Catalunya prohibirá fumar en las terrazas de los bares, marquesinas y accesos a escuelas

Una mujer fumando en la terraza de un bar. Archivo

La Generalitat de Catalunya está preparando una normativa que garantice que las terrazas de los bares sean espacios libres de humo. Así lo ha dicho Josep Maria Argimon, conseller de Salud, quien también pretende añadir a la prohibición las marquesinas de los bares y las entradas y salidas de los colegios.

El efecto de la ley antitabaco se desgasta y se vuelve a fumar más que antes de promulgarla

“Tenemos que dar un impulso”, ha dicho el conseller en referencia a las medidas antitabaco, en una entrevista para Els Matins de TV3. “Siempre que se ha hecho una normativa que proporciona espacios libres de humo, la gente, normalmente, deja de fumar”, ha añadido Argimon.

Si bien es cierto que, desde que se aprobó la ley antitabaco de 2011 (que prohibía fumar en espacios públicos cerrados), ha habido un descenso de fumadores en Catalunya, este ha producido lentamente. Según la Encuesta de Salud de Catalunya, en 2021 un 22,6% de la población es fumadora, un 7% menos que 10 años atrás.

Argimon ha reconocido que la reducción de personas fumadoras se paró en 2017 y, desde entonces, se mantiene estable la cifra. Por eso, ha insistido en la necesidad de impulsar una nueva normativa, que podría estar lista “en las próximas semanas”.

Igualmente, a partir de enero, se ofrecerá gratis el tratamiento sustitutivo de nicotina a personas con rendas inferiores a 18.000 euros, siendo que el tratamiento cuesta unos 300 euros. Salud calcula que se podrán beneficiar unas 600.000 fumadoras personas en Catalunya.

Con la restauración en contra

Por su parte, los restauradores se han mostrado “sorprendidos” de que la Generalitat no les haya consultado la prohibición de fumar en las terrazas, tal como ha asegurado el director del Gremio de Restauración de Barcelona, Roger Pallarols, en una entrevista a Rac1. Pallarols ha recriminado al conseller que no se haya reunido nunca con el sector, a pesar de haberle hecho “decenas de peticiones”.

Igualmente, considera que “no había ningún problema en esta materia” y que la decisión se ha tomado sin conocer la realidad de los usuarios. En este sentido, ha asegurado que el Gremio ha realizado una encuesta en la que más del 80% de participantes aseguraban que están de acuerdo con la situación actual. “No hay un problema de convivencia”, ha remachado.

Así mismo, acusa al Departament de actuar “sin coherencia” porque en el momento álgido de la pandemia ya se tuvo este debate, cuando, según recuerda Pallerols, Argimon dijo que “ya estaba bien de prohibiciones”. El sector lamenta que se tome esta decisión en un contexto económico desfavorable y contra un gremio “que ha sufrido mucho”. En este sentido, Pallarols no ha descartado llevar la propuesta a los tribunales: “Espero no tener que dejarlo en manos de la justicia”, ha dicho.

La comunidad científica, a favor de la prohibición

Ante la negativa reacción del gremio de restauradores, la comunidad científica se muestra a favor de la propuesta por ser “una reclamación de las sociedades científicas de la salud pública desde hace años”, tal como ha dicho Pedro Gullón, profesor de la Universidad de Alcalá e investigador del grupo de Salud Pública y Epidemiologia, en declaraciones a Science Media Center (SCM). Según Gullón, hay diversos estudios que establecen que en lugares como terrazas o paradas de autobús existe una mayor exposición al humo, por lo que la regulación “podría ser positiva para proteger a la población”.

Por su parte, Ildefonso Hernández, catedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad Miguel Hernández y director del grupo de investigación en Salud Global considera “excelente la propuesta”. “Cuantos más ejemplos de salud pública tengamos así, mejor para todos”.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats