eldiario.es

9
Menú

CATALUNYA

Rosa Pera: "Se tiende a confundir cultura, turismo y promoción de la ciudad"

La futura ex directora del Bòlit, Centre d'Art Contemporani de Girona, (dejará el cargo tras cinco años) cree que un centro de arte contemporáneo debe detectar cuáles son los temas globales e internacionales y llevarlos al terreno local.

"El edificio del Bòlit está parado porque no hay presupuesto ni voluntad desde el Ayuntamiento", dice la crítac de arte.

"Es necesario incorporar en el arte contemporáneo todos los lenguajes y canales de creación y comunicación que se desarrollan hoy en día como el vídeo, la fotografía, las artes digitales, las instalaciones, las performances, la danza ...".

- PUBLICIDAD -
Rosa Pera, actual director del Bòlit de Girona. /Fish Muvi i BRAVO!Girona

Rosa Pera, actual director del Bòlit de Girona. /Fish Muvi i BRAVO!Girona

La comisaria y crítica de arte Rosa Pera es la directora del Bòlit de Girona y lleva más de 20 años dedicados a trabajar e investigar la cultura contemporánea y dirige el Master de Diseño e Innovación de Dispositivos Culturales en el Elisava de Barcelona… Ahora, tras cinco años poniendo en marcha y dirigiendo el centro gerundense, dejará el cargo. Aún sin saberse quién será el sustituto, hace balance.

Haciendo una síntesis, ¿qué es el Bòlit?

El Bòlit busca tres cosas con atención al contexto territorial y temático del momento: la producción y distribución de conocimiento con arte y cultura; la producción de proyectos contemporáneos, implicando creadores y profesionales de la cultura y de ámbitos de investigación como pueden ser la economía o la ciencia; y la conexión y participación de los diferentes públicos.

¿Qué línea discursiva debe tener un centro de arte contemporáneo?

Debe ser un sensor y un amplificador a la vez. Debe detectar cuáles son los temas globales e internacionales candentes del momento y llevarlos al terreno de lo local. Hay que invitar artistas y gente que pueda ayudar a investigarlos, implicando territorio y audiencias y abriendo ejes a la participación en los procesos de gestación. Asimismo es necesario incorporar todos los lenguajes y canales de creación y comunicación que se desarrollan hoy en día como el vídeo, la fotografía, las artes digitales, las instalaciones, las performances, la danza ...

Muchas de las acciones destinadas a un programa, el cual incluye artistas...

Debe haber diferentes generaciones de artistas, emergentes y de nuevas generaciones, pero también artistas consolidados o de otros orígenes para contrastar los trabajos. Es importante que exista esta vertiente internacional, los artistas hoy se mueven partes para museos, centros de arte, bienales y los circuitos del media art. Hemos trabajado por el cruce de estos circuitos, poniendo especial atención a las nuevas tecnologías y al diseño. Una manera de fortalecer los artistas locales es produciéndoles, dando visibilidad a su trabajo y poniéndolos en contacto con creadores de otros contextos.

Hay público en Girona para este tipo de propuestas?

Los públicos existen y los públicos se forman. Siempre hay público en tanto que hay cultura. Desde los centros de arte debe haber la preocupación por la educación y la culturización de los públicos. Se deben cuidar y crear nuevos, lo que implica un proceso temporal largo y la creación de vínculos también desde fuera de las paredes de una sala de exposiciones. Es importante poder establecer lazos con espacios, tanto los culturales como de otros vinculados a la vida cotidiana y en el espacio público. Estoy hablando de una educación expandida.

Concretamente...

En cinco años hemos realizado más de 20 proyectos expositivos, y durante 2012 hemos hecho residencias, coproducciones, ido a escuelas y establecido más de 50 colaboraciones con equipamientos culturales, entidades de la sociedad civil y empresas. Para producir cultura, hay que estar en contacto directo y continuo, una manera de hacerlo es a través de actividades integradas (abriendo los procesos creativos a la participación antes, durante y después de las exposiciones) y vinculadas a otras entidades. Para ello se debe tener estabilidad y un mínimo de recursos, y con la la crisis y los recortes salvajes, la cultura ha quedado seca. En ocasiones sólo se ha podido soportar la estructura y el más perjudicado ha sido el capítulo dedicado a la actividad.

¿De quién depende económicamente el Centro?

Comenzó en otoño de 2008 con un reparto del 50% entre la Generalitat y el Ayuntamiento de Girona. También con contribuciones de la Diputación de Girona y Caixa de Catalunya, pero desde el primer año redujo a la mitad su aportación, y luego desapareció. En cuanto a las instituciones públicas, se ha mantenido la relación del 50%, aunque la Generalitat en 2010 no transfirió todos los fondos, faltó un 20%, y en 2011 y 2012 ya no les transfirió. Los ayuntamientos han ido salvando de algún modo la situación y los directores hemos ido saltando los obstáculos a tiempo real con coproducciones e incorporando patrocinios. El último año ha sido con el Arte Santa Mónica, la Fundación Foto Colectània y la Fundación Banco de Sabadell, además de empresas que nos han ayudado con proyectos ... con la dificultad que supone en estos momentos. Entre 2009 y 2012, la reducción de presupuesto del Bòlit ha sido del 60%.

¿Qué grado de autonomía has tenido en relación a la política del momento?

He tenido autonomía para hacer las propuestas, otra cosa es que luego hayan sido bien recibidas. Cuando las propuestas están apoyadas y las instituciones lo creo, normalmente hacen de cadena de transmisión, ayudan y apoyan a los programas. Esta actitud no la he percibida. Y sobre todo cuando se pierde de vista la posibilidad de un nuevo edificio emblemático para la ciudad es cuando realmente se ve el interés o no que hay por la cultura y por la creación. Amparan en la crisis ...

Una sede física por Bòlit que no se ha construido…

El encargo era empezar el centro desde los contenidos y la participación del público. El concurso público que gané era para poner en marcha esto e impulsar la construcción de un edificio de nueva planta. Trabajé desde la redacción del plan director del centro, su plan de usos, hasta la selección del arquitecto con el jurado, etc. Pero la construcción está parada porque no hay presupuesto ... Y tampoco hay voluntad desde este Ayuntamiento, tal como me ha dicho el alcalde directamente.

¿Qué balance haces de este cinco años al frente del centro?

Estoy satisfecha, se ha puesto en marcha un centro de arte contemporáneo con mucho esfuerzo y muchísimas dificultades, un equipo pequeño con pocos recursos y con la poca visibilidad que se nos ha querido dar. Hemos preservado la esencia del proyecto del Bòlit tal cual se concibió y se encargó que se hiciera. Ahora es conocido, se sabe qué líneas ha planteado y desarrollado. Aunque hay muchas cosas por hacer ... A la hora de abordar un proyecto debe saber cuál es la situación económica, de qué recursos se podrá disponer y cuál el grado de implicación de las instituciones. Cuando esto no es así, se debe improvisar... Es lo que hemos hecho.

¿Cómo será este Bòlit del futuro inmediato post Rosa Pera?

Detecto que el grado de ambición es muy corto y hay una tendencia general a confundir cultura contemporánea, turismo y promoción de la ciudad. También se confunde lo que es la creación de discurso -imprescindible en un centro de arte contemporáneo- con la mera gestión. Los técnicos de cultura son piezas imprescindibles para que caminen los equipamientos públicos. Hacen de bisagra entre la institución y los profesionales, pero el director y los artistas son los creadores de discurso del centro. Lo que se está haciendo aquí y en otros lugares es prescindir de todos estos profesionales, y es un error grave.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha