El padre del niño de tres años fallecido el 17-A: "El silencio de la Rambla no lo olvidaré nunca"

Javier Martínez, padre del niño de tres años que murió en el atentado de la Rambla

Javier Martínez, el padre del niño de tres años muerto el 17 de agosto del 2017 en el atropello masivo en el centro de Barcelona, ha explicado en el juicio de la Audiencia Nacional que no olvidará "el silencio de la Rambla". "En ese momento todos los principios como padre y los sentimientos para seguir y luchar quedaron rotos en el suelo de la Rambla", ha expuesto durante su declaración en la Audiencia Nacional. Martínez ha explicado que después de lo que vivió y de las "promesas no cumplidas" del Ministerio del Interior hace tres años que trabaja para mejorar el trato a las víctimas. "Lo hemos perdido todos, ahora no sé si sería el presidente del mundo, el primer astronauta de Marte... ya nunca sabremos qué sería", ha afirmado. A la vez ha añadido que quiere que la muerte de su hijo "sirva para algo bueno, no para empezar una guerra".

Martínez estaba trabajando en el mantenimiento de un edificio cuando recibió la llamada de la madre de su hijo que le decía que habían atropellado al niño. La conversación se cortó enseguida. "Cogí un taxi y viéndola nerviosa pensé que algo habría pasado. El taxi paró antes de llegar, corrí Rambla arriba y pedí a los agentes que acompañaran agentes en el centro atención primaria", ha relatado.

"Empecé a ver gente herida y un silencio que no olvidaré en mi vida, y que no he vivido ni en una iglesia ni en ninguna parte", ha relatado. En el centro atención primaria los familiares se abrazaron. Al cabo de media hora les dijeron que llevarían a su hijo a Sant Joan de Deu con ambulancia para intentarlo reanimarle. "Para mí revivirlo es muy duro, mando un abrazo a todas las víctimas".

Después de que le comunicaran la muerte de su hijo se fue a su casa. "No sé cómo llegué". La mañana siguiente pidió a los agentes que la acompañaran a la Ciudad de la Justicia. "Los Mossos han sido personas magníficas en los momentos más duros de mi vida, estoy muy agradecido por como lo han hecho todo y como personas y porque se sentían igual de mal que yo de no haber podido salvar la vida de mi hijo" , ha relatado. Durante su declaración ante el tribunal ha recordado que fue "muy duro" cuando en la Ciutat de la Justicia le pidieron permiso para hacer la autopsia a su hijo.

Martínez ha explicado que el Ministerio del Interior les aseguró que tendrían todo lo que necesitaran, pero que no ha sido así. Sí que han recibido la indemnización económica. "¿Hay suficiente dinero en el mundo para sacarlo del nicho y volverlo a la vida?", se ha preguntado. Ha señalado también que el objetivo de su declaración era que se mejore el trato que reciben las víctimas. "Las sensaciones de odio, rabia, indignación, depresión, todas las cosas negativas las he juntado y de estas cosas he hecho una causa" para que esta situación "no vuelva a pasar". Ha asegurado que ha dedicado los últimos tres años ha hablar con gente para intentar que los protocolos cambien.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats