El Parlament aprueba la nueva ley de lenguas en la escuela con el apoyo del 78% del pleno

Votación en el pleno del Parlament de Catalunya sobre la nueva ley de lenguas

Arturo Puente


3

La nueva ley sobre el aprendizaje de lenguas en la escuela ha salido adelante en el Parlament con el apoyo del 78% de los diputados, tras varios meses de zozobra en los que el consenso ha estado muy cerca de romperse. Finalmente el texto ha llegado al pleno este miércoles, ya con el aval del Consejo de Garantías Estatutarias, y ha recibido el apoyo de los cuatro partidos que la impulsaron, PSC, ERC, Junts y comuns. El objetivo es la norma modificar y actualizar el marco legal sobre el uso del catalán como lengua de referencia y, a la vez, reconocer por primera vez el castellano como lengua “curricular”.

Esta nueva regulación que llega en pleno choque del Govern con el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya por la sentencia que impone un 25% de castellano en todas las escuelas catalanas. Esta ley no rechaza de forma explícita los mandatos de la sentencia, como sí lo hace el decreto ley que aprobó el Ejecutivo hace dos semanas, pero establece una regulación diferente a la que el tribunal invocaba para asegurar que el castellano debía garantizarse como lengua vehicular, a la vez que indica que el reparto entre la lengua catalana y la castellana debe determinarse en función de las necesidades pedagógicas y del entorno sociolingüístico de cada centro.

Pese al abrumador apoyo, los efectos de la ley son controvertidos porque los grupos tienen interpretaciones diversas. Para los partidos del Govern, la norma permite “blindar” la inmersión lingüística y continuar usando el catalán como única lengua vehicular. El PSC en cambio considera que la norma da cumplimiento a la sentencia del Constitucional que indica que el castellano debe ser vehicular y, por tanto, que permitirá un mayor uso del castellano en las escuelas. De esta misma forma lo interpreta el Consejo de Garantías Estatutarias, que en su dictamen de este martes indicaba que la normativa establece un uso “más amplio” de la lengua castellana.

Estas dudas sobre los efectos de la normativa no han empañado la satisfacción de todos los grupos por el amplio consenso alcanzado, un hecho que ha resaltado tanto el president Pere Aragonès como el líder de la oposición, Salvador Illa, y también los líderes de Junts y comuns. “Un consenso abierto”, ha defendido Aragonès, “que demuestra que el Parlament no dimite de su obligación de legislar”. “Lo mejor que podemos hacer por la lengua es llegar a acuerdos amplios”, ha convenido el líder socialista.

De entre los favorables a la inmersión lingüística, el único partido que ha cargado contra la ley ha sido la CUP. “Esta ley abre la puerta al uso del castellano más allá del aprendizaje del idioma”, ha asegurado el diputado anticapitalista Carles Riera. “Con la ley que hoy aprueban están dando la razón al Tribunal Superior de la Justicia de Catalunya, cuyos argumentos no son el 25%, sino convertir el castellano en lengua vehicular”, ha asegurado.

En el otro lado, también Vox, Ciudadanos y PP han cargado con dureza contra la ley y, muy especialmente, contra el PSC. “Es vergonzoso que ustedes por mantenerse en el poder sucumban a los discursos más supremacistas. No cuenten con nosotros para que callemos ante un nacionalismo catalán cada vez más desbocado y que no tiene un contra relato en un partido como el PSC”, ha asegurado Carlos Carrizosa, de Cs. Ignacio Garriga, por su parte, ha asegurado que la extrema derecha hará todo lo posible por paralizar esta regulación.

A partir de su aprobación, la nueva ley de usos lingüísticos en la escuela y el decreto sobre la elaboración de los proyectos lingüísticos –que no tiene apoyo del PSC– constituirán el nuevo armazón legal de los centros de enseñanza obligatoria en Catalunya. Una regulación que probará sus efectos ya a partir del próximo curso y que se enfrentará al examen del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya, vigilante de que se cumpla el 25% de castellano.

Descubre nuestras apps

stats