Catalunya supera los 90.000 alumnos confinados, el 6,5% de su población escolar

Varias personas guardan cola ante una farmacia del barrio del Guinardó de Barcelona este lunes. EFE/ Marta Pérez

Las cifras récord de contagios detectadas estos días con la variante ómicron se han traducido en un alud de positivos de alumnos, hecho que en Catalunya ha desbordado a los equipos directivos de los centros escolares. Actualmente están aislados en sus casas un total de 93.826 jóvenes en edad escolar, desde las etapas de Infantil hasta Bachillerato y FP. Es decir, un 6,52% del alumnado catalán. Si se cuenta solamente por positivos, son 88.569 en los últimos diez días, un porcentaje del 6,15%. 

Catalunya mantiene una semana más el cierre del ocio nocturno y la limitación de reuniones

Catalunya mantiene una semana más el cierre del ocio nocturno y la limitación de reuniones

Nunca antes a lo largo de los casi dos años de pandemia en Catalunya había habido tantos positivos ni tantos confinados. El pico de aislamientos entre la población escolar fue de 81.900 en octubre del año pasado, pero con la diferencia que por entonces el protocolo obligaba a hacer cuarentenas a todos los alumnos de un grupo clase donde hubiese un positivo. Ahora, la normativa establece que los escolares pueden volver a clase, salvo evidentemente que den positivo a posteriori, o si son de Secundaria y no están vacunados (estos deben cumplir con el confinamiento), o si en su aula se han detectado más de cinco positivos o un 20% de contagiados en los siete días siguientes (entonces sí se cierra). 

De los 99.459 positivos detectados en los últimos días entre personal vinculado a los centros educativos, 88.569 son alumnos, 10.846 son docentes o personal de administración y 44 son externos. Sin embargo, y debido al nuevo protocolo, solo hay 158 grupos confinados por completo, el 0,22% del total. En cuanto a centros enteros, son seis los clausurados debido a brotes: la escula Tuixent – ZER Urgellet en Josa i Tuixén (Alt Urgell), la guardería La Mainada, de Menàrguens (Noguera); La Falguereta de Fogars de la Selva (Selva); Pam i Pipa de Santpedor (Bages); Casamada de Castellar del Vallès (Vallès Occidental) y Mafalda de Reus (Baix Camp).

Entre las razones de la explosión de casos, además de la variante omicron y la menor vacunación a estas edades, la Generalitat ha añadido el hecho de que en Catalunya, a diferencia de otras comunidades autónomas, se ofrece un test de antígenos a todos aquellos escolares que comparten clase con uno que ha dado positivo. Según la secretaria de Salud Pública, Carmen Cabezas, en los primeros días de clase después de Navidad, del 10 al 18 de enero, se han realizado 160.522 tests de antígenos a alumnos en farmacias, lo que ha hecho aflorar un total de 9.303 positivos, el 5,8% del total. 

En la Atención Primaria, donde se hacen los antígenos a los alumnos de Educación Infantil, el resultado ha sido de 19.796 pruebas, de las que 2.418 han dado positivo, el 12,2%. 

Pese a las críticas de los directivos de escuela, que se han visto desbordados por la gestión de los contagios y los tests de antígenos en sus centros, el Departamento de Salud ha defendido una vez más este protocolo. El conseller Josep Maria Argimon ha recordado que con el protocolo antiguo, que mandaba a casa a toda la clase si había un positivo, hoy habría más de 600.000 alumnos en aislamiento, “con un problema complicado de conciliación”. 

Actualmente, la Generalitat ofrece un test de antígenos en farmacia a los alumnos que comparten clase con alguien que ha dado positivo. En este sentido, han anunciado un nuevo cambio de protocolo, el enésimo desde que se retomó el curso: la prueba se la podrán hacer a lo largo de los siete días siguientes –antes fue cuatro días– y solo se ofrecerá una (no una por cada positivo que salga en el grupo).

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats