Barcelona triplica los contagios en una semana pero descarta todavía el confinamiento

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y la concejal de Salud de Barcelona, Gemma Tarafa, en una rueda de prensa

El rápido aumento de casos positivos en Barcelona y el área metropolitana preocupa cada vez más a la Generalitat y el Ayuntamiento de la capital catalana, que tras una reunión de su comisión mixta este miércoles se han planteado "medidas de contención" para adoptar durante los próximos días, aunque por ahora descartan un confinamiento. Así lo ha anunciado la alcaldesa de la ciudad Ada Colau, que ha pedido al Departamento de Salud que refuerce los sistemas de rastreo para detectar mejor los contagios de COVID-19 y se ha ofrecido a aportar profesionales para realizar estas tareas.

La Generalitat da marcha atrás y permite la movilidad dentro de las siete poblaciones de Lleida más afectadas por el rebrote

La Generalitat da marcha atrás y permite la movilidad dentro de las siete poblaciones de Lleida más afectadas por el rebrote

Los contagios en la ciudad se han triplicado en solo tan una semana y han pasado de 157 casos en la anterior a 490 en la actual. Los distritos de Sants-Montjuic y l'Eixample, con 120 y 121 casos respectivamente, son los que tienen un número total de casos más elevados de la ciudad.

En estos momentos hay 29 brotes activos en la ciudad, que Colau ha calificado de "pequeños", y la incidencia de contagios es de 4,6 diarios de media en la última semana por cada 100.000 habitantes, el doble que hace solo siete días. Un crecimiento que está relativamente lejos de la vecina L'Hospitalet de Llobregat (12,6 casos de media), donde ya se ha reconocido que existe transmisión comunitaria, y mucho más de Lleida (50,3), pero que mantiene en vilo a las autoridades locales por la elevada movilidad y densidad del área metropolitana de Barcelona. De los 939 nuevos positivos reportados por Salut este miércoles, 246 se han detectado en la ciudad de Barcelona y 246 más en el área metropolitana.

"En ningún caso se está hablando de un confinamiento en la ciudad, pero sí que se ha abierto la puerta a alguna medida", ha precisado la alcaldesa tras reunirse con la consellera de Salut, Alba Vergés, esta mañana. La concejal de Salut de la ciudad, Gemma Tarafa, ha precisado que las medidas que se tomen se harán "con los datos en la mano" y ha recordado que la mayoría de contactos en la ciudad se dan en momentos de asueto y ocio con la familia y amigos.

El repunte de casos tanto en Barcelona como en la región Metropolitana Sur empieza a notarse también en su hospital de referencia, el de Bellvitge. Fuentes del centro informan de un "ligero incremento" de casos en Urgencias esta última semana, "la mayoría gente joven con síntomas leves" y sin requerir hospitalización.

El Govern rechaza los rastreadores de Colau

La Generalitat ha rechazado este miércoles la oferta del Ayuntamiento de Barcelona de aportar entre 40 y 50 nuevos rastreadores para reforzar un sistema que ha evidenciado sus carencias en la comarca leridana del Segrià. La alcaldesa Ada Colau así lo ha explicado en una comparecencia tras la reunión de la comisión mixta entre el consistorio y el Departamento de Salud, a propósito del repunte de casos en la ciudad. 

Colau ha explicado que las razones de la consellera de Salud, Alba Vergés –que no ha estado presente en la rueda de prensa–, para declinar la oferta es que no consideran que el problema actual del rastreo sea la falta de personal, sino las carencias de un “sistema informático” que todavía no funciona bien. Y que es esencial para coordinar la Atención Primaria con los rastreadores del ‘call center’ externalizado a Ferrovial.

Poco después, fuentes de Salud han precisado que el motivo de su rechazo se debe a que el perfil de profesionales ofrecido por Colau no es el que necesitan en estos momentos para reforzar el sistema. “Donde queremos poner más esfuerzos es en la previa al seguimiento, es decir, en la búsqueda de los contactos”, apuntan estas fuentes. 

El modelo diseñado por Salud para rastrear los contactos de las personas contagiadas, una tarea decisiva para frenar el avance de la epidemia, se levanta sobre tres patas. La Atención Primaria, que hace las pruebas PCR e inscribe en el sistema informático a los contactos más estrechos (por ejemplo, los familiares); el servicio de vigilancia epidemiológica, que hace las entrevistas por teléfono a los positivos para tener una fotografía completa de todos contactos (incluyendo los más complicados de localizar), y el ‘call center’ externalizado a Ferrovial, que se dedica a hacer las llamadas de seguimiento de cuarentenas a los teléfonos que le proporcionan los dos primeros. 

Salud reconoce ahora que busca reforzar la pata de vigilancia epidemiológica, cuyos profesionales dependen de Salud Pública. Con la desescalada se anunciaron 108 contrataciones, pero los expertos consideran que hacen falta muchas más manos. En cuanto al ‘call center’, cuenta con 120 personas y es ampliable hasta 900, pero la Generalitat no cree que en estos momentos tenga que hacer más contrataciones. 

En cuanto al sistema informático, una plataforma que lleva por nombre Mediator, Colau ha asegurado que no está al “100% operativo” y que eso provoca complicaciones en la coordinación entre las distintas piezas que intervienen en el rastreo. Salud niega que se trate de problemas reales y asegura que simplemente están estudiando “posibles mejoras” del sistema. 

“La Generalitat nos ha reconocido que el sistema no está funcionando como debería”, ha insistido la alcaldesa. En este sentido, han pactado crear una comisión técnica entre ambas administraciones para mejorar estas tareas, tal como se hizo con la gestión de las residencias.

Etiquetas
Publicado el
15 de julio de 2020 - 15:20 h

Descubre nuestras apps

stats