eldiario.es

9

CATALUNYA

Ciudadanos busca impedir el voto de Puigdemont y Comín en la investidura pese al riesgo de repetición electoral

La formación ha pedido al Constitucional que pare de forma urgente la delegación de voto de Puigdemont y Comín, lo que dejaría a JxCat y ERC a merced de la CUP

Ciudadanos se ha quedado solo en su estrategia de guerra total, después de que Moncloa y el PSC hayan optado por no poner nuevas trabas a una investidura

El independentismo prepara, dividido, la 'opción D' a la presidencia, para la que necesitaría contar con los votos de Puigdemont y Comín

Arrimadas critica que Rajoy aún no haya recurrido la delegación de voto

Arrimadas pide la palabra desde su escaño ante el lazo amarillo que recuerda a Junqueras EFE

A Ciudadanos no parece preocuparle una repetición electoral en Catalunya. Su estrategia en la recta final hacia la autodisolución del Parlament, para la que quedan tres semanas, es bloquear todo lo posible la investidura de cualquier diputado independentista. Para ello buscan aprovechar las diferencias internas de la mayoría parlamentaria y contar con las restricciones a la delegación del voto de los diputados sobre los que pesan medidas judiciales.

En esta línea, el grupo ha presentado en solitario este jueves un recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional en el que reclaman que se suspendan, con carácter de urgencia, las delegaciones de voto acordadas de Carles Puigdemont y Toni Comín, concedidas por la Mesa del Parlament a lo largo del mes de abril. Los otros grupos constitucionalistas, PSC y PP, no le han acompañado. Si el Alto Tribunal les concede por completo la petición, JxCat y ERC perderían su mayoría y dependerían o bien de la CUP o bien de la renuncia de ambos diputados.

En su recurso, Ciudadanos asegura que las delegaciones de voto de estos dos diputados no se ajustan al reglamento, a diferencia del caso de los diputados presos, de quienes el juez Llarena interpretó que estaban sometidos a una "incapacidad legal prolongada" abriendo la puerta a que el Parlament aceptase sus delegaciones. En opinión del grupo de Inés Arrimadas y a diferencia del criterio utilizado por la Mesa, las medidas cautelares impuestas por los jueces belgas y alemanas que impiden a Puigdemont y Comín abandonar los respectivos países no son suficientes para considerarlos incapacitados.

La opinión de C's no difiere de lo que también han mostrado en ocasiones PSC, el PP catalán e, incluso, el Gobierno central. Otra cosa es la beligerancia con la que cada grupo pretenda luchar estas delegaciones de voto. Los socialistas reclamaron la reconsideración a la Mesa, pero anunciaron que no acudirían al Constitucional si éste no actuaba de oficio. Moncloa, por su parte, tampoco ha actuado, pese a la reiterada exigencia de Arrimadas, que alega que solo un recurso del Gobierno tendría efectos suspensivos inmediatos.

La importancia de que Puigdemont y Comín pueda delegar su voto radica en que, sin estos dos escaños, JxCat y ERC necesitan a la CUP para garantizar una investidura. Algo que los anticapitalistas han dejado claro que no favorecerán si el candidato no es el propio Puigdemont, por la vía de la desobediencia a los tribunales. Una última opción para que las fuerzas mayoritarias puedan investir sin la CUP es la renuncia a sus actas de los dos diputados del exterior, una idea que el núcleo más próximo al president cesado descarta pues no quiere cerrar la puerta a una posible vuelta de Puigdemont a la presidencia en medio de la legislatura.

Lo que sí comienza a aceptarse en el conjunto de JxCat es que hará falta presentar a un candidato "limpio" para evitar la repetición electoral. Diversos movimientos en el entorno de la formación apuntan hacia Elsa Artadi, como la confianza en ella transmitida por ERC y el encarcelado Jordi Sànchez o el espaldarazo dado desde el PDeCat este jueves. La presidenta del PDeCAT, Neus Munté, ha avalado a Elsa Artadi como candidata, ya que, ha dicho, es una persona "muy preparada".

Desde el núcleo duro de JxCat, sin embargo, mantienen que no hay nada decidido. Puigdemont ha convocado a sus diputados a Berlín este sábado, un encuentro en el que podría ungir al llamado 'candidato D'.

El independentismo afronta esta fase final dividido. No solo porque la CUP asegura que no facilitará la investidura de nadie que no sea Puigdemont, sino también porque en JxCat hay quien aún ondea el lema 'Puigdemont o elecciones'. La ANC ha abierto una consulta entre sus socios para determinar su posición sobre este asunto, una votación que podría tener también un importante ascendente en la decisión que acabe tomando la formación.

Con todo, ni siquiera si Puigdemont consigue cerrar filas en torno a una 'opción D' está claro que los independentistas puedan evitar la repetición electoral. En último término dependerá de si el Constitucional hace caso a Ciudadanos y suspende los votos delegados, suficiente para dejar a JxCat y ERC lejos de los ansiados 66 diputados que dan la mayoría simple.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha