de ser ocupado por uno de los críticos, Pedro Muñoz. En su lugar, la Ejecutiva de Pedro Sánchez quería colocar a María Ángeles García Salcedo.

La división en el PSOE provincial se hizo patente con las dos candidaturas presentadas a las primarias celebradas en octubre de 2021, en las que Leticia Sánchez (alcaldesa de Navarrevisca) perdió ante Jesús Caro (secretario general del PSOE de Ávila y alcalde Pajares de Adaja). Caro obtuvo el 53% de los votos, pero Leticia Sánchez —y el portavoz del Grupo Socialista en la Diputación, Pedro Muñoz.— acudió a la Justicia ante el “aumento desproporcionado” de afiliaciones en la comarca La Moraña, en la que está, entre otros municipios, Pajares de Adaja.

Jesús Caro revalidaba su poder en el PSOE abulense, pero no lo tenía de facto en la Diputación de Ávila. Ante esta situación, la Comisión Ejecutiva Provincial (CEP) decidió el relevo de Pedro Muñoz como portavoz del PSOE en la Diputación. Como no acataron esta orden, el PSOE ha expulsado a los cinco diputados socialistas de los ocho que obtuvo la formación en las elecciones de 2019.

Ante la expulsión de Ferraz, el grupo crítico se mantiene en la Diputación y expulsa a los dos únicos diputados socialistas que habían respaldado a Jesús Caro. Es entonces cuando una de los dos diputados socialistas expulsadas por Pedro Muñoz ha reivindicado su pertenencia al grupo socialista. María Ángeles García Salcedo ha tomado la palabra este lunes en el pleno de la Diputación para decir que su expulsión es una decisión “ilegítima” y ha defendido que los miembros del Grupo expulsados por el PSOE abandonen también la Diputación. Ha solicitado un informe al respecto al secretario de la corporación y al consultivo.

El presidente de la Diputación, Carlos García, ha calculado que el informe del secretario estará esta semana y ha reusado que su informe se emita in voce por la prontitud de los eventos. “Se mantendrá el pleno correspondiente para llegar a los acuerdos que se planteen”, ha garantizado.

Pedro Muñoz, que sigue siendo el portavoz del Grupo Socialista aunque no pertenezca ya al partido, ha defendido que la expulsión de García Salcedo y Raúl Blanco Martín ha sido acordada por la mayoría del Grupo en virtud de la Ley autonómica, por la que si uno es expulsado del grupo o lo abandona, pasa a ser un diputado no adscrito.

“Me parece lo prudente que haya un pleno en el que se debata esto”, ha afirmado antes de asegurar que los cinco diputados han sido expulsados de forma “injusta”. “De Pedro Sánchez se puede esperar cualquier cosa. mire cómo ha tomado mano militar en Indra, esperemos que no quiera tomar mano militar en la Diputación de Ávila”, ha criticado Pedro Muñoz.

Los cinco diputados que el PSOE ha expulsado son el alcalde de Cebreros (3.246 habitantes), Pedro Muñoz; el regidor de La Adrada (2.757),Roberto Aparicio; la concejala de El Hoyo de Pinares (2.163 habitantes) Silvia Llamas; la alcaldesa de El Hornillo (281 habitantes), Visitación Blázquez; y la alcaldesa de Navarrevisca (272), Leticia Sánchez.

El secretario del PSOE en Castilla y León, Luis Tudanca, ha recordado que el PSOE es más importante que cualquiera de sus miembros. En declaraciones recogidas por Europa Press, ha señalado que en el caso del PSOE de Ávila cinco de los ocho miembros del Grupo Provincial han incumplido el mandato del partido de cambio de portavoz y, además, han pactado los Presupuestos Provinciales con el PP “sin atender ni escuchar” a la organización, por lo que, ahora, “se arriesgan a sanción disciplinaria”.

El portavoz del Grupo del PSOE en la Diputación de Ávila, Pedro Muñoz, ha manifestado que su expulsión de este partido político, junto con otros cuatro compañeros de dicho formación, se sustancia en un expediente “atropellado”, “sin garantías” y en el que “se han falsificado fechas de celebración de ejecutivas permanentes”.

Desde su punto de vista, las expulsiones acordadas dejan en la provincia de Ávila un PSOE “escuálido y más débil” porque “pierde a representantes que llevan muchos años dando la cara por estas siglas, en referencia a los cargos que ocupan otros desde hace tiempo puestos dentro de esta formación política, siendo actualmente algunos alcaldes que gobiernan con mayorías absolutas en sus municipios.

El PSOE de Ávila ha vivido un lunes convulso. La Ejecutiva del PSOE ha expulsado de sus filas a cinco de los ocho diputados provinciales: cuatro alcaldes y una concejala. También se ha hablado un sexto diputado provincial independiente, que no puede ser expulsado por este motivo. A finales de mayo, la Justicia desestimaba las medidas cautelares solicitadas por algunos de estos diputados para paralizar el expediente de expulsión del PSOE.

Ferraz quería que el cargo de portavoz del Grupo Socialista en la Diputación de Ávila dejara de ser ocupado por uno de los críticos, Pedro Muñoz. En su lugar, la Ejecutiva de Pedro Sánchez quería colocar a María Ángeles García Salcedo.

La división en el PSOE provincial se hizo patente con las dos candidaturas presentadas a las primarias celebradas en octubre de 2021, en las que Leticia Sánchez (alcaldesa de Navarrevisca) perdió ante Jesús Caro (secretario general del PSOE de Ávila y alcalde Pajares de Adaja). Caro obtuvo el 53% de los votos, pero Leticia Sánchez —y el portavoz del Grupo Socialista en la Diputación, Pedro Muñoz.— acudió a la Justicia ante el “aumento desproporcionado” de afiliaciones en la comarca La Moraña, en la que está, entre otros municipios, Pajares de Adaja.

Jesús Caro revalidaba su poder en el PSOE abulense, pero no lo tenía de facto en la Diputación de Ávila. Ante esta situación, la Comisión Ejecutiva Provincial (CEP) decidió el relevo de Pedro Muñoz como portavoz del PSOE en la Diputación. Como no acataron esta orden, el PSOE ha expulsado a los cinco diputados socialistas de los ocho que obtuvo la formación en las elecciones de 2019.

Ante la expulsión de Ferraz, el grupo crítico se mantiene en la Diputación y expulsa a los dos únicos diputados socialistas que habían respaldado a Jesús Caro. Es entonces cuando una de los dos diputados socialistas expulsadas por Pedro Muñoz ha reivindicado su pertenencia al grupo socialista. María Ángeles García Salcedo ha tomado la palabra este lunes en el pleno de la Diputación para decir que su expulsión es una decisión “ilegítima” y ha defendido que los miembros del Grupo expulsados por el PSOE abandonen también la Diputación. Ha solicitado un informe al respecto al secretario de la corporación y al consultivo.

El presidente de la Diputación, Carlos García, ha calculado que el informe del secretario estará esta semana y ha reusado que su informe se emita in voce por la prontitud de los eventos. “Se mantendrá el pleno correspondiente para llegar a los acuerdos que se planteen”, ha garantizado.

Pedro Muñoz, que sigue siendo el portavoz del Grupo Socialista aunque no pertenezca ya al partido, ha defendido que la expulsión de García Salcedo y Raúl Blanco Martín ha sido acordada por la mayoría del Grupo en virtud de la Ley autonómica, por la que si uno es expulsado del grupo o lo abandona, pasa a ser un diputado no adscrito.

“Me parece lo prudente que haya un pleno en el que se debata esto”, ha afirmado antes de asegurar que los cinco diputados han sido expulsados de forma “injusta”. “De Pedro Sánchez se puede esperar cualquier cosa. mire cómo ha tomado mano militar en Indra, esperemos que no quiera tomar mano militar en la Diputación de Ávila”, ha criticado Pedro Muñoz.

Los cinco diputados que el PSOE ha expulsado son el alcalde de Cebreros (3.246 habitantes), Pedro Muñoz; el regidor de La Adrada (2.757),Roberto Aparicio; la concejala de El Hoyo de Pinares (2.163 habitantes) Silvia Llamas; la alcaldesa de El Hornillo (281 habitantes), Visitación Blázquez; y la alcaldesa de Navarrevisca (272), Leticia Sánchez.

El secretario del PSOE en Castilla y León, Luis Tudanca, ha recordado que el PSOE es más importante que cualquiera de sus miembros. En declaraciones recogidas por Europa Press, ha señalado que en el caso del PSOE de Ávila cinco de los ocho miembros del Grupo Provincial han incumplido el mandato del partido de cambio de portavoz y, además, han pactado los Presupuestos Provinciales con el PP “sin atender ni escuchar” a la organización, por lo que, ahora, “se arriesgan a sanción disciplinaria”.

El portavoz del Grupo del PSOE en la Diputación de Ávila, Pedro Muñoz, ha manifestado que su expulsión de este partido político, junto con otros cuatro compañeros de dicho formación, se sustancia en un expediente “atropellado”, “sin garantías” y en el que “se han falsificado fechas de celebración de ejecutivas permanentes”.

Desde su punto de vista, las expulsiones acordadas dejan en la provincia de Ávila un PSOE “escuálido y más débil” porque “pierde a representantes que llevan muchos años dando la cara por estas siglas, en referencia a los cargos que ocupan otros desde hace tiempo puestos dentro de esta formación política, siendo actualmente algunos alcaldes que gobiernan con mayorías absolutas en sus municipios.

El PSOE de Ávila ha vivido un lunes convulso. La Ejecutiva del PSOE ha expulsado de sus filas a cinco de los ocho diputados provinciales: cuatro alcaldes y una concejala. También se ha hablado un sexto diputado provincial independiente, que no puede ser expulsado por este motivo. A finales de mayo, la Justicia desestimaba las medidas cautelares solicitadas por algunos de estos diputados para paralizar el expediente de expulsión del PSOE.

Ferraz quería que el cargo de portavoz del Grupo Socialista en la Diputación de Ávila dejara de ser ocupado por uno de los críticos, Pedro Muñoz. En su lugar, la Ejecutiva de Pedro Sánchez quería colocar a María Ángeles García Salcedo.